Los 10 pueblos con nombres más curiosos y sorprendentes de España

Sin duda, España es un país que cuenta con una gran diversidad en muchas facetas; léase, por ejemplo, en gastronomía, cultura, historia, arquitectura, paisajes… y con curiosidades que nunca dejan de sorprendernos.

Una de estas singularidades tiene que ver con los nombres de algunas localidades de nuestro país. A continuación repasamos algunos de los pueblos con nombres más curiosos y sorprendentes, los situamos en el mapa y descubrimos datos interesantes sobre su historia.

Guarromán (Jaén)

pueblos nombres curiosos Guarromán

Situado al sur de la provincia de Jaén, su población roza los 3.000 habitantes, a los que se les conoce como guarromanenses. Se trata de uno de los municipios con uno de los nombres más curiosos del territorio español. Tanto que en él se encuentra la sede de la Asociación Internacional de Pueblos con Nombres Feos, Raros y Peculiares.

Este pueblo nace en 1767 por el deseo del intendente Pablo de Olavide, escritor y político español que desarrolló distintas empresas de colonización conocidas como las Nuevas Poblaciones de Andalucía y Sierra Morena.

Aunque en ese momento Olavide decidió que el nuevo pueblo tuviera el nombre de Múzquiz o Muzquia, como homenaje al ministro de Hacienda del gobierno de Carlos III, lo cierto es que sólo se empleó en documentos oficiales durante unos meses en 1768.

Los primeros pobladores de Guarromán fueron alemanes y algunos habitantes de pueblos cercanos siguieron llamando al pueblo Guadarromán, como la antigua Venta de Guadarromán en el que se creó. Por cuestiones fonéticas, y con el paso del tiempo, desapareció la letra “d” situada entre dos vocales, por lo que Guadarromán se convirtió en Guarromán, tal y como se lo conoce en la actualidad.

Aveinte (Ávila)

Se trata de una pequeña aldea de origen medieval situada a 20 kilómetros al norte de la ciudad de Ávila. Su nombre se documenta por primera vez en 1250 con la grafía Avent.

Su curioso nombre puede dar lugar a confusiones, por lo que incluso la Guardia Civil llegó a comunicar en su perfil de Twitter que “queremos que sigas las señales de velocidad al pie de la letra. Pero si atraviesas Aveinte puedes circular a 50”.

Aveinte, pueblo

En la actualidad, su población cuenta con algo menos de cien habitantes censados, conocidos como aveinteños.

Malcocinado (Badajoz)

Malcocinado

Este pequeño pueblo, de apenas 400 habitantes censados, tiene un nombre realmente raro, además de un origen incierto. Existen varias leyendas (unas más creíbles que otras) que intentan esclarecer de dónde surge.

Cuenta una de ellas que existía una posada de bandoleros en la actual calle del Berro, frecuentada habitualmente por Marcos Cinado, un malhechor que pudo dar nombre al municipio. Una segunda leyenda también asocia el topónimo con él, pero en este caso especula con la idea de que se trataba de un cacique o terrateniente de la zona que fundó el pueblo. Ambas son verosímiles, ya que se conservan carteles antiguos que indicaban la dirección del pueblo conocido como “Marcocinado”.

Los primeros datos de la existencia de este municipio extremeño se encuentran en documentos del Archivo Histórico de Azuaga del siglo XVI, aunque no fue hasta mediados del siglo XVIII cuando adquirió entidad suficiente para ser considerada aldea, constituyéndose como municipio independiente el 12 de abril de 1842.

Alcantarilla (Murcia)

Este municipio de 42.000 habitantes, situado tan solo a 7 km de Murcia, tiene una historia que se remonta al siglo V a.c. Su nombre proviene del árabe Al-Qantara, cuyo significado es “puente”, término al que alude el cartógrafo de origen almoravid Al-Idrisi en el siglo XII.

Tras siglos de dominio musulmán, en 1266 el antiguo pueblo de Al-Qantara es recuperado por los cristianos, momento en el que su nombre se castellanizó al actual Alcantarilla, es decir, la Villa del Puente.

Ingenio (Gran Canaria)

Ingenio, pueblos con nombres curiosos

La villa de Ingenio está situada al sureste de la Isla de Gran Canaria. Este municipio cuenta con una población de poco más de 32.000 habitantes, a los que se les conoce como ‘ingenienses’ o ‘cochineros’.

