Hasta medio millón de edificios: así es el plan para mejorar la eficiencia energética de las viviendas

Cada vez más personas prestan atención a los certificados de eficiencia energética a la hora de alquilar o comprar una vivienda. La información que contienen es fundamental, ya que da las claves para conocer desde cuánto consumen hasta cuánto contaminan los edificios. Sin embargo, los resultados suelen ser siempre los mismos: más del 80 % de los inmuebles existentes en España se sitúan en las categorías E, F o G, las más deficientes de la lista. Aquellos que alcanzan la mejor calificación, por otro lado, apenas suman el 0,3 % del total.

Lo cierto es que el parque inmobiliario español deja que desear en términos de eficiencia energética. Más de la mitad de los 18,8 millones de viviendas son anteriores a 1980, y se calcula que alrededor de un millón está en estado deficiente, malo o ruinoso.

Para darle la vuelta a esta situación es importante fomentar planes de rehabilitación y regeneración. En España, parte de la solución pasa por la apropiada implantación de los planes de la Unión Europea y del Gobierno para hacer los edificios más sostenibles.

La hoja de ruta en España para mejorar la eficiencia de las viviendas

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia es el proyecto presentado por el Gobierno para fomentar la recuperación económica y la creación de empleo tras la crisis provocada por la covid-19. Es también la vía para canalizar los 72.000 millones de euros recibidos de los fondos europeos.

La financiación más ambiciosa de este plan es la que busca mejorar la estrategia de movilidad sostenible. La segunda, la que espera renovar el parque inmobiliario e impulsar la regeneración urbana. Y no es para menos: actualmente, los edificios son responsables de cerca del 40 % del consumo energético de la Unión Europea y del 36 % de las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la energía.

Además, la falta de eficiencia energética de las viviendas está detrás de numerosos problemas económicos: casi 34 millones de europeos no pueden permitirse mantener la calefacción en sus hogares. En España, 17 millones de personas sufren pobreza energética.

En España, 17 millones de personas sufren pobreza energética.

Para poner fin a esta situación, se va a destinar un total de 6.820 millones de euros a rehabilitar las viviendas. De ellos, 5.800 millones tomarán forma de ayudas para financiar las obras de mejora de los edificios (el 70 % para viviendas de uso personal y el 30 % para edificios autonómicos, municipales y de propiedad estatal).

El Gobierno se ha comprometido a renovar medio millón de casas en los próximos dos años. Esto supone aumentar en gran medida el ritmo: antes de la pandemia apenas se rehabilitaban unas 30.000 al año.

¿Qué mejoras se esperan de estas obras?

Está previsto que las obras de rehabilitación mejoren diferentes elementos de los edificios y, por consiguiente, la eficiencia energética de las viviendas y la calidad de vida de los ciudadanos. Sin embargo, las ayudas no se van a limitar a edificios de vecinos: algunas se destinarán a mejorar la eficiencia energética de barrios enteros.

Algunas de las obras más habituales para mejorar la calidad de los edificios en términos de sostenibilidad y eficiencia están relacionadas con las ventanas, las envolventes, las fachadas o los sistemas de climatización. Estas son algunas actuaciones que se resaltan en el plan del Gobierno:

  • Rehabilitación de la envolvente del edificio a través de fachadas y cubiertas.
  • Adaptación de las instalaciones climatización, ventilación y agua caliente sanitaria para el uso de energías renovables.
  • Instalación de sistemas de generación de energía eléctrica con fuentes renovables.
  • Rehabilitación de las zonas comunes de los edificios para mejorar su eficiencia energética.
  • Instalaciones necesarias para la movilidad eléctrica.

Para alcanzar los estándares mínimos que establece la Unión Europea, las reformas deben garantizar al menos un 30 % de ahorro energético. Además, recibirán mayor financiación aquellos proyectos en los que se tarde más en amortizar el gasto de las obras. En total, las ayudas pueden llegar a hacerse cargo de entre el 30 % y el 100 % del coste de las obras de rehabilitación.

El plan para mejorar la eficiencia energética de las viviendas busca tener un impacto positivo a nivel medioambiental.

A largo plazo, la meta está clara: el consumo energético anual de los hogares en España debe reducirse de los 172.419 gigavatios hora (GWh) actuales a 108.264 GWh en 2050. Además, el uso de combustibles fósiles debe ser remplazado por energías de fuentes renovables. Para ello, será necesario rehabilitar 1,2 millones de viviendas entre 2021 y 2030.

Sostenibilidad, ahorro y bienestar

Mejorar la eficiencia energética de las viviendas tiene numerosos beneficios. Los dos más significativos son reducir la pobreza energética y mitigar el impacto medioambiental del uso de los edificios.

Sin embargo, la lista no queda ahí. De acuerdo con datos de la Unión Europea, la conocida como Renovation Wave derivará en la creación de unos 160.000 empleos verdes adicionales en el sector de la construcción en el continente. Además, la rehabilitación de 35 millones de edificios en los países miembros fomentará la reutilización y el reciclaje de materiales, favoreciendo así la economía circular.

Por último, pero no por ello menos importante, contar con viviendas bien aisladas y eficientes energéticamente mejorará el bienestar y los niveles de salud de una gran parte de la población.

Imágenes | Unsplash/Alexandre Chambon, Unsplash/Aleks Marinkovic, Unsplash/Milijov Kuhar

Lo que contamos