¿Por qué enero sigue siendo buena época para comprar piso?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Con el comienzo de año llegan los nuevos propósitos. También algunos cambios de cierto calado. Un nuevo trabajo o también un nuevo hogar pueden ser algunas de las novedades con las que se inicie este 2019. Y no hay que aplazarlas. Enero puede ser uno de los mejores meses para acometer grandes proyectos, como comprar un piso.

Y es que en este primer mes del año se mantienen algunas campañas comerciales iniciadas en 2018 y podemos empezar a aprovecharnos de determinadas ventajas fiscales que entran en vigor en 2019.

Ventajas fiscales: llegan con el nuevo año

La llegada de un nuevo año suele llevar aparejados diversos cambios fiscales que hacen que, en algunos casos, se beneficie a quienes quieren comprar una vivienda. Es el caso de la nueva Ley de Medidas Fiscales para 2019 de la Comunidad de Madrid, recientemente aprobada y que ha entrado en vigor el 1 de enero. Afecta a los empadronados en la Comunidad de Madrid, y en ella hay una enmienda que implica directamente a los compradores de vivienda habitual.

Esta establece que a partir de este año habrá un mínimo exento para las donaciones entre padres e hijos, así como entre cónyuges y hermanos, de hasta 250.000 euros. Siempre y cuando, claro está, que esa cantidad donada se destine, entre otras cosas, a la compra de una vivienda habitual.

No es la única ventaja fiscal que alberga esta nueva ley. También incorpora más bonificaciones que benefician a la compra de vivienda. Así, tanto para las Transmisiones Patrimoniales Onerosas como para los Actos Jurídicos Documentados queda establecida una bonificación para la adquisición de una vivienda habitual. Eso sí, siempre y cuando su valor no supere los 250.000 euros.

Ventajas de este tipo, y otras que suelen entrar en vigor con cada nuevo año, hacen que, si no se ha comprado una vivienda antes de los últimos meses del año, sea mejor informarse de si habrá cambios fiscales con el nuevo. Por ejemplo, el gobierno gallego anunció en octubre de 2018 que la rebaja fiscal para el siguiente ejercicio estaría enfocada a recortar los impuestos relativos a la compra de vivienda habitual usada; en tanto que el murciano adelantó que se centraría en la rebaja del impuesto de Actos Jurídicos Documentados del 2 al 0,1% para distintos colectivos. 

Más posibilidades de obtener una rebaja

Otra de las ventajas de comprar un piso en enero es que seguramente muchos de los inmuebles que están a la venta lleven ya un tiempo en el mercado. Generalmente, los meses en los que más pisos salen a la venta coinciden con el comienzo de la primavera y después del verano. Agosto es el mes en que menos viviendas se venden, según los datos de la Evolución de compraventa de viviendas del Centro de información estadística del notariado. En diciembre, justo antes de navidades, a pesar de que se venden bastantes pisos, se suelen sacar pocas viviendas al mercado.

Así, en enero, cuando repuntan las ventas, hay muchos pisos que llevan un tiempo a la venta. Esto puede deberse a que tengan algún tipo de problema, por lo que habrá que investigarlos con cuidado; pero también, sencillamente, a que sus propietarios no han conseguido venderlos. Bien por su precio o porque no han aparecido compradores para el inmueble.

¿Por qué enero sigue siendo buena época para comprar piso?

Es entonces, con el comienzo de un nuevo año, cuando los que tienen prisa por venderlo están más abiertos a negociar su precio. Sobre todo si los posibles compradores dan con algún problema o defecto que les vaya a causar complicaciones.

Las rebajas suelen seguir vigentes

Además de todos los factores anteriores, hay otro: la ampliación del periodo de vigencia de las campañas comerciales iniciadas durante 2018. Normalmente se extienden durante el mes de enero, como es el caso de “El Efecto Ahora o Nunca”, una campaña con la que Sareb ofrece más de 2.400 viviendas desde 45.000 euros.

¿Por qué enero sigue siendo buena época para comprar piso?

Por todo esto, enero sigue siendo una buena época para comprar una vivienda, tanto por las ventajas fiscales que pueden activarse con la llegada del nuevo año como por las ofertas que se pueden encontrar. Procrastinar nunca es recomendable.

Imágenes / iStock

Lo que contamos