Las siete calles más cortas de España y la más estrecha

Tiempo de lectura: 4 minutos

Grandes avenidas, calles con solera, plazas y ramblas configuran el entramado urbanístico más conocido de las ciudades del país, por las que pasean a diario centenares y miles de vecinos y turistas que admiran su esplendorosa arquitectura.

Sin embargo, ocultas entre las vías más importantes, descubrimos pequeños tesoros que esconden curiosidades e historias sorprendentes en apenas unos metros. Son las calles más cortas de España, rincones con encanto que se conservan a pesar de su tamaño y que merecen ser conocidas y recorridas (fácilmente) de principio a fin.

L’Anisadeta, en Barcelona

La calle l’Anisadeta es la calle más corta de Barcelona y está situada junto a la Basílica de Santa María del Mar, en el barrio del Born. Una pequeñísima vía de tan solo 5 metros de largo de la que se cuentan curiosas leyendas para explicar su nomenclatura. La historia cuenta que, durante la Edad Media, una joven muy hermosa vendía anís en los puestos del barrio a los pescadores y trabajadores del cercano puerto. Cansada de rechazar a unos y otros decidió desaparecer, por lo que en su honor se bautizó la calle, por entonces más larga, con el nombre de calle l’Anisadeta.

Otra leyenda popular explica que durante el siglo X existía en la calle una taberna en la que se servía anís, una tasca que se trasladó a las barracas adosadas al muro de la basílica en el XIX.

Calle Rompelanzas, en Madrid

Se trata de la calle más corta de la capital. De apenas 20 metros, comunica la calle Preciados con la del Carmen, junto a la famosa Puerta del Sol. Se creó para utilizar como atajo para las caballerías y debe su nombre a que su estrechez y continuos baches provocaba la rotura de las lanzas, la vara de madera que une el carro a los caballos, de los carruajes del siglo XVI.

La placa del azulejo de la calle Rompelanzas cuenta con una ilustración que muestra fielmente el punto por el que se rompían las populares lanzas.

El Pelayuelo, en León

La capital castellana también cuenta con una de las calles más cortas de España: la calle del Pelayuelo, de tan solo 20 metros y nombre curioso, antes era conocida como Travesía de los Cubos. Aunque se podría pensar que su similitud onomatopéyica tiene algo que ver con Don Pelayo, el primer monarca del Reino de Asturias, el nombre de la calle es un homenaje al caballo del rey Bermudo III de León, conocido como el Mozo y último rey leonés de la dinastía astur-leonesa.

La calle del Pelayuelo está situada en el corazón de la ciudad, en el barrio de la Palomera, y a pesar de su tamaño, es una de las vías con más solera y arraigo histórico.

Calle de la Sombra, en Zaragoza

Junto a la plaza del Ecce Homo y a la plazuela de la Corona surge la calle más pequeña de Zaragoza, siete metros de largo de una calle sin salida con un nombre evocador, la calle de la Sombra. A pesar de su aparente poco valor urbanístico y paisajístico, la calle de la Sombra sigue siendo un rincón curioso de la capital aragonesa.

Calle Salsipuedes, en Pamplona

En uno de los laterales de la Catedral de Santa María la Real, en la plazuela de San José se encuentra la calle más corta de Pamplona. De 20 metros de largo y bautizada con el nombre de calle Salsipuedes, como no podía ser de otra forma, no tiene salida.

Un dicho popular sobre Salsipuedes reza “sal si puedes y entra si te dejan”, como referencia a la verja negra que en determinadas horas impide el acceso a la pequeña calle que conduce hasta uno de los muros del convento de clausura de las Carmelitas Descalzas.

Calle Cilla, en Málaga

En pleno centro de Málaga se encuentra una pequeña calle que antiguamente daba acceso a una cilla o almacén de grano, lugar en el que la Iglesia guardaba el grano que obtenía de sus cosechas y de los diezmos, de ahí su nombre, la calle Cilla.

Se trata de una bocacalle de Alcazabilla, lateral al popular cine Albéniz, de 15 metros de largo, una de las calles más cortas de España.

Calle Segovia, en Gijón

Esta pequeña calle de la ciudad asturiana se recorre en apenas 12 pasos y se encuentra entre la calle de Los Moros y la calle León. Actualmente se utiliza como paso entre dos manzanas.

Travesía del Moral, en Hervás (Cáceres)

Aunque no se trata de una de las calles más cortas de España, merece estar en esta lista por ser la más estrecha del país. Tan solo mide medio metro de ancho y está situada en el antiguo barrio judío de Hervás, municipio de la provincia de Cáceres ubicado en la falda de la Sierra de Béjar. Un rincón desconocido que destaca por su extremada estrechez y una historia que acompaña la reconocida judería de la pequeña ciudad extremeña.

Imágenes: Google Maps (Barcelona, Pamplona y Gijón)  | Eloy García Almadén (León) | Teresa Morales (Zaragoza) | Celia Almorox (Madrid) | Jesusccastillo (Hervás)

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos