La digitalización del sector inmobiliario tiene un objetivo: comprar online sin pisar el inmueble

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ya no hay vuelta a atrás. La digitalización del sector inmobiliario es una realidad que en los últimos meses ha experimentado una aceleración importante como consecuencia del estado de alarma provocado por la crisis sanitaria.

El confinamiento en nuestros hogares al que nos hemos visto obligados a causa de la pandemia nos ha llevado a una reinvención en la manera, por ejemplo, de hacer negocios, de trabajar, de comunicarnos…, acelerando el proceso de digitalización de muchos sectores económicos.

Uno de los que no ha querido quedarse atrás es el inmobiliario, que en estos meses de ralentización de la economía ha sabido sacar provecho de las diversas soluciones tecnológicas existentes, mientras espera con optimismo las que estén por llegar.

Como ha señalado en un encuentro digital la directora de Marketing de Sareb,  Rosario de Castro, la compraventa de inmuebles de forma online se está «acelerando y lo que estaba previsto para los próximos 10 o 15 años ahora se implantará en 5 años«. En su opinión, estamos cerca de la venta telemática a distancia, las reservas online y también el proceso transaccional.

La digitalización comienza con las visitas virtuales…

Si hubiera que señalar una entre las tecnologías a las que más partido han sacado los agentes inmobiliarios durante el confinamiento, destaca, sin duda, la visita virtual en sus distintos formatos (3D, experiencias 360º o vídeo profesional). Por eso, portales como Idealista han aumentado el número de inmuebles que pasan de mostrar solo imágenes a ofrecer visitas virtuales. De momento, cuentan con más de 20.000 viviendas en este formato, de las cuales 7.900 corresponden a anuncios en la Comunidad de Madrid, 2.800, a Cataluña y 2.600, a la Comunidad Valenciana.

Paralelamente, y viendo que sus usuarios no podían comprobar in situ las características de las viviendas por las que se interesaban, Fotocasa añadió en abril la posibilidad de incluir tours virtuales 3D para que las empresas inmobiliarias puedan aumentar la calidad de sus anuncios.

No son dos casos aislados, ya que como comenta Nora García, presidenta de la Federación de Agencias Inmobiliarias, “la gran mayoría de las agencias que pertenecen a FAI dispone de reportajes con visitas virtuales, presentaciones online de propiedades, firmas biométricas para la formalización de contratos…”.

Eso sí, no todos los tours virtuales son iguales. Algunas de las grandes firmas (Gilmar, Idealista o Engel & Völkers, entre otras) están utilizando la tecnología de modelados 3D de Matterport, que permite experiencias inmersivas más reales. A la hora de describirla, desde Gilmar han explicado que es “como escanear una casa, permitiendo verla como si se tratara de una casa de muñecas, sin paredes ni techo, pero con una imagen real. El usuario puede girar la casa entera para ver todas las plantas, en perspectiva espacial, o entrar dentro y pasear por ella».

… y sigue con las videovisitas con un agente

En su afán de seguir buscando cómo diferenciarse y viendo que las visitas virtuales se van convirtiendo en común denominador, algunas empresas ya han dado un paso más, apostando por la interactividad entre agentes y clientes sin necesidad de que estén en la misma habitación.

Por ejemplo, Idealista lanzó a finales de abril Videovisita, para la visualización virtual de inmuebles de forma personalizada. Se trata de un servicio que facilita la comunicación e intercambio de información en tiempo real, de manera que sea posible conocer el interior de una vivienda sin necesidad de desplazarse físicamente a ningún sitio. La particularidad es que el agente inmobiliario estará en el inmueble, deteniéndose donde sea preciso, mientras que el interesado podrá ver todo desde un dispositivo conectado a Internet.

Una aproximación diferente es la que incorpora Aedas a través de su plataforma Live. Aunque también ofrece la oportunidad de contactar con un asesor comercial, este estará situado en un plató virtual dentro de la propia casa. Hasta cierto punto puede recordar a un videojuego, nada extraño si se tiene en cuenta que utiliza el motor unreal de títulos como Fornite. Al margen de transmitirnos las características del inmueble, tendremos la oportunidad de conversar con él en tiempo real para formular cualquier tipo de duda.

La hora de formalizar la compra

Pero lo importante en un proceso de compra de un inmueble no es solamente visitarlo. Es necesario agilizar los diversos trámites administrativos que surgen con posterioridad, como las firmas de documentos o la presentación de los mismos ante las diversas instituciones y autoridades competentes.

Para ello resulta fundamental que todos los actores que participan en el proceso de venta de un inmueble (inmobiliarias, notarías, registradores, bancos, Hacienda, etc.) estén en lo que podríamos denominar “sintonía digital”. ¿Por qué? Porque aparte de agilizar los diversos trámites, todas las partes implicadas gozarían de una mayor transparencia, seguridad y ahorro de tiempo. Aquí tiene mucho que decir el desarrollo de Blockchain.

Eso sí, en palabras de Sara Enríquez, Responsable de Marketing de la inmobiliaria MGI, “la digitalización del mercado inmobiliario es complicada. No es lo mismo implementarlo en Madrid que en una población pequeña donde ni la fibra óptica ha llegado. Además algunos clientes son reacios a las firmas digitales y transferencias vía app por temas fiscales y de protección de datos”.

En definitiva, incorporar la firma digital entre todos los actores de una transacción inmobiliaria, a día de hoy, es, según su opinión, complicado por temas no solo técnicos, sino también culturales. Pero todo es cuestión de tiempo, y cada vez queda menos para que lo veamos.

Texto: Óscar Pascual

Imágenes: iStock/Feverpitched/doble-d/Natee Meepian

 

Lo que contamos