Alquileres, ventas… Así está afectando el Covid-19 al sector inmobiliario

Tiempo de lectura: 4 minutos

Es complicado prever con detalle las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus Covid-19. Apenas hay certezas sobre cuál será la nueva situación cuando llegue el fin de la pandemia. El parón –económico y social– derivado de esta emergencia sanitaria ya ha generado un nuevo contexto en el que deberán desenvolverse todos los sectores para tratar de recuperar el ritmo previo a esta crisis.

A día de hoy, el impacto en el sector inmobiliario es difícil de cuantificar más allá de las evidencias. La compraventa de viviendas se ha paralizado, excepto en los casos más urgentes; la construcción de nuevas promociones ha experimentado una ralentización significativa, incluida su interrupción hasta el 13-14 de abril; y se ha frenado la formalización de hipotecas.

Las ventas se posponen (no cancelan)

Inmediatamente después de decretarse el estado de alarma en España, tanto el Consejo General del Notariado como el Colegio de Registradores de la Propiedad tomaron la iniciativa de regular la prestación de sus actividades. En ambos casos, se redujeron al mínimo sus servicios presenciales. Una de las consecuencias fue la ralentización de la firma de hipotecas, lo que propició que no se pudieran hacer efectivas operaciones de compraventa que ya estaban en marcha.

De momento, se desconoce el impacto de estas medidas. Las últimas cifras corresponden a enero de 2020, antes del comienzo de la crisis en España, cuando se registró una bajada interanual del 5,9%, según los notarios. Se prevé que las operaciones sufran una caída significativa a partir del mes de marzo.

No obstante, desde CBRE aportan cierto optimismo a la actual situación. En un encuentro digital celebrado a principios de abril sobre la situación del sector inmobiliario en España, explicaron que únicamente se habían cancelado un 4% de las operaciones de compraventa, aunque reconocen que se han visto afectadas de alguna manera el 57% de ellas. En cuanto al alquiler, la cancelación afecta al 3%.

«El tiempo que se tardará en volver a la normalidad determinará la evolución del sector. Se plantean tres situaciones: una evolución en V, con una recuperación rápida; en U, con un desarrollo más lento; o en L, más pesimista, con el inmobiliario entrando en shock estructural»

Por su parte, en lo que respecta a las nuevas promociones, y tras el Real Decreto aprobado el 29 de marzo por el que se paralizaron todas las actividades económicas no esenciales hasta el 9 de abril, la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Madrid (ASRPIMA) calcula que son 170 las promociones afectadas solo en la Comunidad. Esto supone que más de 157.000 viviendas pueden sufrir retrasos en su construcción.

Qué podemos esperar

La consultora Gloval ha publicado el informe ‘Consecuencias Coronavirus (Covid-19) en Real Estate’. Hay muchos factores que determinarán la evolución del sector inmobiliario hacia una u otra, y uno de ellos es el tiempo que se tarde en volver a la normalidad. Con ello, plantean tres situaciones posibles: una evolución en V, con un proceso de recuperación rápida; en U, con un desarrollo más lento; o en L, más pesimista “y en el que el mercado inmobiliario entraría en shock estructural”.

En el primero de los supuestos (escenario en V), se plantea una duración limitada del estado de alarma y de la restricción del movimiento, por lo que el parón es transitorio, de tan solo un trimestre. Las variables sectoriales como la compraventa, la firma de hipotecas y las obras iniciadas se recuperarán rápidamente. Esta situación sería diferente a la de 2008 y se asocia a crisis pandémicas.

«Algunas voces se han mostrado optimistas sobre el papel del inmobiliario en la recuperación económica, ya que puede ser una de las locomotoras que saque al país adelante, puesto que el turismo tardará más en recuperarse»

En esa línea, y aunque nadie niega que estas semanas de parálisis van a afectar al sector, algunas voces se han mostrado optimistas sobre el papel del inmobiliario en la recuperación económica del país. Por ejemplo, Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de Asprima y APCE, ha subrayado que “puede ser una de las locomotoras que saque al país adelante, ya que el turismo tardará algo más en recuperarse”.

Para la evolución en U, en Gloval han considerado que el estado de alarma se alarga por la necesidad de contar con más tiempo para la gestión sanitaria de la crisis. La comprar de viviendas y la firma de hipotecas quedan a expensas de la recuperación del empleo. La evolución al alza sería más tardía, como ya ocurrió en 2014.

La peor de las situaciones es la que se plantea en L. Ocurrirá si entramos en recesión y el empleo cae con fuerza debido al parón económico mundial. La compraventa de viviendas podría sufrir una bajada del 80%, según la consultora inmobiliaria, debido a la falta de compradores, aunque la oferta se mantendría ya que una parte de los propietarios necesitaría vender sus inmuebles. La obra nueva, por su parte, quedaría a la espera de financiación.

Desde la Asociación España de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI) contemplan que la crisis provocada por la Covid-19 traiga consigo una bajada media del 10% en el precio de la vivienda en el mercado español. En ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Málaga, Valencia o Palma de Mallorca estiman que la caída será menor y rondará entre el 5% y el 7%.

De momento, prevalece la incertidumbre. Todavía no se sabe cómo será la evolución de la pandemia y no están totalmente claras las medidas necesarias para luchar contra la propagación de la enfermedad. Además, los datos son escasos, lo que dificulta el cálculo del impacto de la crisis en la economía en general y en el sector inmobiliario en particular.

Imágenes: Pexels/Jovydas Pinkevicius, Pexel/PhotoMIX Ltd, iStock/tampatra

 

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos