Seis comprobaciones que deberías realizar antes de comprar tu plaza de garaje

Tiempo de lectura: 5 minutos

Comprar una plaza de garaje, como las que vende Sareb, es una opción que cada vez contemplan más ciudadanos. Las políticas destinadas a disminuir el uso del vehículo privado en las ciudades suelen incluir una reducción del número plazas de aparcamiento disponibles en la calle. Por eso, muchos conductores se plantean adquirir o alquilar su propio espacio para aparcar. Sin embargo, no es la única razón que impulsa este mercado.

Al igual que en el caso de las viviendas, muchos ahorradores encuentran en la compra de plazas de garaje y su posterior arrendamiento una fuente de rentabilidad. En el caso de ciudades como Madrid o Barcelona, su alquiler puede ofrecer un rendimiento superior al 6%. Se trata de activos de precio reducido que requieren poco mantenimiento, con gastos asociados pequeños.

También conviene tener en cuenta que prácticamente dos de cada tres viviendas en España no disponen de aparcamiento asociado. Este es un motivo más por el que cada vez más inversores y usuarios se plantean adquirir una plaza de garaje.

Al igual que en el caso de cualquier otro bien inmueble, la compra de un espacio para aparcar no deja de ser una inversión importante. Por ese motivo, conviene realizar una serie de comprobaciones previas que nos ayuden a asegurar la operación.

Estudiar la zona

En cuanto nos planteamos la compra de una plaza de garaje, lo primero que hay que estudiar es la zona en la que está ubicada. Tanto si se va a utilizar como si se va a alquilar, este análisis es importante para fijar el precio que estamos dispuestos a pagar por ella.

Plaza de garaje al aire libre

Entre los datos esenciales que debemos conocer se encuentra el precio medio de la zona, tanto de compra como de alquiler. De esta manera, responderemos a cuestiones tan básicas como si nos interesa más comprar o alquilar, o qué rentabilidad podremos obtener si estamos interesados en arrendarla.

Sin embargo, existen otros puntos relacionados con la zona que también conviene aclarar. Por ejemplo, si se encuentra en un área de prioridad residencial que requiera algún trámite para facilitar la circulación del vehículo que la vaya a ocupar. Incluso si el garaje está situado en una calle cuya circulación se corta algunos días al mes o al año por algún evento. Las plazas de garaje pueden llegar a tener un uso muy intensivo, por eso conviene tener en cuenta si se podrá ejercer sin problemas.

El tamaño lo es (casi) todo

Otra comprobación fundamental que se debe realizar tiene que ver con el tamaño de la plaza de garaje. Si se va a destinar a uso privado, conviene inspeccionar su tamaño y forma para saber si el vehículo o vehículos que vamos a estacionar en ella caben sin problemas. Esto incluye un espacio cómodo para abrir las puertas o, al menos, suficiente.

Espacio en plaza de garaje

Junto al tamaño, también es importante su situación respecto a columnas y otros elementos que puedan dañar la carrocería, así como su accesibilidad.

“Cuando compré mi plaza de garaje, solo tuve en cuenta que sus medidas permitieran que mi coche cupiera dentro de ella. Cuando llegué a aparcar el primer día tras la compra, me encontré con que el espacio que necesitaba mi vehículo para maniobrar en las zonas comunes no era suficiente. Las curvas para acceder a las rampas de bajada eran un infierno. Por no hablar de las maniobras que tenía que hacer para entrar en la plaza sin rozar los coches de la fila de enfrente. Al final, decidí arrendarla y pagarme otra en un garaje cercano”, nos explica José Abelleira, propietario de una plaza de garaje en Lugo.

Gastos recurrentes

Una vez que hemos elegido la plaza que nos conviene, debemos enterarnos de los gastos que lleva asociados y qué incluyen. Entre ellos destaca la cuota de la comunidad, un importe que puede llegar a variar mucho en función de los servicios que incluya el garaje.

Comprar plaza de garaje pagar impuestos

Un aparcamiento puede contar con vigilancia 24 horas, servicio de mantenimiento y limpieza, e incluso ascensores para desplazar los vehículos entre plantas. En función del número de propietarios, estos extras pueden subir considerablemente la cuota.

También es importante conocer el importe que se debe pagar cada año por el IBI y si este concepto se incluye o no en la cuota de la comunidad.

Gastos adicionales a la compra

Las plazas de garaje son bienes inmuebles cuya compra también se ve gravada por impuestos. Por eso es importante calcular de antemano cuánto nos va a costar cumplir con ellos.

Plaza en garaje subterráneo

Si la plaza de garaje la vende el promotor en primera entrega, habrá que pagar el 21% de IVA o el 10% si va a asociada a la compra de una vivienda nueva. Si es de segunda mano, habrá que hacer frente al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP). También hay que tener en cuenta el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD).

Otros gastos asociados a la compra que se deben tener en cuenta son los relativos a notaría, gestoría o registro, junto a los derivados de la hipoteca en el caso de constituir una.

Comprobar las cargas previas y propiedad

Este es uno de los pasos imprescindibles a la hora de comprar prácticamente cualquier bien inmueble. Sin embargo, no todo el mundo lo da. Pedir una nota simple al Registro de la Propiedad cuesta poco más de 10 euros y se puede hacer online. A cambio, nos ofrece información muy valiosa sobre la plaza de garaje.

Nota simple para comprar una plaza de garaje

En la nota simple, el Registro de la Propiedad nos indica si existen cargas previas sobre la finca y si se ve afectada por algún embargo. Incluso nos permitirá comprobar que el nombre de quien nos vende la plaza coincide con el registrado como titular y si existe algún usufructuario. También si estamos comprando una finca independiente o una participación indivisa de un local. En el caso de las concesiones en parkings de titularidad municipal, conviene aclarar además que la operación está debidamente autorizada.

También es recomendable pedir a la comunidad un certificado de que la plaza de garaje no tiene deudas y comprobar que está al corriente en el pago del IBI.

Construcción del garaje

La propia construcción del garaje es un elemento que se debe tener en cuenta antes de comprar una plaza. Más allá de la comodidad de los accesos, conviene comprobar que su iluminación es suficiente para sentirnos cómodos al caminar sobre él. También preguntar si cuenta con instalación o preinstalación para recargar coches eléctricos y que el sistema de ventilación es adecuado.

Columnas en una plaza de garaje

“Otra sorpresa que me encontré después de comprar mi plaza de garaje fue su sistema de ventilación mecánico. Resulta que no estaba conectado al exterior y lo único que hacía era recircular el aire interior. Por supuesto, hubo que corregirlo”, finaliza José Abelleira.

Imágenes | Istock: scyther5 matteo69 Chaiyaporn1144 AntonioGuillem Renovattio Nastco bruev

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos