‘Ghost lanes’, las cicatrices que nos cuentan la historia de las ciudades

Tiempo de lectura: 5 minutos

Que las ciudades son testigos mudos de la historia es algo que nadie pone en duda. Su desarrollo es toda una crónica que cuenta lo que ha ocurrido sobre su superficie a lo largo de los siglos. Ese crecimiento deja, en ocasiones, cicatrices en el mapa. Aunque no son evidentes, hoy se pueden apreciar más fácilmente que nunca.

¿Qué son los ‘ghost lanes’?

Esas huellas que van quedando en las ciudades se conocen como ghost lanes. Se trata de huecos que los edificios van cubriendo poco a poco. Por ese motivo, trazan formas extrañas entre las manzanas y sobre los espacios que dejaron antiguas infraestructuras. Como resultado, se observa una especie de cicatrices en los mapas sobre antiguas canalizaciones, caminos, cruces o incluso instalaciones de recreo.

Tal vez uno de los ejemplos más llamativos sea el de la Piazza Navona de Roma. Su forma alargada tiene su origen en el estadio de Domiciano, sobre cuyas ruinas se levantaron casas y palacios en la Edad Media. Como resultado, las antiguas gradas se llenaron de edificios que hoy mantienen la característica planta de herradura del recinto.

Piazza Navona

Cómo se producen

Existen ghost lanes en ciudades de todo el mundo y siempre van ligados a la historia de cada territorio. Por ejemplo, en ciudades como Los Ángeles es habitual ver hileras de edificios que cubren antiguas líneas de tranvía o calles que pasaron a mejor vida y que han sido ocupadas por nuevas construcciones.

En el caso de las urbes españolas, es muy habitual observar esas formas sobre antiguos caminos o lindes de fincas sobre los cuales la ciudad se desarrolló. Tal y como se explica en este artículo de El Diario, también las expropiaciones para trazar nuevas calles tienen mucho que ver. Los ayuntamientos definen las vías y los terrenos que quedan sin expropiar siguen en manos privadas. Por tanto, esas fincas mantienen sus límites con plena validez.

Qué impacto visual tienen: cicatrices en la ciudad

Como resultado de la ocupación de todos esos trazados antiguos se forman una especie de cicatrices en plena ciudad. Su impacto visual a pie de calle es prácticamente nulo, aunque en ocasiones es posible apreciar huellas sorprendentes al pasear, como veremos más adelante.

Ghost lane junto a Alberto Aguilera (Madrid)

Eso sí, la mayor parte de los ghost lanes solo se aprecia a vista de pájaro, por eso es necesario recurrir a una vista aérea de la ciudad. Gracias a herramientas como Google Maps, hoy es muy sencillo disfrutar de una tarde entretenida buscando esas marcas sobre cualquier área urbana. Es más fácil apreciar las cicatrices y formas peculiares en barrios con forma de cuadrícula, ya que allí los trazados sospechosos llaman más la atención.

Ejemplos de ghost lanes

Madrid: el Flatiron de Chamberí y un antiguo cementerio

También en España se pueden observar ghost lanes sobre los mapas de sus ciudades. En el barrio de Chamberí (Madrid) hay dos ejemplos llamativos a poca distancia entre sí.

Uno de ellos se puede observar a pie de calle: un edificio en forma de cuña que provoca un curioso efecto óptico. Desde la acera de enfrente, parece que solo está en pie la fachada. Sin embargo, no es así: la primera ventana de la izquierda forma parte del vértice de un salón triangular entre cuyas paredes solo hay una distancia de 40 centímetros.

Flatiron Chamberí

Al consultar un mapa de 1896, se observa cómo este edificio, situado en la calle de José Abascal, aprovecha el vértice inferior izquierdo de una antigua finca que cambió su forma al trazar la ampliación de esta vía para unirla con Cea Bermúdez. Parte de esa finca se convirtió más tarde en calle y así fue como su parte inferior quedó cortada de manera abrupta.

Ghost lane en José Abascal (Madrid)

Como testigo de esa transformación hoy tenemos el que puede considerarse el Flatiron de Chamberí. Su forma es muy similar a la del llamativo edificio triangular de Nueva York.

A escasa distancia de este edificio se encuentra otro ghost lane. En esta ocasión, el nombre resulta muy adecuado, ya que una hilera de edificios rematada por la calle Casarrubuelos, de nueva creación, adopta la forma de un antiguo cementerio de la zona. Se trataba del Cementerio de la Sacramental de San Ginés y San Luis, clausurado en 1884 y que se puede ver recreado en un mapa turístico de la ciudad de 1910 en la siguiente imagen.

Cementerio de San Ginés, antes y después

Bilbao: la huella de la vieja Estrada a San Mamés

Los antiguos caminos y carreteras también dejan su huella sobre las ciudades. En ocasiones, esos rastros se encuentran en el interior de manzanas y permanecen inapreciables a pie de calle.

Este es el caso de Bilbao y la antigua Estrada de San Mamés. Su trazado en el siglo XIX formaba un vértice en una finca contigua a la antigua plaza de toros. Hoy casi no queda rastro de aquella antigua carretera, salvo ese vértice que se aprecia entre edificios en el interior de esta manzana del barrio de Indautxu y que anteriormente servía como separación entre una finca y un parque.

Bilbao vértice Indautxu

Chicago: un tren que dejó huella

El pasado industrial de las ciudades deja en ocasiones sus huellas sobre los nuevos desarrollos urbanísticos. Este es el caso de Chicago. La ciudad norteamericana contiene ejemplos de infraestructuras relacionadas con esa actividad que la caracterizaba. Uno de ellos es el trazado de una antigua línea de ferrocarril industrial que ha sido rellenada por edificios y que se puede apreciar a simple vista en la siguiente imagen.

Chicago

Los Ángeles: calles que se resisten a desaparecer

El crecimiento urbanístico de Los Ángeles, una de las mayores áreas metropolitanas del mundo, incluyó el trazado de suburbios repletos de casas unifamiliares que se agrupan en torno a cuadrículas. Tras la Segunda Guerra Mundial, este proceso experimentó una importante aceleración y se extendió hacia el Valle de San Fernando.

En ocasiones, los nuevos desarrollos ocuparon antiguas calles y carreteras que desaparecieron como tales. Sin embargo, su trazado todavía se puede ver en forma de cicatriz sobre la ciudad. Tal y como se observa en esta imagen, una antigua vía ha sido ocupada por edificios, pero también por calles intermedias y espacios de aparcamiento entre las casas.

Ghost lane en Los Ángeles

Existen otros muchos ejemplos de ghost lanes en ciudades de todo el mundo. Cazarlos es entretenido y muy adictivo: solo es necesario tener conexión a internet para visitar Google Maps y escudriñar la vista de satélite de cualquier población.

Imágenes: Google Maps, Instituto Geográfico Nacional.

 

 

Lo que contamos