El pasado y presente de 12 edificios emblemáticos de Madrid

Tiempo de lectura: 8 minutos

La capital de España cuenta con centenares de edificios históricos, algunos icónicos y otros desconocidos, que conforman el entramado de las calles y avenidas de la ciudad.

Con muchos siglos de historia detrás, la mayoría han sufrido remodelaciones para convertirse en edificios singulares que albergan funcionalidades distintas a las originales, muchas veces de carácter institucional.

Os invitamos a un particular recorrido para descubrir el antes y el después de 12 edificios emblemáticos de Madrid.

Presidencia de la Comunidad de Madrid

Probablemente es el edificio más conocido del país, ya que cada 31 de diciembre, a las 12 de la noche, el popular reloj que corona su torre da la bienvenida a un nuevo año.


Este edificio emblemático de Madrid fue erigido por el arquitecto francés Jacques Marquet entre 1760 y 1768. Es una construcción imponente de estilo neoclásico y la más antigua que queda en la popular y turística Puerta del Sol.

Fue proyectado para ser la sede central del servicio de Correos, después fue sede del Ministerio de Gobernación. Durante el franquismo se convirtió en Dirección General de Seguridad y desde 1998, tras un largo periodo de reformas, acoge la Presidencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

CaixaForum Madrid

Aunque su emplazamiento entre dos calles estrechas no permite disfrutar al completo del trabajo de remodelación realizado por los arquitectos Jacques Herzog y Pierre de Meuron, estamos ante uno de los edificios emblemáticos de Madrid que más ha cambiado en los últimos años de contenido y de forma.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

La actual sede de CaixaForum en Madrid se inauguró en 2008. El edificio se asienta sobre la antigua Central Eléctrica del Mediodía, un ejemplo de arquitectura industrial construido en 1899 que abastecía de energía a la zona sur de Madrid. El centro cultural, con 10.000 m2 distribuidos en distintos niveles, ha conservado la fachada de la antigua fábrica y su geometría original, aunque se eliminó el zócalo de granito que la rodeaba, creando la sensación de que la obra está suspendida en el aire.

El contrapunto a este edificio llega de la mano de un jardín vertical anexo, obra de Patrick Blank, que cuenta con 24 metros de altura y 460 m2 que albergan alrededor de 15 plantas de 250 especies diferentes. Tras la indefectible foto del exterior, es más que recomendable visitar el interior del museo (al que se accede por una escalera de peldaños metálicos en espiral que recuerda a las naves espaciales de las películas y series) y sus siete pisos, que albergan salas de exposiciones, un auditorio, tienda-librería, restaurante (y sus famosas lámparas), etc.

Museo Nacional Reina Sofía

La historia del edificio en el que se encuentra actualmente el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, uno de los más importantes de arte moderno y contemporáneo a nivel internacional, se remonta a la segunda mitad del siglo XVI. Por entonces, el rey Felipe II decidió centralizar en esta construcción todos los hospitales que se encontraban dispersos en la Corte, para crear el Hospital San Carlos. Dos siglos más tarde, en el XVIII, Carlos III decidió ampliar la fundación hospitalicia, para ofrecer más instalaciones sanitarias en la capital.

El actual edificio es obra de los arquitectos José de Hermosilla en sus primera etapa del proyecto y Francesco Sabatini en los años posteriores. Por ello, se conoce como Edificio Sabatini, en honor del arquitecto italiano, quien desarrolló gran parte de su trayectoria profesional al servicio de la Casa Real. Se trata de una construcción de estilo neoclásico que ha sufrido varias intervenciones, modificaciones y añadidos, durante sus años de historia.

Tras ser clausurado como hospital en 1965 y tras sobrevivir a algunos rumores de demolición, fue declarado Monumento Histórico-Artístico, gracias a un real decreto de 1977.

Tras las últimas restauraciones en 1980 y 1988, se inauguró oficialmente como Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía el 10 de septiembre de 1992. Las nuevas necesidades del Reina Sofía obligaron a realizar algunas ampliaciones llevadas a cabo por el prestigioso arquitecto Jean Nouvel. Este nuevo edificio proyectado fue inaugurado en septiembre de 2005, para contar en la actualidad con más de 84.000 m2 de superficie expositiva. Un centro cultural imprescindible que, junto al Museo del Prado, el Museo Thyssen-Bornemisza y CaixaForum Madrid conforma el conocido como Triángulo del Arte.

La Casa de las siete Chimeneas

Situada en la Plaza del Rey 1, en el barrio de Chueca, es uno de los escasos ejemplos de arquitectura civil del siglo XVI que todavía permanecen en pie en la capital. Fue construida por el arquitecto Antonio Sillero para Pedro de Ledesma, secretario de Antonio Pérez entre 1574 y 1577.

Es uno de los edificios emblemáticos de Madrid que ha originado leyendas sobre crímenes y fantasmas, ya que cuentan que las siete chimeneas que le dan nombre representan los siete pecados capitales o que, incluso, sirvió de espacio de reclusión para una hija ilegítima del rey Felipe II y que todavía se encuentra allí su espíritu.

Tras varias reformas llevadas a cabo durante distintas épocas y ser sede de distintos bancos, fue declarada Monumento Histórico-Artístico en 1948. Actualmente es una de las sedes del Ministerio de Educación y Cultura.

Ayuntamiento de Madrid

El Palacio de Comunicaciones de Madrid, conocido como Palacio de Cibeles desde 2011, también fue construido para albergar la Sociedad de Correos y Telégrafos de España, conocida como la Real Casa de Correos.

Fue proyectado por los arquitectos Antonio Palacios Ramilo y Joaquín Otamendi Machimbarrena y su construcción se realizó entre 1907 y 1918. Inaugurado en 1919 -este año se celebra su centenario-, ocupa unos 30.000 metros cuadrados y recibe numerosas influencias arquitectónicas, entre las que destacan el modernismo, el barroco y algunas pinceladas neogóticas.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

El interior del Palacio de Cibeles es tan espectacular como el exterior: impresionantes escaleras de mármol, una gran claraboya, vidrieras, esculturas mitológicas, cerámicas y otros detalles que le confieren una apariencia realmente monumental.

En 1993 fue declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento, a principios del siglo XXI formó parte del patrimonio municipal y en la actualidad es un centro cultural y sede del Ayuntamiento de Madrid.

Palacio del marqués de Villafranca

La Villa de Madrid del siglo XVII no destacaba especialmente por ser una ciudad palaciega, aunque a partir del siglo XVIII se produjo un cambio en este aspecto. Emplazada en la calle Don Pedro 8, una de las muestras de esta transformación es la construcción del Palacio del marqués de Villafranca, obra del arquitecto Francisco Ruiz, que se llevó a cabo desde 1717 hasta 1734.

Propiedad del onceavo marqués de Villafranca y de Medina Sidonia, quien se casó con la treceava Duquesa de Alba, María Teresa Cayetana, en 1775, vivieron en este palacio durante varios años, hasta que se trasladaron al Palacio de Buenavista, ubicado en la Plaza de Cibeles.

En la década de los 80, ya en el siglo XX, fue adquirido por una empresa de hostelería que lo destinó a la restauración con la apertura del restaurante “Puerta de Moros”, para ser utilizado posteriormente como oficinas de la Agencia Estatal del Aceite de Oliva. En 2010, y tras un costoso proceso de rehabilitación que duró dos años, se convirtió en la sede de la Real Academia de Ingeniería.

Palacio del Senado

El edificio del Palacio del Senado está situado en la plaza de la Marina Española. Fue construido en el siglo XVI como antiguo Colegio de la Encarnación y convento de los agustinos descalzos. Esta institución fue una de las más destacadas de la Corte Madrileña en la que se exponían obras maestras de El Greco, que luego pasaron al Museo del Prado.

En 1835 se convirtió en el Palacio del Senado, hasta que el gobierno republicano suspendió sus funciones. Durante la época franquista el edificio albergó el Consejo Nacional del Movimiento hasta la llegada de la democracia, momento en el que volvió a ser el Palacio del Senado.

Las últimas ampliaciones y reformas se llevaron a cabo en 1987 por parte del arquitecto Salvador Gayarre. Fue inaugurado por el rey Juan Carlos I en 1991.

Palacio de Viana

Se trata de un edificio nobiliario de finales del siglo XV, ubicado en la calle del Duque de Rivas 1. Fue una de las residencias nobiliarias y uno de los edificios históricos de Madrid más antiguos e importantes.

Sus orígenes se remontan a finales del siglo XIV cuando Francisco Ramírez y Beatriz Galindo “La Latina”, una familia noble muy cercana a los Reyes Católicos, lo mandaron construir junto al Convento de la Latina, fundado también por ellos. Siglos después fue heredado por José de Saavedra y Salamanca, II Marqués de Viana, de ahí su nombre actual.

En 1939 fue alquilado por los terceros marqueses de Viana para ser la residencia oficial del Ministerio de Asuntos Exteriores. Finalmente fue adquirido por el Estado como residencia oficial y de representación de los ministros de Asuntos Exteriores.

Edificio Metrópolis

Estamos ante uno de los edificios emblemáticos de Madrid más conocidos e icónicos. La espectacular cúpula que lo corona está rematada por una escultura del Ave Fénix y la figura de Gamínedes, obra del escultor francés René Saint Marceaux, que fue sustituida en 1977 por una Victoria alada, obra de Federico Coullaut Valera. Ambas componen un conjunto escultórico espectacular que ha sido inmortalizado por el pintor Antonio López en una de sus obras más conocidas.

Este edificio fue diseñado en 1906 para alojar las dependencias de la compañía de seguros de La Unión y el Fénix Español en la céntrica calle de Alcalá. Para llevar a cabo el proyecto se convocó un concurso que ganaron los arquitectos franceses Jules y Raymond Fevrier, padre e hijo. Se inauguró el 21 de enero de 1911 con una gran fiesta. Tal y como sucede con el Palacio de Cibeles, es una muestra de distintas influencias arquitectónicas.

En la década de los 70 la compañía de seguros se trasladó al Paseo de la Castellana, por lo que pasó a ser propiedad de otra empresa de seguros, la compañía Metrópolis.

Casa de Don Álvaro de Luján

Situado en la Plaza de la Villa 3 es uno de los edificios más antiguos de la capital. Construido en 1494, perteneció a don Álvaro de Luján, aunque ha sido objeto de numerosas reformas a lo largo de los siglos. En la fachada principal de esta construcción de estilo mudéjar destaca la puerta en forma de arco de herradura de ladrillo sobre jambas de piedra.

En el zaguán de la casa estuvieron los sepulcros de Francisco Ramírez y Beatriz Galindo “La Latina”, los primeros propietarios del Palacio de Viana. En la actualidad estos sepulcros están expuestos en el Museo de San Isidro.

La casa fue reformada a principios del siglo XX para albergar la Hemeroteca Municipal, además de haber sido sede de distintas entidades y sociedades como la Sociedad Económica Matritense de Amigos del País, la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas o la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Casa de Cisneros

Situada también en la Plaza de la Villa de Madrid, junto a la Casa de Don Álvaro de Luján, fue construida en 1537 por Benito Jiménez de Cisneros, sobrino del Cardenal Cisneros.

Es de estilo plateresco y durante toda su historia ha albergado a personajes ilustres de la historia de España de la talla del Conde de Romanones, que nació en ella, o los generales Narváez y Polavieja. El Ayuntamiento de la ciudad compró el edificio en 1909 para integrarlo en las dependencias de la Casa de la Villa, tras importantes restauraciones que se llevaron a cabo en correspondencia con el estilo original del edificio.

Sociedad Cervantina

El Hospital de Incurables de Nuestra Señora del Carmen, ubicado en la calle Atocha 87, fue fundado en 1852 como una institución sanitaria en el mismo edificio que ocupaba el Colegio de Niños Desamparados.

En 1600 había una imprenta en su interior conocida como la Imprenta de Juan de la Cuesta y que ha pasado a la historia por ser el lugar en el que se imprimió la primera edición de El Quijote, la obra universal más conocida y traducida en lengua española.

Funcionó como hospital hasta 1944 y desde 1974 ocupa la sede de la Sociedad Cervantina.

Créditos imágenes: Jean Laurent /iStock/LucVi  | Andreas Praefcke/Pedro R. García Barreno | iStock/hdesislava | Malopez 21 | iStock/hdesislava | Luis García  | iStock/Andres Garcia MartinGryffindor | iStock/Aldemar BernalBarcex

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos