Visítame, la fórmula de Sareb para visitar pisos cuando quieras y de forma autónoma

Tiempo de lectura: 5 minutos

A Susana G. le acaba de surgir una oportunidad laboral en otra provincia. En su lista de tareas para los próximos días hay una prioritaria: buscar una vivienda. Mira su agenda y no encuentra un hueco libre a una hora razonable. Ahora más que nunca le gustaría no depender de ningún agente inmobiliario para visitar varias casas en una sola tarde.

El sueño de Susana está más cerca que nunca gracias al sistema visítame de Sareb, una herramienta que la compañía está probando en una promoción de pisos nuevos de Alicante y que permite a los interesados visitar las viviendas el día que quieran, a la hora que deseen y sin necesidad de ser acompañados por un agente.

Su lema, “la libertad que buscas cuando buscas casa”, define a la perfección su esencia. A continuación, explicamos en qué consiste.

Cómo surge visítame

Sareb cuenta con un Comité de Innovación que se dedica a proponer ideas u oportunidades que puedan ayudar a mejorar su negocio. Pues bien, los miembros del mismo eran conscientes de que existía un problema relacionado con las llaves físicas.

“Cada una de las viviendas que tenemos en Sareb puede llegar a tener unas cinco llaves físicas diferentes”, nos explica Javier Ortal, director de Relación con Negocio de Sareb y que forma parte de ese Comité. “La llave del portal principal, la del garaje, la del trastero, la de la puerta de entrada a la vivienda, la de acceso a la cubierta… En definitiva, teníamos claro que existía un problema de gestión logística interna que teníamos que solucionar de alguna manera”.

Pero hay otro motivo más. Además de querer mejorar a nivel interno, existía otra necesidad de innovar en el servicio para mejorar la experiencia de usuario. Así, tras analizar varios estudios se dieron cuenta de que, en general, en el sector inmobiliario existe más demanda de visitas de clientes a viviendas de las que efectivamente se realizan. Y esa demanda, teniendo claro que el objetivo principal es el de vender más, requería ser cubierta.

Para dar respuesta a esos dos retos   se inspiró en una idea de negocio que ya estaba funcionando en España: la del Car Sharing.

Si un coche puede abrirse y conducirse sin necesidad de que haya por medio una llave física, ¿por qué no trasladar esa idea a su negocio y permitir a los agentes inmobiliarios o al cliente final poder abrir viviendas sin depender de horarios concretos y llaves físicas?

Así es como dieron con la tecla y plantearon sustituir todas esas llaves físicas por una sola, la llave maestra que lo abriría todo: nuestro propio teléfono móvil.

Tras muchas pruebas técnicas relacionadas con la manera en la que podían unir dispositivos móviles con elementos hardware, cómo abrir una cerradura, y otros tantos test de la aplicación por parte de lo que en Sareb denominan Testeo Friends & Family, nació oficialmente visítame.

Cómo funciona: todo a unos cuantos clicks

Como se puede ver en el vídeo, utilizar visítame es una tarea muy sencilla e intuitiva.

Los pasos principales que un usuario debe seguir para reservar cita y realizar una visita con visítame son seis:

1.- Autentificación inicial en el sistema. En este paso se nos requerirá facilitar algunos datos personales para verificar nuestra identidad.

2.- Elección de la vivienda que se quiere visitar. Esta disponible tanto desde el portal de Sareb como en el propio de visítame, pero la intención es que también esté disponible en plataformas generalistas de terceros (como, por ejemplo, en Idealista).

3.- Elección del día y la hora en la que se quiere hacer la visita. Una vez marcada en la agenda, el sistema avisará al usuario unos treinta minutos antes de la visita, para recordarle que tiene una cita y que no debe olvidar su teléfono móvil, es decir, su “llave”.

4.- Geolocalización del usuario. Se llevará a cabo cuando se encuentre en el portal principal de la vivienda para que el sistema pueda verificar que se encuentra ahí y lance la orden automatizada de abrir la puerta de entrada al edificio. El mismo procedimiento habrá que seguir para que el sistema desbloquee el acceso a la vivienda.

5.- Finalización de la visita. Cuando el usuario haya terminado de visitar la casa y quiera salir podrá hacerlo de dos maneras: a través de la web de visítame o, si tiene problemas de cobertura, batería o cualquier otro motivo, existe un botón físico al lado de la puerta que desbloqueará la cerradura.

El papel clave del agente inmobiliario

El piloto lleva poco tiempo en funcionamiento por lo que todavía es pronto para sacar conclusiones pero si hay algo que ya se puede afirmar es que el proyecto está teniendo muy buena acogida dentro del sector del agente inmobiliario.

Lejos de verse amenazados por un sistema digital automatizado que puede sustituirles, al final, el propio agente también se beneficia de no tener que depender del uso de las llaves físicas y se convierte en un usuario más de la aplicación.

Además, para él es mucho más práctico poder enseñar a un cliente de su cartera, por ejemplo, diez tipologías distintas en una misma promoción sin tener que ir a ningún sitio a por los correspondientes juegos de llaves.

Otra ventaja para este perfil es que tras realizar una visita con un cliente éste no tendrá que precisar del agente en las sucesivas visitas. Si el potencial comprador quiere volver a visitarla para hacer mediciones o para enseñársela a algún familiar, a través de visítame, puede reservar todas las visitas que considere por su propia cuenta. Eso sí, si finalmente decide realizar la compra el proceso sí debe finalizarlo con un agente.

En definitiva, de esta manera el agente tiene en sus manos una potente herramienta de trabajo, y, por tanto, más oportunidades de venta.

Y más allá de los fines comerciales, visítame también se está probando para facilitar actuaciones de mantenimiento y seguridad de los inmuebles, así como en el proceso de tasación de los mismos.

El futuro de vísitame

 “El objetivo ambicioso como siempre es vender más”, comenta Javier Ortal. “Si con esta herramienta conseguimos atraer más visitas y con este aumento de visitas hay más venta, intentaremos implantarlo en todas las viviendas que podamos”.

Además, como suele ocurrir cuando se tiene entre manos un proyecto tan innovador, aunque el objetivo inicial sea el mencionado, puede que al final salgan otras formas de negocio con las que al principio no se había contado y que pueden ser igual de válidas o incluso mejor.

En conclusión, el futuro ya es el presente y es tecnológico, como las nuevas generaciones.

Imágenes: iStock

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos