Cuatro directoras nos cuentan cómo se abren paso en el sector inmobiliario

Tiempo de lectura: 7 minutos

Cada ocho de marzo, recordamos a aquellas mujeres que han luchado por la igualdad a lo largo de la historia. Nos vienen a la mente nombres de españolas como Clara Campoamor, Rosalía de Castro o Concepción Arenal, pero lo cierto es que no es necesario irse tan lejos. Cada día, miles de mujeres acuden a sus puestos de trabajo para dar lo mejor de sí mismas y derribar, poco a poco, los techos de cristal en su sector.

Para celebrar el Día Internacional de la Mujer, hablamos con cuatro mujeres que ocupan altos cargos en Sareb, en un sector que históricamente ha sido masculino, y que tienen mucho que decir sobre igualdad y el futuro que quieren para las nuevas generaciones. Son Ana Isabel Martínez, Marisa García, Pilar Loreto Guitérrez y Beatriz Hernández.

Contribuir al cambio es muy gratificante

Mujeres en el sector inmobiliario: Ana Isabel Martínez.

Ana Isabel Martínez estudió Matemáticas, especializándose en Fundamentales. Durante los primeros años de carrera se encontró con que el porcentaje de mujeres era muy bajo. Sin embargo, en los últimos años de especialización, si no había paridad, estaban cerca. “¡Demuestra lo perseverantes que somos!”, señala.

Hoy, Ana Isabel Martínez es CIO de Sareb. Su trabajo consiste en proporcionar los medios tecnológicos para aportar valor, facilitar y hacer más eficiente el trabajo de sus compañeros. “Me ofrece la oportunidad de aprender todos los días. La tecnología está en continua evolución y te obliga a hacer un reciclaje constante”, explica. “Ha pasado de verse como un centro de coste más a una palanca imprescindible para conseguir los objetivos de negocio, y hay que estar al día”.

A pesar de moverse en un entorno que históricamente ha sido masculino, Ana Isabel no se ha encontrado con obstáculos para lograr sus objetivos. “Me considero afortunada. Siempre me he sentido apoyada por mi familia durante mis estudios o por mis responsables en el mundo laboral. En caso de encontrarlos, los afrontaría de frente y demostrando con mi actitud, trabajo y resultados que estoy preparada para saltar los obstáculos que me encuentre en el camino”, asegura.

Invito a todas las mujeres que ocupan puestos de responsabilidad a participar de alguna forma en estas iniciativas. Hacen falta referentes
Ana Isabel Martínez, CIO de Sareb

Para romper definitivamente el techo de cristal en el sector inmobiliario, considera que hace falta el apoyo de las instituciones, la esponsorización de la alta dirección y la colaboración de los compañeros. “En cuanto a lo que está en nuestras propias manos, tenemos que creérnoslo, contribuir a que el cambio ocurra y predicar con el ejemplo”, añade.

“Hay muchos movimientos para promover la presencia de las mujeres en todas las capas del mundo laboral, y estoy segura de que el esfuerzo no va a quedar en saco roto. Invito a todas las mujeres que ocupan puestos de responsabilidad a participar de alguna forma en estas iniciativas. Hacen falta referentes y contribuir personalmente al cambio es muy gratificante”.

El incremento de mujeres en puestos de dirección, cuestión de tiempo

Marisa García.

Marisa García Camarero forma parte de la familia de Sareb desde 2013. Como directora de Asuntos Legales, se encarga de ofrecer asesoramiento jurídico y agilizar los procesos de conversión de los activos financieros en inmobiliarios. Por su parte, como secretaria del Consejo de Administración, es responsable de que los órganos de gobierno desempeñen su función de manera eficiente y respetando los estándares de gobierno corporativo.

“Trabajo en un ambiente estupendo con unos compañeros diez, viendo asuntos sobre temas muy distintos. Mi día es cualquier cosa menos aburrido o monótono, y aprendo algo nuevo a diario. Eso es un lujo”, señala. “Además, Sareb nos ofrece la libertad para ‘salir del manual’, innovar, buscar soluciones nuevas y reinventarnos. Profesionalmente es muy estimulante y motivador”.

Aunque exista una clara tendencia para incrementar el número de mujeres en los Consejos, lo cierto es que está costando
Marisa García, directora de Asuntos Legales y secretaria del Consejo de Administración de Sareb

Marisa García tiene claro que solo es cuestión de tiempo que haya más mujeres en puesto como el suyo. “En el mundo de las asesorías jurídicas de las empresas hay tantas o más mujeres que hombres y eso hace que los puestos de dirección ya se ocupen por mujeres de forma habitual”, señala. Sin embargo, en las secretarías de Consejo se va un poco más despacio. “Aunque exista una clara tendencia para incrementar el número de mujeres en los Consejos, lo cierto es que está costando”.

A las niñas o mujeres que quieren seguir una carrera como la suya, les aconsejaría que estudien lo que les guste y les haga feliz. “Que no tengan en cuenta otras consideraciones y mucho menos la de si es un trabajo ‘de mujeres’ o no, porque lo único importante es que te apasione tu trabajo, todo lo demás viene solo”.

Entornos que favorezcan el equilibrio

Mujeres en el sector inmobiliario: Pilar Loreto.

El trabajo de Pilar Loreto Gutiérrez le permite tener una visión global de todo lo que sucede en la compañía. Como directora de Planificación, se encarga de confeccionar el plan de negocio y el presupuesto anual, hacer un seguimiento periódico de los mismos y reportarlo a los órganos internos y a los supervisores externos.

Tradicionalmente, su rol se relacionaba con la figura masculina. “Si pensabas en el CFO de una compañía te venía a la mente una figura masculina, no se pensaba a priori en una femenina”, explica. “No obstante, poco a poco esto está cambiando y cada vez hay más mujeres a cargo de los departamentos de Finanzas. El principal problema al que se enfrentan las mujeres es que por desgracia tienen que demostrar cada día lo que valen y que se merecen el cargo que ocupan, sin descanso. Este sobreesfuerzo nos permite subir en las compañías, pero hasta un cierto nivel”.

Antes la mujer tenía que renunciar a su carrera profesional en beneficio de su vida personal, pero eso ya ha cambiado y no estamos dispuestas a renunciar a nada
Pilar Loreto Gutiérrez, directora de Planificación de Sareb

Ella misma se vio obligada a decidir entre ser madre o directora en una multinacional. Como lo tenía claro, dio un giro a su carrera profesional para encontrar otra compañía en la que pudiese formar una familia y seguir desarrollando su carrera. “Antes la mujer tenía que renunciar a su carrera profesional en beneficio de su vida personal, pero eso ya ha cambiado y no estamos dispuestas a renunciar a nada porque ambos mundos pueden ser compatibles”. Aunque para ello, recalca, deben crearse entornos que favorezcan el equilibrio no solo sobre el papel, sino de forma real.

Pilar es socia de Women in Real Estate Spain (WIRES), una iniciativa que busca potenciar la figura de las mujeres en este sector y servirles de plataforma, punto de encuentro y networking. “Es una gran iniciativa de la que me enorgullezco de ser socia”, señala.

La directora de Planificación de Sareb también hace referencia a Inspiring Girls, un proyecto que conecta mujeres profesionales con niñas para motivarlas, contarles por qué eligieron su profesión y cómo es su día a día en el trabajo. El objetivo, comenta Pilar, es inspirar a estas jóvenes para que descubran que con esfuerzo y tesón pueden romper todos los techos de cristal y llegar a donde ellas quieran.

“Estas mujeres cuentan sus experiencias inspiradoras y ayudan a las niñas en edad escolar a superar estereotipos de género y a elegir el camino del esfuerzo para llegar a ser lo que quieran en el futuro”, explica. “No hay profesiones de chicos y de chicas. ¡Niñas sin límites!”.

Muchos sesgos todavía presentes

Beatriz Hernández.

Como directora de Árqura Homes, el vehículo de Sareb para la gestión y promoción de una parte de su cartera de proyectos residenciales, el objetivo principal de Beatriz Hernández es entregar 17.000 viviendas de la compañía en los próximos siete años. “Un proyecto exigente, pero apasionante”, declara. Desde que se incorporó a la compañía en 2013, ha tenido diferentes responsabilidades, todas relacionadas con el desarrollo y la venta de promociones inmobiliarias.

En su carrera laboral no se ha encontrado con obstáculos, pero sí con diferencias, sobre todo al inicio. “Se ha mejorado mucho en todo este tiempo, pero también es cierto que en algunas ocasiones me ha tocado demostrar mis capacidades más que a algún otro compañero. He ido aprendiendo a lo largo de mi vida laboral y personal a luchar contra este tipo de actuaciones y, por supuesto, mi filosofía ante ellas es tolerancia cero”, señala.

La directora de Árqura Homes atribuye muchos de los sesgos que aún hoy siguen existiendo a motivos educacionales. Por ello, y aunque no cree en la paridad impuesta, sí considera que trabajar en la igualdad es necesario para avanzar en la concienciación de las compañías y en la reeducación de los sectores tradicionalmente masculinos.

La igualdad de oportunidades para las mujeres en puestos de responsabilidad está todavía algo lejos
Beatriz Hernández, directora de Árqura Homes

“La igualdad de oportunidades para las mujeres en puestos de responsabilidad está todavía algo lejos. Se está trabajando en ello y es fundamental la concienciación de las compañías y la labor que se hace desde las instituciones, pero considero que todavía es un problema con una parte educacional importante, tanto de hombres como de muchas mujeres, que seguimos teniendo algunas ideas que impiden superar estas barreras”, declara. «Es sorprendente la cantidad de sesgos que muchas de nosotras tenemos presentes todavía en la actualidad”.

En su caso, lo tiene claro. “Considero que se deben valorar las capacidades personales y lo que aporta cada individuo al proyecto, independientemente del género”, declara. “Lo que tiene sentido es que el trabajo lo desarrolle el perfil que mejores capacidades tenga, sin valorar si es mujer o no”.

Asimismo, Beatriz hace hincapié en que es fundamental seguir avanzando en la mejora de las condiciones de conciliación, “no para establecer una diferencia entre trabajadores, sino para que realmente la conciliación no suponga ningún impedimento en el desarrollo de las carreras de los profesionales”.

A las niñas o jóvenes que están decidiendo qué camino seguir en el futuro, Beatriz Hernández les anima a luchar por hacer y ser lo que quieran ser. “Que no intenten imitar ni a hombres ni a otras mujeres por el mero hecho de tener una carrera profesional ‘brillante’”, aconseja. “Le toca a cada una decidir lo que quiere hacer y cómo lo quiere hacer”.

Imágenes | Ana Isabel Martínez, Marisa García, Pilar Loreto Gutiérrez, Beatriz Hernández

Lo que contamos