Su curioso nombre se debe al primer ingenio azucarero construido en el lugar a finales del siglo XV, convertido en fuente de riqueza de gran valor durante muchos años. Aunque en el siglo XVII empezó el declive del comercio del azúcar, siguió siendo un lugar de importancia para el sector. Su nombre fue transformándose paulatinamente de “Ingenio de la Vega de Aguatona” a “Ingenio de Agüimes” y, posteriormente, a “pueblo del Ingenio”, hasta que, en 1816, Ingenio se separó de Agüimes y pasó a denominarse “El Ingenio”. En 1948 se retira el artículo “El” y pasa a denominarse “Ingenio”, actual nombre del municipio. 

Escucha (Teruel)

Este pequeño municipio del norte de la provincia de Teruel forma parte de las cuencas mineras de la capital y en él se encuentra el yacimiento de El Castillo, que pertenece a la época ibérica.

La primera mención de Escucha aparece en 1171 en las Cartas Pueblas de Teruel, documentos medievales que surgieron en el periodo de reconquista de la Península Ibérica y que contenían “los derechos y deberes” de los nuevos pobladores.

Su etimología es desconocida, y probablemente no tiene nada que ver con el verbo escuchar.

A sus casi 1.000 habitantes se les conoce bajo el gentilicio de ‘escuchenses’ o ‘escuchanos’.

Cariño (A Coruña)

El municipio con el nombre más amoroso del país pertenece a esta provincia gallega y es también el pueblo situado más al norte de la península (junto con Vares, que se encuentra justo enfrente). Pero quizás su etimología no nos lleve hasta el “afecto”, sino hasta la base prelatina “kar”, que da cuenta del carácter rocoso de su geografía. 

Su historia se remonta a la época prehistórica, ya que se han encontrado restos de poblados en sus proximidades. Su historia más reciente, ya como el pueblo de Cariño, se sitúa a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando algunos catalanes levantaron fábricas de salazón de pescado en su territorio.

A pesar de su belleza y paisajes todavía vírgenes, este pueblo no es un destino demasiado concurrido, por lo que los visitantes que tienen la suerte de conocerlo valoran enormemente todo lo que ofrece. 

Espolla (Girona)

Espolla Empordà

Este pequeño pueblo del Alt Empordà, en la provincia de Girona, destaca por el cultivo de viñas, con las que se realizan vinos de gran calidad, de la denominación de origen Empordà, y aceites muy reconocidos, también con D.O. propia.

En su término municipal pueden encontrarse gran cantidad de dólmenes y menhires representativos de asentamientos humanos de antiguas civilizaciones prehistóricas que poblaron la zona. Su gentilicio es espollenc o espollenca.

Calamocos (León)

Situado en la comarca del Bierzo, en León, este pueblo, cuyo nombre es fácil que provoque una sonrisa, cuenta con menos de 300 habitantes.

El origen de su denominación poco tiene que ver con lo que podemos imaginar. De hecho, proviene del latín medieval “calamaucum”, cuyo significado es “gorra en forma de montera” o “mitra”. No obstante, existen otras teorías, como las del profesor y poeta Manuel Cuenya, quien afirma que el origen del nombre de Calamocos viene de la palabra “Kalamós”, que en griego significa “caña hueca”.

Meadero de la Reina (Cadiz)

Aunque no podemos considerarlo como un municipio independiente, esta barriada rural perteneciente a Puerto Real, localidad de la provincia de Cádiz, situada entre Chiclana de la Frontera y San Fernando, merece estar en la lista.

Su curioso nombre se debe a una parada de emergencia que tuvo que realizar el carruaje de la reina Isabel II en 1862 para hacer sus necesidades entre arbustos y matorrales, en un viaje oficial por tierras andaluzas de la monarca, junto a su esposo Francisco de Asís y sus dos hijos mayores, el Príncipe de Asturias, el que fue Alfonso XII y la Infanta Isabel.

Créditos: Ayuntamiento Guarromán | Ayuntamiento Malcocinado | Turismo Gran Canaria | Cariño Adbar| Espolla Empordà Profund | iStock/massimosanti

Lo que contamos