Decoraciones navideñas extremas (mejor no copiar)

Tiempo de lectura: 4 minutos

La Navidad ya está a la vuelta de la esquina. Así lo atestiguan las casas, edificios y calles decoradas para las fiestas a lo largo de todo el mundo. Después de todo, ¿a quién no le gustan los adornos y las luces de colores que iluminan las ciudades en esta temporada del año? Estimulan el buen humor y, por qué no, también el deseo de salir a hacer compras.

Por supuesto, siempre hay alguien que tiende a llevar el espíritu navideño al límite. En estas fechas no es difícil encontrar jardines literalmente invadidos por luces y personajes extraños. O incluso avistar verdaderos trineos aparcados en los techos de las viviendas. Estos son algunos ejemplos de casas decoradas de una manera decididamente llamativa y, en algunos casos, al límite del kitsch.

Del kitch al minimalismo extremo

Una buena norma a la hora de decorar la casa es evitar los excesos. Lo vemos en este primer ejemplo de Pinterest.

Y también en esta casa de Toronto (Canadá).

También hay quien decide aprovechar la Navidad para iluminar edificios en obras y así amenizar el paisaje urbano. Como en este barrio de Milán, donde los vecinos tendrán que salir de casa con gafas de sol.

Por el contrario, también hay radicales del minimalismo. Con poco o muy poco esfuerzo, logran un resultado. Si bueno o malo, eso ya es cuestión de gustos. Lo cierto es que, si tampoco la arquitectura acompaña al ‘espectáculo’ luminoso, tal vez habría que esforzarse un poco más para embellecer el entorno.

Luces navideñas que se parecen a otra cosa

En las calles y plazas de las ciudades, las decoraciones navideñas también pueden convertirse en una fuente de burla. Esto pasa cuando el buen gusto no acompaña o, simplemente, cuando en el papel el efecto de las luces parecía ser otro.no imaginabas que los objetivos iluminados forman figuras impredecibles. En estos casos, los dobles sentidos sexuales siempre están a la vuelta de la esquina.

Navidad en los trópicos

Las decoraciones navideñas en los países cálidos o tropicales, donde nunca nieva y el paisaje no coincide para nada con la atmósfera nórdica de Santa Claus, son particularmente llamativas. Entonces, en lugar de abetos, se apuesta por decorar palmeras y cactus. Y los resultados no siempre son los deseados.

Explosiones de sonidos y luces

Los orgullosos embajadores del espíritu navideño publican fotos y vídeos de sus creaciones en las redes sociales. Algunos fanáticos montan verdaderos espectáculos de luces que se encienden y apagan al ritmo de música. Pueden tener su público, sobre todo entre los más fiesteros, aunque ciertamente no destacan por su elegancia o sobriedad. Y los vecinos deben acabar desquiciados.

Empezamos con el show musical y de luces de la familia Johnson, que año tras años se supera.

Continuamos con un árbol de Navidad hipnótico.

Y terminamos este apartado con la versión de Cortylandia de la firma de seguros americana Fred Loya.

Los belenes y árboles de Navidad más curiosos

Además de las luces, los protagonistas indiscutibles del espectáculo navideño en las calles de las ciudades son el árbol y el belén. El primero pertenece a una tradición nórdica, que, sin embargo, ya lleva años triunfando también en latitudes más meridionales como las nuestras. El belén, por otro lado, es un clásico del Mediterráneo católico.

Desde hace años, Barcelona propone en la Plaza Sant Jaume belenes artísticos, que no siempre encuentran el favor del ‘hombre de la calle’. El belén de este año tampoco ha sido una excepción y a muchos les recuerda un punto de recolección de basura.

Pero, si el de Barcelona sigue siendo la obra conceptual de un artista, es en los belenes domésticos donde se pueden alcanzar cumbres de fealdad.

Finalmente, con respecto a los árboles de Navidad que se exhiben en las plazas públicas, hace unos años causó mucho revuelo el que se instaló en la Place Vendome de París. Era una especie de peatón verde inflable de unos 7 metros de altura, realizado por el artista estadounidense Paul McCarthy. A muchos parisinos les recordaba un ‘dildo’ gigante.

Otro ejemplo de árbol de Navidad ‘moderno’ es el creado este año por Tiffany en la estación St Pancras de Londres, donde desde hace años se instalan árboles cuya llegada se ha vuelto muy esperada. En este caso, quizás, la modernidad se les fue un poco de las manos.

Eso sí, por lo menos en Londres pusieron un poco más de ilusión navideña que en esta ciudad italiana.

Aún así, y haciendo uso del tópico, la belleza no lo es todo, y en Navidad, cuenta el espíritu. ¿O no?

Imágenes: iStock/AndresGarciaM

Texto: Alberto Barbieri

Lo que contamos