Así se construye una ciudad desde cero

Tiempo de lectura: 5 minutos

Una quinta parte de los más de 7.000 millones de personas que pueblan la tierra vive en China. Junto a los habitantes de India, suman más de un tercio de la población mundial. Los lugares en donde más se nota esta superpoblación son, sin duda, las ciudades, en las que ya habita más del 50% de esa cifra. Abarrotadas y con problemas de circulación y contaminación, numerosas urbes de todo el mundo presentan dificultades para seguir acogiendo un número creciente de habitantes.

Y el problema parece no terminar aquí. Las previsiones señalan que en 2050 la cifra de habitantes aumentará hasta casi los 10.000 millones de personas, y que dos de cada tres vivirán en una ciudad. Como solución, están emergiendo nuevas localidades cerca de las grandes urbes. No son solo una forma de liberar a sus vecinas: suponen también una perfecta oportunidad para pensar y diseñar ciudades inteligentes.

Ciudades con una funcionalidad clara

Aligerar el tráfico, reducir la contaminación y asegurar calidad de vida para sus habitantes son los principales motivos que llevan a la creación de estas nuevas urbes. Su planificación (y posterior construcción) plantea numerosos retos: implica convertir territorio rural en urbano, crear kilómetros de nuevas infraestructuras y diseñar núcleos eficientes dotados de servicios básicos, como hospitales y colegios.

Pero donde hay desafíos, hay oportunidades. Dibujar una nueva ciudad sobre un plano permite evitar los errores del pasado y adaptarla a las necesidades del futuro. Uno de los primeros objetivos es garantizar urbes sostenibles y seguras. Una vez esto está cubierto, llega el momento de dotar estas ciudades de inteligencia.

Lusail, el futuro de Qatar lo marca el fútbol

En 2022, millones de ojos estarán pendientes de lo que ocurra en Qatar. La competición mundial más importante de fútbol tendrá lugar allí y sus gobernantes no quieren perder ocasión de presentarse como un país moderno y lleno de atractivos para todos aquellos que están buscando un nuevo destino para viajar o vivir. Para lograrlo no han dudado en comenzar a planificar Lusail desde cero.

Situada a 15 km de la capital, Doham, la ciudad que acogerá la inauguración y la final del torneo, se extenderá sobre 38 km² que incluirán cuatro exclusivas islas y 19 distritos residenciales. Las cifras que manejan sus promotores hablan de una capacidad para 200.000 residentes, 170.000 empleados y 80.000 visitantes.

Junto a las zonas residenciales, está planificada la construcción de dos puertos deportivos, centros comerciales, parques temáticos, dos campos de golf, 12 hoteles de cinco estrellas, un estadio de fútbol diseñado por Normar Foster y un largo etcétera, para lo que se prevé una inversión final de aproximadamente 45.000 millones de dólares. Parte de esa cifra recae en las infraestructuras de telecomunicaciones y de transporte de una ciudad que quiere ser emblema de modernidad, innovación y sostenibilidad.

Uno de los muchos casos de China: Xiong’an

Hasta el año 2011, más de la mitad de la población de China vivía en territorios rurales. Sin embargo, el crecimiento económico de los últimos años ha dado un giro a la situación. Hoy en día el 60% de su población vive en las ciudades.

Xiong'an, en China, es un ejemplo de la creación de una ciudad desde cero.

Xiong’an es uno de los muchos planes del gobierno chino para redistribuir la población de estas grandes urbes. En concreto, la de Pekín, una ciudad que cuenta con más de 20 millones de habitantes. Xiong’an es una nueva área urbana que se está construyendo a 100 kilómetros al suroeste de la ciudad y que funcionará como una nueva capital administrativa y económica.

La construcción de Xiong’an comenzó (desde cero) en abril de 2017. Cuenta con el respaldo económico de Pekín y de gran cantidad de inversores privados. Además, existe un claro interés político por trasladar empresas e industrias a la nueva zona.

Según el gobierno chino, los nuevos edificios civiles serán construidos bajo “estándares verdes” (con materiales de construcción respetuosos con el medio ambiente y aplicando tecnología de ahorro de energía en los procesos de diseño y construcción de los inmuebles). Entre sus objetivos está crear una ciudad inteligente, liberada de polución, con servicios públicos y de transporte de calidad.

Xiong’an servirá también como centro de desarrollo para el triángulo económico formado por las ciudades de Beijing,Tianjin y Hebei (conocido como Jing-Jin-Ji), una mega-región que tendrá una población de más de 100 millones de habitantes y una extensión similar a la mitad de España.

Songdo, la más inteligente de Corea del Sur

Para ser más exactos, habría que hablar del Distrito de Negocios Internacionales de Songdo, una localidad creada desde cero a 65 kilómetros al sur de Seúl en un terreno ganado al Mar Amarillo. El proyecto aspira a convertirse en la ciudad de negocios más importante de Asia, ya que aglutina empresas y reduce el peso de las mismas (y sus trabajadores) de la capital del país.

A día de hoy, Songdo no ha atraído a muchas empresas internacionales, pero sí a un gran número de habitantes por las comodidades que ofrece. Y es que es un claro ejemplo de lo que podrán ser las ciudades inteligentes del futuro, al ser concebida como una urbe peatonal en la que los vehículos (salvo el transporte urbano y las bicicletas) son prácticamente innecesarios. Las distancias entre los lugares de trabajo y las viviendas han sido cuidadosamente calculadas, de forma que puedan hacerse a pie, y las paradas de metro y autobús están a un máximo de 12 minutos andando.

Songdo, en Corea del Sur. Una ciudad de negocios creada desde cero.

Los espacios verdes ocupan el 40% de la ciudad. Los desechos se reciclan mediante un sistema de tuberías, por lo que no es necesario un sistema de recogida de basuras. Una parte de sus edificios cuentan con la certificación LEED (sistema de certificación de edificios sostenibles) y se espera que la mayoría lo hagan en un futuro.

La construcción de Songdo comenzó en 2002 como iniciativa del gobierno de Corea del Sur y el International Business District (IBD). Su presupuesto inicial fue de 35.000 millones de dólares. El objetivo es que la ciudad termine de construirse en 2020. Para entonces, esperan que emita la mitad de gases de efecto invernadero que Seúl.

Nuevos barrios en España

Aunque España ha vivido también un éxodo hacia las ciudades (en el 53% del territorio vive tan solo el 5% de la población), más que ciudades se han ido construyendo barrios desde cero. Uno de los grandes ejemplos es el Ensanche de Barcelona, cuyo objetivo fue crear un espacio urbano igualitario con más viviendas para las personas que vivían en la ciudad antigua.

Las ciudades dormitorio son buenos ejemplos de creaciones de ciudades desde cero.

Muchos de los trabajadores residen en las llamadas ciudades dormitorio o en barrios de la periferia, creados para liberar la densidad de la población de la gran ciudad. En el área metropolitana de Madrid, el barrio de Valdebebas o La Peseta son ejemplos de ello.

Imágenes | Lusail, iStock/Yiran Mo, iStock/Reabirdna, iStock/jslsvg

Lo que contamos