‘Build to rent’: la nueva fórmula que apuesta por construir casas para alquilarlas

Tiempo de lectura: 4 minutos

El mercado de la vivienda en España tiene un nuevo favorito: el fenómeno build to rent. Como su propio nombre indica, se basa en la premisa de construir viviendas nuevas para destinarlas únicamente al alquiler. La tendencia, que nació en Reino Unido, está captando el interés de numerosos inversores, tanto nacionales como internacionales.

En España, los promotores del build to rent se han encontrado con un mercado en el que el alquiler cobra cada vez más importancia. Buscan cubrir la demanda generada por numerosos jóvenes (y no tan jóvenes) que han dejado de lado la idea de comprar y buscan viviendas de alquiler de calidad en las que asentarse a largo plazo.

Las bases del build to rent

Se trata, en primer lugar, de unidades residenciales que se han construido específicamente para alquilar. Por ello, están hechas de materiales resistentes que no se dañan con el tiempo, en lugar de otros más atractivos a primera vista, pero menos duraderos.

Pero esto no es lo único que define el build to rent. Según la firma de servicios profesionales EY, estas viviendas son de nueva creación, cuentan con único propietario que posee todas las unidades (normalmente, 50 o más por cada complejo) y son gestionadas por profesionales, ya que operan como un negocio.

En definitiva, se trata de grandes complejos de viviendas creadas y pensadas para el alquiler, con precios competitivos y gestionados por empresas. El fenómeno da una vuelta de tuerca al sistema tradicional de alquiler, muy fragmentado y desigual al llevar años repartido entre pequeños propietarios. En España, sin ir más lejos, el 95% de las viviendas de alquiler está en manos de particulares.

Un mercado que abraza el alquiler

Como comentábamos, el fenómeno build to rent nació en Reino Unido, en donde los altos precios limitan la capacidad de compra de gran cantidad de la población. Lo mismo sucede en nuestro país. Uno de cada cinco españoles vive en régimen de alquiler y el 17% no tiene previsto comprar una vivienda ni a medio ni a largo plazo.

Detrás de estos datos están la precariedad laboral y los elevados precios de venta, pero también un cambio sociocultural. Muchos jóvenes no contemplan la idea de hipotecarse o de vivir en el mismo lugar toda su vida, por lo que apuestan por el alquiler.

El build to rent nace para satisfacer la demanda de nuevos inquilinos.

Según el informe ‘Experiencia en alquiler en 2017-2018’ de Fotocasa, el perfil del arrendatario español es mujer, entre 25 y 34 años, de clase media alta y con ingresos mensuales entre 10.000 y 20.000 euros. A la hora de buscar vivienda, da importancia al precio y a no tener que invertir en reformas.

Sin embargo, gran parte de la oferta no cumple con sus expectativas. Según el mismo estudio, el 78% de los encuestados señaló los precios como la dificultad más común en el proceso de alquiler. El 49% hizo referencia también al mal estado de las viviendas. Problemas a los que podría poner solución el fenómeno build to rent.

¿Cómo son estas viviendas?

En general, son pequeñas, cómodas y con muchos servicios. Están pensadas para satisfacer las necesidades de nuevas generaciones de inquilinos y construidas para que duren muchos años en buenas condiciones.

Según el informe ‘Private Rented Sector – Spain 2019’ de Knight Frank, el diseño es fundamental para alcanzar estos objetivos. Debe contribuir a crear comunidades y mejorar la eficiencia en las construcciones dedicadas al alquiler, en general.

La idea de crear comunidades es muy importante para que los inquilinos se encuentren a gusto y se queden más tiempo. Por ello, los complejos build to rent constan de numerosos espacios comunes. “Las áreas comunes deben incluir espacios de trabajo, terrazas comunitarias y gimnasios”, explican en el estudio.

“En lugar de generar ingresos adicionales, el objetivo de estas instalaciones es crear un sentido de comunidad. Todos estos aspectos ayudan a los inquilinos a conocerse mejor y, por consiguiente, a quedarse a largo plazo”.

El build to rent apuesta por fomentar la creación de comunidades.

Contar con todas estas áreas comunes hace las construcciones más eficientes, ya que muchos de los servicios que solían ofrecerse de forma individual en cada vivienda se encuentran ahora en zonas comunes. Los materiales juegan también un papel fundamental para lograr la eficiencia. “Deben ser lo más resistentes posible. Los acabados deben ser de alta calidad, fáciles de mantener, cómodamente reemplazables y duraderos”.

Otro punto fuerte de estos complejos es su diversidad, para alojar desde profesionales jóvenes hasta familias con niños. También se contempla la construcción de edificios destinados a residencias de estudiantes o ancianos y oficinas, por ejemplo.

Sus ventajas

Para inversores y promotores, el build to rent se presenta como una oportunidad para sacar partido al auge del alquiler. Por su parte, a los inquilinos les ofrece la posibilidad de acceder a viviendas en buen estado, con precios competitivos y a largo plazo.

Se trata, en definitiva, de una forma de profesionalizar el mercado del alquiler. Puede que en los próximos años veamos ya algunos ejemplos en nuestro país, ya que todo indica que el build to rent está llamando, y mucho, la atención de los inversores.

Imágenes | Unsplash/Hernan Lucio, Unsplash/Grant, Unsplash/CoWomen

Lo que contamos