El arte urbano de España en once obras callejeras

Tiempo de lectura: 7 minutos

El arte urbano, o street art, ha dado vida a aburridos muros y paredes de toda España. Los ha llenado de color, y ha convertido localidades grandes y pequeñas en museos al aire libre. Unas veces las obras se realizan de manera espontánea; otras, por encargo; y otras, como parte de festivales de arte callejero. Pero todas tienen un denominador común: son uno de los mayores exponentes del arte de este siglo.

Atrás quedaron los “artistas” que decoraban las paredes con grafitis. Los artistas urbanos de este siglo utilizan las de los bloques de viviendas como lienzos, dando vida a espacios que de otro modo quedarían tristes y vacíos. Estas pinturas también han contribuido a que las localidades en las que se han creado presuman de ellas y las incorporen a su lista de visitas imprescindibles para el turismo. Y en muchos casos, a alegrar la vista de los que las contemplan a diario. Aunque sea a través de una pantalla, paseamos por algunos de los principales exponentes de este arte al aire libre en España.

Tarifa, arte que fusiona y acerca culturas

La ciudad gaditana de Tarifa, además de por sus olas y su viento, destaca por un arte callejero que intenta no solo dar más alegría a los muros de los barrios más populares de la localidad, sino también acercar culturas. Incluso convertirse en una forma de homenaje. Es el caso del mural elaborado en el IES Almadraba de la localidad, un homenaje colectivo a las víctimas del Estrecho en cuya elaboración participaron más de 50 personas.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Tarifa también ha utilizado el arte callejero para decorar los muros de varios bloques de viviendas de la Barriada de la Virgen del Carmen, también conocida como de Los Pajaritos. En ellos han participado artistas callejeros como el granadino Niño de las pinturas, Axel Void, Zepha o Abdellatif Moustaf, invitados por la Fundación Tres Culturas. En los cuatro murales que pintaron, estos artistas intentaron plasmar en imágenes la relación entre las dos culturas separadas por el mediterráneo: la española y la marroquí.

Corazones que alegran a los conductores en Madrid

Aparecieron la pasada primavera en la M-30, una de las carreteras de circunvalación más concurridas de todo Madrid. Después empezaron a extenderse por distintos puntos de la capital. Comenzaron por verlos frente al Hospital de La Paz, y después en distintos puntos del Paseo de la Castellana. Son corazones de gran tamaño, pintados en distintos colores. Todos con algo en común: están en puntos en los que los atascos suelen aburrir a más de un conductor. Y están consiguiendo su fin: arrancarles una sonrisas y alegrarles el día.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Las redes sociales han comenzado a plagarse de fotos de estos corazones, que nadie sabe quién pinta, pero al que quieren agradecer el hacer más alegres sus atascos cotidianos. Su autor o autora incluso ha llegado a enviar tarjetas a algunos de los que le han agradecido que los pinte. Pero siempre de forma anónima. Mientras estos corazones siguen apareciendo, continúa la búsqueda de quien los crea, conocido popularmente como “el cupido de la M30”.

El arte que ilumina Bilbao

Prácticamente repartidos por toda la ciudad de Bilbao, incluso debajo de los puentes que cruzan la Ría, hay coloridos murales elaborados por distintos artistas callejeros que aportan luz y color a sus calles y fachadas. Hay tantos que la ciudad incluso cuenta con rutas para visitarlos. Por ejemplo, la de los murales de Bilbao La Vieja.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Estas obras, tanto de artistas callejeros locales como de otros consagrados como Aryz, se concibieron para rehabilitar fachadas y dar más alegría a los barrios. Otros son fruto de iniciativas vecinales, como los de la Plaza Kirikiño, que buscaban dar más luz a su entorno cotidiano. O concebidos para iluminar espacios como la parte inferior del Puente de la Salve (en la imagen). Todos han convertido Bilbao en un museo al aire libre que esconde auténticas obras de arte en un sinfín de fachadas y puentes. 

Malasaña, color en Madrid a base de murales

El barrio madrileño de Malasaña es, junto con Lavapiés, uno de los barrios más de moda de todo Madrid. No solo por su especial ambiente y sus tiendas y restaurantes, también por el arte callejero presente en sus muros, locales, calles y plazas. Por todo el barrio se puede ver una mezcla de graffitis, murales, intervenciones de arte callejero en muros e incluso en señales de tráfico. Han surgido de manera espontánea o como parte de iniciativas como Pinta Malasaña, que ya ha celebrado su tercera edición y en la que han participado más de un centenar de artistas callejeros.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Es complicado elegir una de las que pueblan el barrio, así que lo mejor es disfrutar de todas las que sea posible. Sin duda, la mejor ruta para disfrutar el street art del barrio es pasear por los alrededores de la Plaza Del Dos de Mayo, así como visitar las calles de La Palma, Corredera Alta de San Pablo y San Vicente Ferrer.

Tudela, arte moderno entre edificios históricos

El festival Avant-Garde en Tudela, que ha contado en sus tres ediciones con algunos de los representantes del street art actual más destacados, ha dejado esta localidad navarra jalonada de arte contemporáneo entre edificios históricos.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Gracias a ello, además de su catedral o su barrio judío, en las calles del casco viejo de esta ciudad de la Ribera Navarra se pueden contemplar obras de algunos de los mayores exponentes del arte callejero de todo el mundo. Entre ellos, los italianos Minelli, los argentinos Stencil, el español Suso 33 o el francés C215.

Valencia, un museo al aire libre

Plagada de arte urbano y murales, Valencia es un auténtico museo al aire libre. Por sus calles y plazas hay todo tipo de intervenciones artísticas, desde graffitis hasta murales en fachadas de edificios abandonadas y persianas de tiendas.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Entre las más conocidas, además del mural del Carrer de la Tapinería, están los murales de dos edificios junto al Carrer de Quart. Uno representa varios coches volando y otro, realizado por Toni Espinar junto con un grupo de artistas urbanos (Barbara, Xelon, Dyiox, Pica, etc), parte de un rostro barbado en el que la barba está compuesta por serpientes entrelazadas.

Sevilla, arte urbano en la estación de autobús

El exterior de la estación de autobús de la sevillana Plaza de Armas está cubierto por un espectacular mural titulado ‘El niño soñando’. Se trata de la obra de arte urbano callejero de mayor envergadura de toda la ciudad.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Pintado en 2010 con el respaldo del Ayuntamiento de Sevilla, es solo una de las muestras de arte callejero de esta ciudad, que incluso cuenta con graffitis que decoran los contenedores de recogida de vidrio. Pero la ciudad presume de numerosas muestras de street art; especial mención merecen las obras que hay en el Polígono San Pablo, en las que participaron El Niño de las Pinturas, Ash o Logan.

Orihuela, un homenaje a Miguel Hernández

Uno de los barrios más populares de la localidad alicantina de Orihuela, San Isidro, se ha convertido en un auténtico homenaje al poeta Miguel Hernández y a otras figuras a través del arte callejero. Desde 2012, más de 100 artistas urbanos han participado en la realización de unos 140 murales en dicho barrio, que el ayuntamiento de la localidad se ocupa de restaurar cada primavera si la obra así lo requiere.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Gracias a esta iniciativa, este barrio, que figura entre los más pobres de la ciudad, cuenta con una nueva vida y mayor atractivo para los visitantes, especialmente entre los aficionados al arte y la literatura. 

Tarragona, arte hasta en los bolardos

Tarragona, una de las cuatro capitales catalanas, no solo cuenta con muestras de arte urbano en las fachadas y los muros de sus edificios. Las tiene hasta en los bolardos, que cuentan con intrincados y coloridos diseños que eliminan cualquier atisbo de aburrimiento de su aspecto.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

En cuanto a sus murales, los hay de todo tipo: desde los que reproducen escenas de bloques de viviendas de Valencia en fallas, hasta murales con figuras humanas de líneas sencillas que se asemejan a los de las obras de Keith Haring, como el que se ve en esta fotografía.

Zaragoza: murales que iluminan el casco histórico

Una visita al casco histórico de Zaragoza permite descubrir murales e intervenciones artísticas de todo tipo en fachadas y muros. Parte de la culpa es del Festival Asalto, que comenzó a celebrarse en 2005 y cuya finalidad es la recuperación de espacios abandonados o desfavorecidos a través del arte callejero.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Este festival ha trascendido ya el casco viejo de la ciudad, y ha dejado su huella en varios barrios zaragozanos, como Oliver, que desde su última edición luce todo tipo de muestras de arte en las paredes de muchos de sus edificios.

Muchos otros de los grafitis y murales que jalonan la ciudad son obra de artistas independientes, que aprovechan el lienzo al aire libre que les brindan sus edificios para dejar huella con su arte.

Hondarribia, un mural que se une al colorido de sus calles

Hondarribia, una pequeña localidad costera guipuzcoana, famosa entre los practicantes del surf de todo el mundo, cuenta también con una amplia historia que atestigua su muralla, y con coloridas casas pintadas de alegres colores que dan luz a la villa.

El arte urbano de España en 11 obras callejeras

Por sus calles no es extraño encontrar a pintores plasmando en sus lienzos detalles de sus rincones. Una práctica que se ha trasladado al muro de esta vivienda, que ha servido como lienzo para este espectacular mural lleno de color.

Imágenes / iStock. Imagen corazones: C.V.

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos