El comercio electrónico, una nueva vida para las naves y polígonos industriales

Tiempo de lectura: 4 minutos

Con la llegada de la crisis, la venta y alquiler de naves industriales pasó por un momento delicado. Muchas empresas cerraron y otras redujeron sus instalaciones. Como consecuencia, numerosas naves quedaron desiertas y no pocos polígonos industriales de media España empezaron a funcionar a medio gas.

Una década después, con el auge del comercio electrónico, estos polígonos y naves industriales están viviendo una segunda vida. Y es que las empresas, en cuanto alcanzan un cierto volumen de pedidos, precisan grandes espacios para almacenar su stock. Y no cualquier tipo de espacio, deben cumplir unos requisitos determinados no solo en cuanto a dimensiones, sino también en lo que se refiere a situación y comunicaciones.

Cataluña encabeza la lista de comunidades autónomas con mayor número de polígonos industriales. En total suma 1.424, lo que representa el 24% del total en España. 44.000 empresas disfrutan de suelo industrial.

Naves y polígonos para el e-commerce

Generalmente, las naves industriales más adecuadas para el comercio electrónico suelen ser de gran tamaño. En caso de que la empresa que se dedique al e-commerce sea de gran envergadura, como Amazon, necesitará no solo una o varias naves. Es posible que incluso llegue a precisar de un polígono industrial al completo.

Paralelamente, el polígono en el que se instalan una o varias naves de una gran empresa dedicada al e-commerce suele revitalizar las que quedan en los alrededores. Se produce un efecto llamada. Y otras empresas relacionadas con ellas, generalmente más pequeñas, tienden a instalarse cerca.

El comercio electrónico, una nueva vida para las naves y polígonos industriales

En muchos casos, la empresa en cuestión suele construir un centro logístico en terrenos anexos a polígonos industriales ya existentes. Es lo que ha decidido hacer Amazon, por ejemplo, en los alrededores de Barcelona. Allí, en el polígono industrial Can Roqueta de Barberá del Vallés, abrirá su quinto almacén logístico en Cataluña. Tendrá nada menos que 80.000 metros cuadrados y será el segundo más grande de la compañía en la región.

También hará lo mismo en Sevilla. Allí, la multinacional acaba de confirmar que levantará otro nuevo almacén en la Zona de Actividades Logística del Puerto de Sevilla, de unos 30.000 metros cuadrados.

En todos los casos, las naves y polígonos industriales que más demanda están situados a las afueras de las ciudades. Sobre todo en los alrededores de capitales de provincia o aquellos emplazados al borde de carreteras de gran capacidad. Es lo que sucede a lo largo de la A-3, en varios puntos de la Comunidad de Madrid.

Incluso en Illescas (Toledo), a 35 km de Madrid, nos encontramos con una zona de naves industriales que no para de crecer. Ya ha visto instalarse en ella a Amazon. Y pronto será la sede de una de las naves logísticas de H&M. Esto se debe a que las necesidades de espacio complican el alquiler, compra o construcción de este tipo de instalaciones en el interior de los núcleos urbanos.

Cerca de grandes ciudades, mayor demanda

El crecimiento en el alquiler, compra y construcción de naves industriales, una tipología de activos que comercializa Sareb y que puede consultarse en su web, ha sido progresivo desde mediados de esta década. Pero no ha sido homogéneo en toda España. Se ha notado sobre todo en zonas como Madrid y Barcelona. También en áreas cercanas a puertos y nudos de comunicaciones, como Sevilla o Valencia. Y ha sido más notable desde 2016.

Ese año, según un informe sobre el mercado logístico de la Comunidad de Madrid en 2016 elaborado por la consultora Gesvalt, el sector de las naves industriales comenzó a repuntar en la región. Sobre todo en la zona del Corredor del Henares, que entonces concentraba el 80% de las operaciones en la Comunidad. Pero poco a poco la tendencia a concentrar el alquiler, construcción y venta de naves en la comunidad ha ido cambiando.

El comercio electrónico, una nueva vida para las naves y polígonos industriales

Ya ese mismo año comenzaron a aumentar los alquileres de naves industriales en polígonos de Las Rozas, Tres Cantos y Pozuelo. Mientras, durante 2018 comenzaron a ponerse en marcha planes para la construcción de nuevos polígonos.

Por ejemplo en Arganda del Rey, donde se levantará un polígono de varios cientos de miles de metros cuadrados. Estará destinado a convertirse en un gran centro para comercio electrónico. Constará de una decena de parcelas de entre 140.000 y 350.000 metros cuadrados cada una. Se espera que esté listo en 2020.

También en el polígono de la Zona Franca de Barcelona se vive un cierto renacer gracias al comercio electrónico, con ejemplos como la nueva plataforma logística para Mercadona, de 10.500 metros cuadrados. La compañía la destinará exclusivamente a la venta online.

El aumento del volumen de paquetería provocado por el comercio electrónico ha hecho que, además de los retailers, también las compañías de mensajería tengan que ampliar sus instalaciones y hacerse con más espacio en naves industriales. Así, DHL va a construir una nueva nave en el polígono industrial de Albareda, en Castellbisbal (Barcelona). SEUR también ha inaugurado hace poco un nuevo centro logístico en el polígono industrial El Zal II, en El Prat de Llobregat, y otro en el Polígono Industrial El Nevero, en Badajoz.

Imágenes / iStock

Lo que contamos