Joan Clos, presidente de Asval: “Si el mercado del alquiler no se desarrolla en España ya, nos vamos a encontrar con graves problemas sociales”

Tiempo de lectura: 7 minutos

La pandemia de la Covid-19 está teniendo un fuerte impacto en la economía española, especialmente en el sector servicios, que comprende, entre otras, actividades relacionadas con el turismo y la restauración. No obstante, las consecuencias derivadas del confinamiento y las restricciones de movilidad también han alcanzado a sectores como el inmobiliario, en el que se han observado las primeras caídas en el precio de la vivienda, la reducción del número de transacciones y las mayores dificultades de las familias para hacer frente al coste del hogar, ya sea en propiedad o en alquiler.

En este contexto, algunas voces del sector alzan la voz para demandar la necesidad de fomentar el alquiler como herramienta para reducir las desigualdades sociales y permitir la movilidad laboral, entre otros.  Es precisamente una de las ideas que defiende Joan Clos, exministro y actual presidente de la recién creada Asociación de Propietarios de Vivienda en Alquiler (Asval), quien asegura en Huellas que “no tenemos otra alternativa porque si no lo hacemos nos vamos a encontrar con un problema social grave en los próximos años”.

Pregunta: ¿La actual situación económica obligará a algunos colectivos a posponer la compra de una casa? ¿Continuará ganando peso el alquiler frente a la vivienda en propiedad?

Respuesta: Pienso que la Covid-19 va a acelerar un cambio en la mentalidad de la sociedad y el sector de la vivienda en alquiler acentuará la tendencia a incrementar su porcentaje sobre el total del mercado. Esta crisis acelera el camino hacia la economía digital, con mayor flexibilidad y movilidad laboral. Y por eso el alquiler tendrá un papel más importante, aunque si continúa el actual desconcierto regulatorio podríamos asistir a un movimiento contrario, es decir, que se incremente el acceso a la propiedad.

Durante muchas décadas en nuestro país se ha optado por incentivar el acceso a la propiedad. Probablemente esta política ha tenido sus éxitos haciendo que muchas familias con salarios modestos hayan accedido a la propiedad de la vivienda y ahora cuenten con un activo patrimonial. Pero la otra cara de esta moneda es que en estos momentos no existe suficiente vivienda de alquiler asequible, necesaria en entornos de precios tensionados para garantizar un equilibrio social y no obligar a muchas familias a desplazarse a las periferias lejanas. Se hace necesaria una nueva política de vivienda asequible de alquiler para garantizar una oferta razonable en las ciudades donde se necesita.

P: ¿Cómo se puede construir vivienda asequible destinada al alquiler en las ciudades donde los precios son más elevados?

R: En el centro y norte de Europa llevan décadas con políticas de accesibilidad a la vivienda, donde a través de distintas fórmulas el sector público promueve la resolución de este problema, ya sea por la vía de la oferta o complementando las aportaciones económicas a las familias por la vía de la demanda. En cambio, en nuestro país la experiencia en este sentido es muy escasa, aunque existen algunos ejemplos interesantes.

“Es en las ciudades donde más crece el precio de la vivienda en las que es más necesaria la construcción de casas asequibles. Es un error no desarrollar estas políticas porque de lo contrario se tiende a construir pisos asequibles lejos del centro de la ciudad, con los consecuentes problemas de movilidad y de segregación territorial”
Joan Clos, presidente de la Asociación de Propietarios de Vivienda en Alquiler (Asval)

La solución por el lado de la oferta pasa por la creación de una nueva catalogación del suelo dentro del epígrafe urbanístico de sistemas para construir precisamente casas asequibles. Es un momento especialmente oportuno en nuestro país ya que esta iniciativa podría ser un vehículo para la regeneración de barrios donde la calidad estructural de los inmuebles es baja y donde se plantean grandes problemas medioambientales.

Precisamente es en las ciudades donde más crece el precio de la vivienda en las que es más necesaria la construcción de casas asequibles. Es un error no desarrollar estas políticas porque de lo contrario se tiende a construir pisos asequibles lejos del centro de la ciudad, con los consecuentes problemas de movilidad y de segregación territorial. La crisis del 2008 es prueba suficiente de cuál es el problema que surge cuando se edifica en lugares donde no existe demanda ni pública ni privada.

Debemos apostar por un mercado sano y maduro de la vivienda y eso sólo se consigue con la colaboración público-privada.

P: ¿Pero existe en las ciudades suficiente suelo urbano para construir vivienda de alquiler asequible? ¿Cómo se podrá financiar?

R: Con una adecuada gestión urbanística se puede garantizar suelo suficiente para esta solución, como se ha hecho en los países centroeuropeos. La cuestión no es tanto el suelo como la autorización para construir techo, la llamada edificabilidad para esta nueva catalogación urbanística de vivienda asequible. Y esto se puede conseguir a través del planeamiento urbano en manos de los ayuntamientos y de las comunidades autónomas.

Varias ciudades de precio elevado como Londres, Paris o Ámsterdam han conseguido a través de la modificación del planeamiento urbanístico -y sin perjudicar a los tenedores de la edificabilidad preexistente- generar nueva edificabilidad para inmuebles asequibles de propiedad pública, financiación mixta y gestión pública o privada. En cuanto a la financiación, existe a nivel europeo una extensa experiencia de colaboración público-privada para vivienda asequible donde fondos que invierten a largo plazo y alta seguridad, como fondos de pensiones y aseguradoras, tienen un interés en esta clase de proyectos, siempre que se acompañen de las medidas pertinentes.

Ahora bien, el precio que la Administración tiene que pagar para obtener esta solución es la seguridad jurídica y las garantías a largo plazo que reduzcan el riesgo de la inversión. Para España, con problemas de déficit público, yo me atrevo a decir que esta es la única solución viable a medio y largo plazo.

“Existe mucha inseguridad política y jurídica y creemos que es necesaria una regulación que agilice y solucione de forma rápida los problemas con los que se encuentra el sector”
Joan Clos, presidente de Asval

P: Precisamente la Asociación de Propietarios de Vivienda en Alquiler (Asval), que usted preside, defiende la seguridad jurídica para los propietarios como condición indispensable para el fomento del alquiler. En poco tiempo Asval se ha posicionado como un agente clave y una voz reconocida en el sector. ¿Cuáles son sus objetivos?

R: ASVAL nace para promover un mercado del alquiler más profesionalizado, transparente y eficaz con el objetivo de que alcance el peso que tiene en nuestros vecinos europeos. En solo seis meses hemos sumado 1.000 asociados, el 90% de ellos propietarios particulares, y más de 35.000 viviendas. Queremos trabajar para mejorar el acceso de los españoles a la vivienda y alcanzar los estándares de calidad de los países más eficaces de la Unión Europea.

Si queremos un país con menos desigualdades sociales, con mayor movilidad laboral y con un mayor peso de la economía digitalizada, necesitamos más alquiler. Trabajar por su desarrollo es el principal objetivo de ASVAL. Para eso tenemos que mejorar el marco regulatorio con el objetivo dotarle de una mayor seguridad jurídica; fomentar la profesionalización del alquiler para que sea un sector más eficaz y transparente e influir para que se desarrollen políticas realistas y eficientes.

Incido en el marco regulatorio porque independientemente de que el propietario sea individual o corporativo actualmente existe mucha inseguridad política y jurídica y creemos que es necesaria una regulación que agilice y solucione de forma rápida los problemas con los que se encuentra el sector. Un ejemplo de lo que creemos que es contraproducente son las leyes que regulan los precios del alquiler, ya que van a reducir la oferta de vivienda en arrendamiento. Tenemos que ser atractivos para la inversión y, a la vez, dar seguridad a la actual oferta, que en estos momentos está dominada por los propietarios particulares.

“El alquiler es un mercado que se tiene que desarrollar ya en España […] Si no lo hacemos nos vamos a encontrar con un problema social grave en los próximos años”
Joan Clos, presidente de Asval

Por otro lado, también tenemos un gran interés en que en España se desarrolle una buena solución a largo plazo para la vivienda asequible y la vivienda social, ya que ambas forman parte integral de la solución habitacional de alquiler socialmente aceptable. El alquiler es un mercado que se tiene que desarrollar en España y se tiene que hacer ya, porque si no lo hacemos nos vamos a encontrar con un problema social grave en los próximos años.

P: ¿Cómo se puede conseguir que se desarrolle ese mercado de alquiler del que habla?

R: La vía pasa por la colaboración público-privada, que es como se ha creado en otros países un parque de inmuebles en alquiler a precio asequible. Aunque son tiempos difíciles, tenemos la oportunidad de desarrollar ese parque ahora porque hay interés por parte del sector privado de entrar en este mercado y el sector público es consciente de que no hay otra vía para financiar la vivienda asequible en alquiler.

No tenemos otra alternativa. Vamos con mucho retraso en este sentido con respecto a la mayoría de nuestros vecinos europeos. En España un 23% de la población vive de alquiler, frente al 32% de la media europea. Y estamos muy lejos del 50% de Alemania, el 45% de Austria o el 35% de Francia.

Imágenes: iStock/Davizrobernardbodo / carloscastilla 

Lo que contamos