Cinco claves para evitar que te timen en la reforma de tu casa

Tiempo de lectura: 4 minutos

A la hora de realizar una reforma en una vivienda, se plantean innumerables dudas. La mayoría están relacionadas con el diseño, el resultado final y los acabados. Pero también muchas con el proceso. ¿Cómo empezar? ¿cuánto me costará? ¿con qué profesionales debo contactar?

Detrás de estas preguntas se esconde, además, el temor a tomar una mala decisión y acabar sufriendo un engaño. Presentamos cinco pasos que es recomendable seguir para evitar timos o posibles sobrecostes; y, sobre todo, para poder afrontar el proceso de la reforma con total seguridad y sin temor a imprevistos económicos.

Elegir a los profesionales adecuados

A la hora de enfrentarse a una reforma en casa, sobre todo si es sencilla, es posible contactar por separado a los diferentes profesionales involucrados (fontaneros, electricistas y albañiles, por ejemplo). Sin embargo, enfrentarse a una reforma de esta manera requiere una importante tarea de planificación y ciertos conocimientos técnicos. Por lo tanto, no es recomendable para personas con poco tiempo o sin la formación adecuada.

En la mayor parte de los casos (y sobre todo si la reforma requiere grandes obras), lo más apropiado es contactar con una empresa de reformas que pueda coordinar a los diferentes profesionales y ofrecer un asesoramiento completo.

Antes de decantarse por una, es aconsejable solicitar diferentes presupuestos y barajar varias opciones. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda asegurarse de que la empresa de reformas tenga NIF, cuenta bancaria y un seguro de responsabilidad civil para evitar posibles problemas.

Definir de antemano proyectos y materiales

Normalmente, las empresas de reformas realizan simulaciones por ordenador de cómo quedará la nueva distribución. De esta forma, el cliente puede hacerse una idea del resultado final antes de las obras. Sin embargo, siempre es recomendable ver y tocar los materiales para comprobar sus acabados (azulejos, grifos, puertas, lámparas…). Los catálogos y las fotografías no son siempre fieles a la realidad.

Trucos para evitar problemas en la reforma de una casa.

Realizar cambios una vez iniciadas las obras puede llevar a posibles sobrecostes o problemas técnicos. Por ello, es muy importante tener muy claro desde el principio el resultado final que se espera. Y, sobre todo, haberlo discutido previamente con los profesionales de la reforma y plasmado por escrito en el contrato.

Especificar responsabilidades y garantías

Una fuga de agua, grietas o pequeños errores en las instalaciones eléctricas pueden ocasionar problemas en la propia vivienda o en las de los vecinos. Para adelantarse a estas posibles dificultades, es importante especificar por escrito cuáles son las responsabilidades de la empresa de reformas y qué garantías de calidad ofrece (esto incluye no solo la reparación de daños, sino también tareas de limpieza, por ejemplo).

Entra en juego también la seguridad de los trabajadores en caso de accidentes (uno de los motivos por los que es importante que las empresas cuenten con un seguro de responsabilidad civil). En una reforma en casa no está de más, por otro lado, consultar qué cubre el propio seguro del hogar, en caso de contar con uno.

Exigir garantías es fundamental a la hora de hacer una reforma en casa.

Establecer plazos y cerrar un presupuesto

Uno de los puntos fundamentales que se deben exigir es el cumplimiento de las fechas de inicio y fin de obra. Ambas deben indicarse en el contrato, junto a un plazo de garantía y la forma en la que se puede reclamar.

Otro aspecto básico es el presupuesto. Este debe cubrir absolutamente todas las partidas (en caso de dejar algo sin definir antes de comenzar las obras, la empresa podría exigir un coste demasiado elevado más adelante). Es muy importante revisar el presupuesto cuidadosamente y asegurarse de que no hay imprecisiones antes de firmar.

Una vez hecho esto, se puede acordar el precio final (con impuestos incluidos) y la forma de pago. Las asociaciones de usuarios suelen recomendar no pagar nunca más del 40% por adelantado, pedir la factura y abonar siempre el IVA. Sirve como garantía para reclamar en caso de problemas.

Plasmar todo por escrito

La OCU recomienda exigir documentos firmados aunque se trate de obras pequeñas. Para que un presupuesto firmado por ambas partes sirva como prueba ante futuros problemas o desperfectos, deben aparecer los siguientes datos:

  • La dirección y el NIF de la empresa
  • Las fechas de inicio y fin de obra
  • Precio completo y forma de pago
  • Plazo de garantía y forma de reclamar
  • Descripción detallada de los trabajos y los materiales a utilizar
  • Obligaciones de la empresa

Con estos seis apartados plasmados por escrito es más sencillo enfrentarse a una reforma en casa y evitar posibles timos y estafas. Una vez estipulado todo lo necesario con la empresa encargada de las reformas, solo faltaría tramitar los permisos y normativas en el ayuntamiento, armarse de paciencia y esperar a que terminen las obras para poder disfrutar de la nueva apariencia del inmueble.

Imágenes | Unsplash/Julie Johnson, iStock/ronstick, iStock/zlikovec

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos