Arturo, el algoritmo que ayuda a construir ciudades más habitables

Tiempo de lectura: 5 minutos

¿Qué es lo que hace una ciudad más humana? Parece mentira que para responder a esta pregunta tengamos que recurrir a un robot. Sin embargo, parece ser la mejor alternativa que tenemos. Se llama Arturo y está dispuesto a ayudarnos a definir qué hace que una ciudad sea más habitable. A cambio, solo nos pide que le ayudemos a entrenarse con nuestras opiniones.

Cómo medir una ciudad

Urbanismo Madrid

En la actualidad, las ciudades se evalúan de manera cuantitativa. Se cuentan los habitantes, los coches que transitan por sus calles cada hora, los metros cuadrados de zonas verdes que existen en cada barrio. Comités europeos y otros organismos establecen qué cantidad de estos parámetros debe haber para que nos sintamos a gusto en ellas. Se recopilan esos datos, se procesan, se planifica y se levanta o corrige la ciudad.

En plena era del Big Data, parece que todo se puede medir, incluso aquello que hace que una ciudad sea habitable. Se intenta, pero siempre hay un factor que se escapa: la percepción subjetiva que tiene cada ciudadano. No hay quien la mida. El problema es que, si no se tiene en cuenta, es muy difícil establecer qué hace que una ciudad sea habitable, uno de los pilares fundamentales del urbanismo.

Aquí es donde la inteligencia artificial nos puede ayudar. ¿Y si se pudiera medir lo subjetivo? ¿Y si los ciudadanos pudiéramos transformar nuestras opiniones en datos mensurables, objetivos y comparables? Así es como surgió Arturo, un algoritmo de aprendizaje automatizado que heredó su nombre del urbanista Arturo Soria y que ya nos dice, por ejemplo, que el Madrid más habitable es una zona muy densa, céntrica, de edificios medianos y con comercio de proximidad variado.

Opiniones que se transforman en datos

Pablo Martínez es arquitecto y urbanista del estudio 300.000 Km/s. Junto a la Fundación Cotec para la Innovación, esta empresa puso en marcha un experimento: un algoritmo entrenado por ciudadanos para diseñar ciudades más amables. “Los estudios de urbanismo evaluamos los tejidos urbanos de manera cuantitativa. Sin embargo, no sabemos cómo medir la calidad porque eso depende en gran medida de las opiniones de cada uno”, explica.

Algoritmo datos urbanismo

Con el nuevo sistema de inteligencia artificial Arturo, los ciudadanos podemos educar para medir la calidad sin renunciar al componente subjetivo. Solo hay que elegir entre varias parejas de imágenes de distintas calles de una ciudad y decir cuál nos resulta más agradable.

Esas imágenes han sido previamente etiquetadas con 50 parámetros urbanísticos, como la cercanía al centro, la calidad de la construcción o la disponibilidad de espacios públicos. De esta manera, los usuarios van decidiendo con sus elecciones cuáles de esos parámetros son más importantes y, por tanto, definen mejor la habitabilidad de la ciudad. El algoritmo se encarga de buscar patrones entre un gran volumen de respuestas: si nos fijamos más en la anchura de las calles, si la altura de los edificios es relevante, si lo es la situación respecto al centro de la ciudad…

“Los parámetros que introdujimos son los que manejamos habitualmente en nuestro estudio. También hemos incluido otros procedentes de diferentes teorías del urbanismo. Esto es lo que nos va a ayudar a sacar partido de las opiniones de los usuarios”, indica Pablo Martínez.

Arturo es capaz de clasificar los distintos parámetros urbanísticos y sus combinaciones en función de la habitabilidad que generan a partir de las opiniones de los ciudadanos. También es capaz de extenderlos a calles que no han sido valoradas por los usuarios.

A partir de los resultados se ha generado un mapa de Madrid que muestra qué calles son más habitables según esos parámetros y que se puede consultar online. Los resultados obtenidos son open data, lo que significa que cualquiera puede descargárselos y reutilizarlos para diseñar mejores ciudades.

¿Cómo es la ciudad más habitable?

 El experimento comenzó con la ciudad de Madrid. Residentes y no residentes participan en él para ayudar a definir dónde es más o menos habitable la capital. Por el momento, cerca de 3.700 personas han realizado más de 81.000 valoraciones.

Puerta del Sol Madrid urbanismo

“Los resultados obtenidos hasta ahora nos dicen que el Madrid más habitable es una ciudad muy densa y con edificios de 5 o 6 plantas, que es algo muy característico del urbanismo mediterráneo”, comenta Pablo Martínez.

Además, esas casas muestran una construcción de calidad y sus bajos se dedican a distintos usos comerciales. Su situación es cercana al centro y las calles sobre las que se levantan los edificios tienen cierto diseño detrás. “Esto es muy satisfactorio para un urbanista: los ciudadanos prefieren parcelas rectangulares, que han sido previamente planificadas, a la distribución más caótica que se suele observar en los cascos antiguos”, matiza Pablo Martínez.

Arturo también sirve para identificar aquellas partes de la ciudad donde se debe intervenir para elevar su habitabilidad. Que en una ciudad como Madrid los tejidos más habitables estén concentrados dentro de la almendra central es muy llamativo. En palabras del urbanista, “gracias a Arturo podemos plantearnos que debemos actuar en las afueras y qué tipo de mejoras podemos implementar para hacerlas más habitables. Y no solo eso; además, podremos medir si esas actuaciones son o no efectivas con el paso de los años”.

Regatear el sesgo

Sesgo algoritmo ciudades habitables

El hecho de que Arturo sea en sí mismo tecnología es un arma de doble filo. ¿Qué ocurre con las opiniones de las generaciones mayores, menos acostumbradas a su uso? ¿Y las de los adolescentes que no participan porque solo se conectan para ver vídeos en YouTube? El riesgo de que solamente cierto sector de la población indique qué define una ciudad habitable está ahí.

“Es cierto que el problema del sesgo puede ser muy importante en este tipo de herramientas. Para resolverlo, hemos adaptado la comunicación del experimento para llegar a una población lo más diversa posible. También ofrecemos la posibilidad de participar en eventos físicos como Los Imperdibles, de Cotec. Por ejemplo, allí participaron muchos chavales a los que no estábamos llegando”, destaca Martínez.

Ciudades que aprenden entre sí

Ciudades habitables urbanismo inteligencia artificial

El futuro de Arturo se extiende mucho más allá de los límites de Madrid. La capital sirvió como escenario de un primer prototipo, pero sus creadores quieren replicar la experiencia en las calles de toda España.

“Es un modelo de datos que bebe de fuentes comunes a ciudades de toda España. Esto nos va a permitir llevar el urbanismo de una ciudad a otra. Por ejemplo, gracias a la participación de los ciudadanos de Madrid, podremos evaluar Sevilla más fácilmente”, comenta Pablo Martínez. Además, Arturo permitirá a los urbanistas comprobar si un determinado parámetro de habitabilidad tiene el mismo efecto en distintas urbes y compararlas.

“Todas las ciudades tienen un cierto parecido. Tienen problemas y desafíos que son comunes”, concluye el urbanista. “Ha llegado la hora de que aprendan a resolverlos juntas”.

Fotos: iStock

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos