Las cinco prioridades de quienes han comprado o alquilado tras el confinamiento

Tiempo de lectura: 5 minutos

La demanda de vivienda ha sufrido un descenso moderado tras la irrupción de la Covid-19, según recogen informes como el elaborado Fotocasa, que asegura que antes de la pandemia un 14% de los particulares entre 18 y 65 años estaban buscando alquiler, una cifra que se reduce al 13% tras el inicio de la misma En compraventa la bajada es mayor, pero dentro de unos parámetros razonables: se ha pasado del 15% de particulares buscando casa en propiedad al 13% actual.

La demanda ha disminuido poco porque mientras algunas personas han dejado de buscar casa, otras han comenzado a hacerlo, lo que ha dibujado un nuevo perfil de demandante que, además, esgrime otros motivos a la hora de explicar su incorporación al mercado de demandante de vivienda.

Hemos hablado con tres de estos nuevos perfiles que buscan casa para saber qué les ha llevado a plantearse un cambio de su actual vivienda y qué es lo que buscan en su próximo hogar. Mónica C. es propietaria de un piso sin cargas hipotecarias en Getafe (Madrid) del que nunca había planteado desprenderse, pero del que hace unos meses cuelga el cartel de “Se vende”. José Bodelle vive con su mujer en el centro urbano de Madrid en un piso que aún están pagando, pero quieren pasar los próximos meses lejos de la capital. Y, finalmente, Alberto Fernández y su pareja vivían de alquiler y acaban de adquirir una vivienda en Valdebebas con unas características muy influidas por las semanas de enclaustramiento.

Espacios al aire libre

Es la principal prioridad de los tres entrevistados. Para ellos esta característica ha adquirido especial relevancia, como también confiesa el 17% de los encuestados por Fotocasa (antes de la pandemia solo el 11% de los demandantes la tenía en cuenta).

En el caso de Alberto Fernández, su pareja y él tomaron la decisión tras los meses de confinamiento. “Dudábamos entre adquirir una vivienda más céntrica sin zonas comunes, u optar por otra más alejada pero con servicios como piscina y zonas verdes. Después de tantas semanas en casa tuvimos claro que lo mejor era esta última, que, además, cuenta con terraza y buena iluminación natural”.

En contacto con la naturaleza

José Bodelle y su mujer han dado un paso más. Hasta ahora vivían en Madrid en un piso en propiedad, pero tras pasar el verano en Galicia han decidido alquilar una casa para el invierno ante la posibilidad de que haya nuevos confinamientos.

“Dudábamos entre adquirir una vivienda más céntrica sin zonas comunes, u optar por otra más alejada pero con servicios como piscina y zonas verdes. Después de tantas semanas en casa tuvimos claro que lo mejor era esta última»

Alberto Fernández, acaba de comprador de vivienda en Valdebebas

“Buscamos una casa con finca, en un entorno rural y cercana a un núcleo de población con servicios que nos faciliten el desarrollo de nuestro trabajo (ambos trabajan completamente en remoto) y también de nuestro ocio. Por ejemplo, es fundamental tener acceso a conexión por fibra óptica. Así, si hay confinamientos, se nos harán mucho más llevaderos que el que ya hemos pasado en nuestro piso de Madrid, sin aislarnos del mundo, que tampoco es lo que pretendemos”, nos cuenta.

Más amplitud y flexibilidad

Uno de los problemas que han encontrado muchas personas en su vivienda durante estos meses es la escasez de espacio. “El confinamiento de la pasada primavera nos puso a prueba a todos, al fin y al cabo fue una experiencia traumática, y buscamos reponernos de ella. No nos vemos haciendo una sola sesión más de cardio delante del televisor tropezando con los muebles ni organizando turnos otra vez para poder salir aunque sea a la compra”, reconoce Bodelle .

Son cuestiones en las que muchas personas no habían reparado porque hasta ahora apenas pasaban tiempo en su vivienda y no necesitaban esos espacios. “Pasar tanto tiempo en casa te hace valorar aún más el hogar”, reconoce Fernández. “A nosotros nos gusta mucho viajar, hacer deporte, salir a tomar algo, cenar fuera… Pero en estos meses nos hemos dado cuenta de que también estamos muy a gusto en casa”.

«No nos vemos haciendo una sola sesión más de cardio delante del televisor tropezando con los muebles ni organizando turnos otra vez para poder salir aunque sea a la compra”

Jose Bodelle, propietario de un piso en Madrid y en busca de una casa de alquiler en Galicia

Viviendas saludables

El caso de Mónica C. es una muestra de cómo las viviendas pueden tener algunas veces un impacto negativo en la salud de las personas. En su piso actual no tiene problemas de espacio, dispone de 112 m2 y es muy luminoso. Lleva viviendo en él desde hace 19 años, no tiene hipoteca y es donde han crecido sus dos hijos. Nunca pensó en mudarse… hasta que llegó marzo de 2020 y todo cambió.

“Tras varias semanas sin salir de casa por el estado de alarma y con la tensión descompensada (sufre de hipertensión), un día me levanté y lo primero que le dije a mi marido fue: ‘Yo quiero una casa con patio’. Y en esas estamos”. Ahora esperan vender cuanto antes su piso para comprarse un chalet adosado con patio que le permita “no tener un techo sobre la cabeza todo el día, tomar el aire y, si se puede, poner una pequeña piscina”.

El precio

El coste de una vivienda siempre es una de las principales prioridades tanto para los que compran como para los que alquilan. Ya lo era antes de la pandemia y lo sigue siendo ahora. Según el análisis de Fotocasa, es el principal motivo que ayuda a dar el paso al 25% de los que buscan un inmueble.

“Tras varias semanas sin salir de casa por el estado de alarma y con la tensión descompensada (sufre de hipertensión), un día me levanté y lo primero que le dije a mi marido fue: ‘Yo quiero una casa con patio’. Y en esas estamos”

Mónica C., propietaria de un piso en Getafe que quiere cambiar por un chalet

Sin embargo, y a pesar de la situación económica actual y de algunos estudios, nuestros entrevistados creen que, de momento, han bajado poco o nada. “Más bien al contrario, aguantamos unas semanas para ver si bajaban los precios o salía alguna oferta, pero vimos que cada vez iban quedando menos viviendas libres de las que teníamos seleccionadas. Preguntamos a diferentes personas del sector y todos nos dijeron lo mismo, a corto plazo no hay previsión de que bajen, por lo que decidimos dar el paso y comprar”, nos cuenta Alberto Fernández.

Una visión que también comparte Bodelle.: “Los precios de alquiler de las casas en la zona que estamos buscando siguen más o menos igual que el año pasado. Tal vez se nota alguna pequeña rebaja en pisos que llevan tiempo sin alquilarse, pero muy ligera”.

Imágenes: iStock/KatarzynaBialasiewicz, Ruth Peterkin, silverkblack, richard johnson, RomanBabakin

Lo que contamos