La orientación importa: ¿cuál es la mejor para tu vivienda?

Tiempo de lectura: 5 minutos

“Supongo que haría la reforma de la casa con toda la ilusión del mundo, pero con la terraza se lució”. Matilde Lagoa es una de las propietarias de una casa de indianos situada en la comarca de A Mariña (Lugo). Se refiere así al emigrante retornado que reformó el chalé a principios del siglo XX y que consideró la orientación de la vivienda como si aún estuviera en Cuba. Allí, una terraza al norte es una gran idea para evitar los rigores del sol. En el norte de España, no lo es.

Elegir la orientación de una vivienda tiene mucha más importancia de lo que parece. El caso de esta casa de indianos es un ejemplo de lo que supone escoger la orientación equivocada. Terrazas que apenas se pueden disfrutar por estar orientadas al norte, humedades en las paredes o facturas de la luz desorbitadas son algunas de las consecuencias.

Orientación de la vivienda, un factor fundamental

Sombra por la orientación de la vivienda

Que la orientación de una casa es fundamental es algo que Rebeca Fernández, propietaria de un piso en Gijón, sabía bien cuando se mudó hace 40 años.

“Venía de una vivienda con la fachada al norte que era una nevera y tenía humedades. La cambié por otra con la fachada principal orientada al suroeste”, explica Rebeca. “Recibe sol casi todo el día. Por la mañana, en la parte trasera, orientada al noreste y protegida por otros edificios, donde están los cuartos de baño y la cocina. A partir del mediodía, en los dormitorios y salones, que dan al frente”.

“Venía de una vivienda con la fachada al norte que era una nevera y tenía humedades. La cambié por otra con la fachada principal orientada al suroeste”

Además, Rebeca cambió hace pocos años las antiguas ventanas de su vivienda por otras más aislantes. “Desde entonces, solo pongo la calefacción entre diciembre y marzo, y ni siquiera todos los días. Cuando se lo digo a mis amigas, no me creen. Hay años que ellas la encienden ya en octubre o noviembre y aún la usan algún día en mayo”, añade.

Cuál es la mejor orientación de la vivienda y por qué lo es

Fachada y orientación de la vivienda

“Es una pena no utilizar una terraza de 90 metros cuadrados con vistas a un precioso jardín de setos, pero es que nos morimos de frío hasta en verano. Es raro el día que podemos celebrar allí una comida familiar o, simplemente, estar un rato leyendo”, lamenta Matilde Lagoa. En realidad, la mejor orientación para una vivienda depende en gran medida del clima de la zona.

“Es raro el día que podemos celebrar allí una comida familiar o, simplemente, estar un rato leyendo”

Esto es algo que tenía muy claro el arquitecto de otra casa de indianos, esta situada en Comillas (Cantabria). Como la afición favorita de su dueño era coleccionar plantas exóticas americanas, pero el clima en Cantabria no las favorecía, el invernadero se orientó al sur. Alrededor de él se dispusieron las estancias ordenadas de tal manera que el sol acompañara a su propietario a lo largo del día. El arquitecto se llamaba Antoni Gaudí y la casa, El Capricho.

Por norma general, en el hemisferio norte la orientación sur es la más deseada. Esto se debe a que las viviendas así orientadas son las que reciben más horas de luz solar a lo largo del año. Incluido el invierno, cuando el sol está más bajo, ya que la casa estará expuesta también a mediodía. Esto supone un importante ahorro de energía, tanto en iluminación como en calefacción.

Sin embargo, la orientación sur no siempre es la más adecuada. En lugares como el norte de España, puede suponer un ahorro del 70% en la factura de energía. En climas muy cálidos, como en Andalucía, puede no compensar el aumento del gasto en aire acondicionado en verano.

Cómo elegir vivienda teniendo en cuenta el clima

Elegir vivienda según orientación

¿Qué hacer si lo que queremos es elegir vivienda en un lugar cálido? En este caso, la máxima sigue siendo la misma: hay que escogerla en función del clima de la zona. En esas áreas, es mejor tener en cuenta el intenso calor del verano para ahorrar en aire acondicionado. Si la vivienda tiene orientación sur, recibirá sol casi todo el día, aunque se pueden tomar medidas para aplacar su incidencia. Unos toldos o voladizos servirán para hacer sombra.

La óptima en zonas más cálidas

Tal vez la orientación más problemática en el sur sea la oeste, si lo que queremos es escapar del calor. Los rayos del sol de la tarde son tan oblicuos, que es muy difícil proteger la vivienda de ellos. La inercia térmica de los muros complicará incluso el sueño en verano. En cualquier caso, las orientaciones más frescas serán, por norma general, el norte o el este, ya que el sol de la mañana es más débil.

Al elegir vivienda según su orientación, hay que tener en cuenta más factores que la incidencia del sol. Por ejemplo, el viento dominante en la zona y lo expuesta que está la fachada al mismo pueden ser determinantes en problemas de humedades.

Sombras y ventilación cruzada

También conviene observar si la vivienda está rodeada de edificios o elementos que le hagan sombra, en cuyo caso la orientación no será tan relevante. En el caso de la ventilación cruzada, en viviendas con fachadas a este y oeste se ve muy favorecida, sin renunciar a un buen número de horas de sol.

Cómo convertir la disposición de la vivienda en aliada

Salón de vivienda con iluminación natural

En muchas ocasiones no es posible elegir la orientación del edificio porque ya está construido. En este caso, tenemos todavía un as en la manga. Solo hay que recordar lo que hizo Gaudí con la finca El Capricho: distribuir las estancias de tal manera que el sol juegue a nuestro favor.

“Cuando mi padre compró la casa en 1970, redistribuyó las habitaciones, supongo que escarmentado por el asunto de la terraza”, destaca Matilde Lagoa. “La cocina, la despensa y los cuartos de baño dan al norte. En la fachada este están otras estancias, como un comedor y el despacho, que se calientan durante la mañana. Antiguamente eran salones de baile. Supongo que, a las nueve de la noche, bailarían el charlestón con el abrigo puesto”, bromea.

Al oeste están el salón y la mayoría de los dormitorios. Y hay una enorme galería con cristaleras que da al sur. “Mi madre se pasaba en ella las horas, cosiendo o leyendo. Allí no hay calefacción, pero la galería siempre está caliente y tiene mucha luz”, concluye Matilde.

Imágenes | Unsplash: Craigh McLachlan, sean Kong, Vidar Nordli-Mathisen, Maria Bobrova, Sidekix Media

 

Lo que contamos