Trabajar desde casa: 3 teletrabajadores nos explican cómo se organizan para conciliar vida familiar y laboral

Tiempo de lectura: 5 minutos

Para muchos, trabajar desde casa es una forma de vida muy codiciada por ser dueños de su tiempo, pero ¿es tan sencillo como parece? Para que el trabajo sea realmente productivo y rentable será necesaria una buena organización y disciplina, de modo que se evite que el tiempo personal y el laboral puedan mezclarse afectando a una u otra parcela.

Tres trabajadores autónomos desvelan sus claves para que conciliar vida profesional y personal desde casa sea todo un éxito.

Definir el espacio de trabajo y el personal

Si las dimensiones de la vivienda lo permiten, es aconsejable asignar un espacio exclusivo para trabajar. Carlos, periodista freelance que colabora con distintos medios, aconseja destinar “aunque sea un pequeño rincón o una habitación de reducidas dimensiones” para crear una zona de trabajo en la que “poder concentrarse, sin distracciones”. “Mantener los límites físicos entre la vida personal y el lugar destinado al trabajo resulta fundamental”, explica.

Será necesario invertir en mobiliario -mesa, silla y zonas de almacenaje- que resulte cómodo. Un teletrabajador también pasa muchas horas sentado frente al ordenador, por lo que una buena silla de oficina, especialmente un modelo de diseño ergonómico, será fundamental para adquirir una buena postura.

Anoto todo lo que tengo que resolver al día siguiente, por orden de prioridades, de forma que al ponerme a trabajar tengo muy claro por dónde debo empezar. Y a final de cada semana reviso el estado de los proyectos en los que estoy trabajando para cumplir con los timings establecidos con los clientes
María A., fotógrafa especializada en arquitectura y diseño

La aclimatación e iluminación de la zona de trabajo serán también aspectos que tendremos que cuidar si queremos ser realmente productivos. La luz natural permitirá que la vista no se canse tan rápido. Y si no es posible disponer de espacios exteriores o cuando se trabaje por la noche, escoger una lámpara de sobremesa con un tipo de bombilla blanca y fría permitirá que la vista se canse menos, de modo que podremos desarrollar nuestra labor de forma más confortable.

Establecer un horario (y cumplirlo)

Probablemente es uno de los grandes inconvenientes de trabajar desde casa. Marcarse un horario de trabajo y cumplirlo, como si se tratara del horario laboral de una empresa, resultará esencial.

Pol, diseñador gráfico, desvela sus problemas a la hora de establecer un horario razonable para conciliar su vida profesional y personal al trabajar desde casa. “Al principio me costaba mucho instaurar un horario concreto y, sobre todo, cumplirlo. Sabía a qué hora empezaba a trabajar pero nunca a qué hora iba a terminar, hasta que mi vida personal se vio afectada por el descontrol. Desde hace un tiempo, empiezo a trabajar a las 9h de la mañana, hasta las 14h y de 15h a 18h, por la tarde. Lo cumplo a rajatabla, excepto en ocasiones muy puntuales, cuando es necesario dedicarle más tiempo”, desvela. Eso sí, si el volumen de trabajo me lo permite, hago excepciones para dedicar algunas de estas horas a quehaceres personales, por ello elegí esta forma de vida, para ser dueño de mi propio tiempo”, matiza.

Descubrí la Técnica Pomodoro hace unos años. Utilizo un temporizador para fraccionar el tiempo en intervalos indivisibles de 25 minutos dedicados exclusivamente al trabajo sin interrupciones, seguidos de 5 minutos de descanso. Cada intervalo se conoce como pomodoro y tras cuatro pomodoros se pueden hacer pausas un poco más largas
Carlos, periodista

Junto al horario, es recomendable planificar el trabajo adecuadamente. Una planificación diaria permitirá gestionar correctamente el tiempo dedicado al trabajo para ser más productivo. María, fotógrafa especializada en arquitectura y diseño, dedica los últimos minutos del día a organizar y planificar la siguiente jornada laboral. “Anoto todo lo que tengo que resolver al día siguiente, por orden de prioridades, de forma que al ponerme a trabajar tengo muy claro por dónde debo empezar. Y a final de cada semana reviso el estado de los proyectos en los que estoy trabajando para cumplir con los timings establecidos con los clientes”.

Sin distracciones y con tiempos de descanso

Al trabajar desde casa es muy fácil distraerse con las redes sociales, los whatsapps, el correo electrónico personal o las llamadas de teléfono. Marcarse una rutina, unos tiempos de descanso y evitar caer en la tentación de gestionar temas personales cuando se está concentrado en el trabajo ayudará a ser más productivo y cumplir con la planificación preestablecida.

“Descubrí la Técnica Pomodoro hace unos años, un recurso muy sencillo para administrar el tiempo de trabajo.”, explica Carlos. “Utilizo un temporizador para fraccionar el tiempo en intervalos indivisibles de 25 minutos dedicados exclusivamente al trabajo sin interrupciones, seguidos de 5 minutos de descanso”, relata el periodista. Cada intervalo se conoce como pomodoro y tras cuatro pomodoros se pueden hacer pausas un poco más largas. Este método, desarrollado por Francesco Cirillo durante la década de los 80, permite desarrollar el equilibrio adecuado entre tiempo de trabajo y los momentos de descanso necesarios para lograr un trabajo más efectivo y mayor agilidad mental.

Al principio me costaba mucho instaurar un horario concreto y, sobre todo, cumplirlo. Sabía a qué hora empezaba a trabajar pero nunca a qué hora iba a terminar… Desde hace un tiempo, empiezo a trabajar a las 9h hasta las 14h y de 15h a 18h. Lo cumplo a rajatabla, excepto en ocasiones muy puntuales, cuando es necesario dedicarle más tiempo
Pol, diseñador gráfico

Aunque es posible que este método no funcione para todos los teletrabajadores, en muchos casos es muy efectivo, ya que es posible mantener la concentración al máximo durante cada intervalo y se eliminan las interrupciones, por lo que aumenta la productividad y creatividad, aspectos esenciales en algunas profesiones liberales, como diseñadores, periodistas, estilistas, fotógrafos, etc.

Nuevas tecnologías, grandes aliadas ¿o no?

Gracias a las nuevas tecnologías, estamos permanentemente conectados, una gran ventaja para muchos, pero en el caso de los teletrabajadores puede resultar también un inconveniente. Contar con dos teléfonos móviles, si es posible, servirá para diferenciar los momentos de trabajo de los de ocio.

“Hace un tiempo trabajaba con un solo teléfono móvil y una única cuenta de correo electrónico, en el que recibía las llamadas profesionales y personales y todos los emails, por lo que nunca llegaba a desconectar. Miraba el correo profesional en mi tiempo personal o contestaba llamadas privadas en horas de trabajo, por lo que al final perdía tiempo de ocio o laboral. Decidí tener dos teléfonos, uno para mi vida personal y el otro para el trabajo, y los utilizo cada uno en su momento. He conseguido centrarme en cada aspecto cuando es necesario, soy más productiva en el trabajo y disfruto más y mejor de mi vida personal”, relata María.

En definitiva, crear un entorno físico y mental separado servirá para ser más eficiente y disciplinado cuando es necesario, sin perder la motivación y el propósito que lleva a los teletrabajadores a escoger esta forma de vida.

Imágenes / iStock y María A.

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos