Las casas del terror: los diseños arquitectónicos más cuestionados

Tiempo de lectura: 4 minutos

Es sabido que la belleza se encuentra en los ojos de quienes miran. Pero es innegable que existan edificios poco atractivos o, por qué no decirlo, feos. Tanto que podrían convertirse en el escenario ideal para crear un pasaje del terror en la noche de Halloween.

La belleza y la fealdad son cánones subjetivos. En particular, en lo que respecta a la construcción, la mayor pesadilla para un arquitecto es pasar desapercibido. Por esta razón, la mayoría de los proyectos arquitectónicos más desafortunados de España son en realidad obras arriesgadas, que tal vez hayan ido demasiado lejos.

Hay muchas razones por las que un edificio destaque en el mal sentido. La falta de consideración por el entorno es una de las principales. Una construcción debe fusionarse de forma armoniosa con lo que está a su alrededor, ya sea la naturaleza u otros edificios. Otras razones son el tipo de materiales utilizados y su rápido envejecimiento, así como el uso de formas o colores demasiado atrevidos.

Después de todo, incluso algunos símbolos de la arquitectura moderna, como el Centro Pompidou de París, han desconcertado a sus vecinos. Y no son pocos los que piensan que la Sagrada Familia es un ejemplo de megalomanía kitch. Para el hombre o mujer de la calle, las fantasías de arquitectos e innovadores a menudo son incomprensibles y simplemente se traducen en edificios ‘feos’. Existen numerosos ejemplos de ‘edificios del terror’, según los gustos. He aquí una pequeña selección.

Proyección internacional

Los listados de los edificios más feos del mundo son varios y diferentes. Sin embargo, hay algunos clásicos ‘monumentos al mal gusto’ que nunca faltan. Uno de ellos es el ‘rascacielos sin ventanas’ de Nueva York. Su nombre actual es 33 Thomas Street y es un verdadero rompecabezas que ha intrigado a los visitantes de la Gran Manzana desde 1975.

En Europa, uno de los edificios más presentes en estos listados es la Torre Velasca de Milán, Italia. Construida en tan solo 292 días, esta enorme mole de hormigón ocupa las miradas de los glamurosos habitantes de la ‘ciudad de la moda’ desde 1957.

Volviendo a nuestro país, el único español incluido en varios ranking internacionales de los edificios más feos del mundo, es el Mirador de Madrid, creado por el estudio de arquitectura holandés MVRDV en colaboración con la española Blanca Lleò. Se trata de un complejo residencial de 21 pisos con una forma cuadrada y colores diferentes, inaugurado en 2005. Puede no gustar, pero tiene personalidad.

Los edificios colmena

La necesidad de combinar la creciente densidad de población de nuestras ciudades con la falta de espacio, a menudo ha sido la excusa para que los arquitectos experimentaran con nuevos conceptos de construcción. En muchos casos, su imaginación ha dado a luz enormes edificios colmena, cuyo tamaño ha impactado de una manera no siempre positiva en la estética de las ciudades.

En Sant Just Desvern (Barcelona), destaca el edificio Walden 7. El proyecto nace en los años 70 por mano del arquitecto postmodernista Ricardo Bofill. La idea revolucionaria era la de construir una pequeña ciudad en vertical completamente autosuficiente, con casas y pisos, calles, tiendas y comercios. Sin duda es un proyecto interesante y cuenta con muchos admiradores pero también detractores.

Las Torres Coresol de Valencia son otro ejemplo de todo lo que suscita polémica. Este edificio se encuentra en las afueras de la ciudad, en medio de la nada. Si ya era “diferente” cuando se inauguró, el paso del tiempo lo ha ido desmejorando hasta convertido en un inmueble tosco y pasado de moda. A esta misma familia pertenece el Edificio Montreal La Pirámide en Alicante, una inmensa construcción de color amarillo en pleno centro histórico.

Los edificios públicos más impresionantes

El famoso arquitecto Francisco Javier Sáenz Oiza, también autor de las Torres Blancas de Madrid, es el responsable del Palacio de Festivales de Santander, llamado por muchos ‘el perro panza arriba’. Como muchos de sus trabajos, esta obra del arquitecto navarro no destaca por su ligereza. Eso sí, no se puede decir que pase desapercibida.

En la misma línea se encuentra el inmueble que acoge la Asamblea Regional de Murcia, cuya sede se encuentra en Cartagena. Se trata de un edificio público diseñado por el arquitecto cartagenero Rafael Braquehais, que buscaba recoger los elementos más genuinos de la arquitectura levantina. Como todo es cuestión de gustos, que cada uno juzgue si esta construcción merece estar entre las más cuestionadas de España.

En esta reseña de las casas del terror no puede faltar lo que se ha convertido en un verdadero símbolo del desprecio hacia el entorno, la estética y el sentido común. Es el hotel Algarrobico, un una mole de ladrillo en pleno parque natural del Cabo de Gata (Almería). 8.000 m² y 21 plantas a tan sólo 14 metros del mar, esta construcción lleva años paralizada a la espera de una respuesta judicial definitiva.

Las Torres del terror

Finalmente, las torres se merecen un apartado especial en esta galería de los horrores urbanísticos. Desde que el ser humano aprendió el arte de la edificación, su ambición ha sido la de acercarse al cielo, cual Ícaro del ladrillo. En muchos casos los resultados han sido nefastos.

Las Torres de Hércules en Algeciras parecen proceder del antojo de algún jeque de Dubai y la Torre Atotxa, en Donosti, parece que ha sido sacada de la antigua Unión Soviética.

Lo mismo se podría decir de la Torre Valencia de Madrid que, desde los años setenta, rompe con sus 94 metros de hormigón la mágnifica perspectiva que se tiene desde la plaza de Cibeles hacia la Puerta de Alcalá.

Todos estos edificios son un compendio de diseños arriesgados que para unos son puro horror y para otros una apuesta vanguardista. Para gustos, los colores.

Texto: Alberto Barbieri

Imágenes: Dhaluza at English Wikipedia / CEphoto, Uwe Aranas / Scipiona / Zarateman / Zarateman / Museo Pablo Serrano / mothabox / Beatriz90 / Pablo / Mihael Grmek / Ricardo Ricote Rodríguez /

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos