Grandes libros en los que las casas también son protagonistas

Tiempo de lectura: 4 minutos

Castillos encantados, cabañas en el campo o grandes mansiones en las que se suceden, una tras otra, diferentes generaciones. El mundo de la literatura está repleto de novelas en las que las casas son protagonistas. A lo largo de la historia, los escritores han situado a sus personajes en hogares que tienen relevancia e incluso voz propia en sus narraciones.

Para celebrar este Día Internacional del Libro, hacemos un repaso de algunos de los mejores títulos que giran alrededor de una casa.

‘Cien años de soledad’

Desde la fundación de Macondo, la casa de José Arcadio Buendía y Úrsula Iguarán fue la mejor de la aldea. «No solo la casa más grande que habría nunca en el pueblo, sino la más hospitalaria y fresca que hubo jamás en el ámbito de la ciénaga», escribió García Márquez en su novela más aplaudida.

En ‘Cien años de soledad’, la trama evoluciona a la par que la casa se va llenando de nuevas habitaciones. Cuartos para los recién llegados, un taller para crear pescaditos de oro y corrales para criar cada vez más animales o guardar recuerdos de las generaciones pasadas. La casa cambia mientras crecen la familia y el pueblo de Macondo, y es el eje central a partir del que giran todas las mágicas historias de la novela.

‘El fantasma de Canterville’

Libros que giran alrededor de una casa: El fantasma de Canterville.

Cuando el señor Otis y su familia dejan Estados Unidos para ir a vivir al castillo de Canterville, en Inglaterra, el dueño anterior les advierte de que la construcción está habitada por un fantasma. Se trata de sir Simon de Canterville, un espíritu que lleva deambulando por la casa más de 300 años.

En esta novela de Oscar Wilde, la casa se convierte en un punto de encuentro entre el fantasma y los nuevos inquilinos, el pasado y el presente y, especialmente, entre la magia y una nueva visión más sobria y materialista de la realidad.

‘Casa tomada’

Dos hermanos argentinos viven juntos en una casa grande y espaciosa. Dedican su vida, rutinaria y muy organizada, a mantenerla limpia y seguir así la senda comenzada por sus bisabuelos años atrás. Pero existe un pequeño problema: dado que no tienen descendientes, saben que la casa dejará pronto de pertenecer a la familia.

Un día, sin previo aviso, comienza la ocupación. Los hermanos cierran una puerta y van dejando atrás partes de la casa y sus pertenencias, sin cuestionarse por qué. Este relato breve de Julio Cortázar es una de sus obras más estudiadas, ya que el simbolismo de la casa ha dado pie a numerosas teorías e interpretaciones.

‘Adiós fantasmas’

Adiós fantasmas gira en torno a la relación de una joven siciliana con su hogar y su pasado.

Después de varios años, Ida regresa a Mesina (Sicilia), su ciudad natal. Vuelve para ayudar a su madre a ordenar la casa en la que nació y creció, una casa de la que quiso escapar hace tiempo y que sigue repleta de recuerdos que le asaltan en cada cuarto. Su madre quiere venderla para dejar atrás, por fin, el pasado.

En este último viaje a la casa de Mesina, Ida tiene que decidir con qué se queda y qué deja atrás. Y, sobre todo, tomar una decisión respecto a una caja roja.  ‘Adiós fantasmas’ es una novela de la italiana Nadia Terranova publicada en 2018.

‘En casa: una breve historia de la vida privada’

En este libro de divulgación, el escritor estadounidense Bill Bryson hace un recorrido por la historia de todo lo que está presente en nuestros hogares. La arquitectura, la electricidad, los electrodomésticos o las escaleras. Y, por supuesto, las vidas de las personas que los han hecho posibles.

Para escribir ‘En casa: una breve historia de la vida privada’, Bill Bryson realizó un viaje por la suya propia, una vieja rectoría de Norfolk (Virginia, Estados Unidos).

‘La casa holandesa’

Libros que giran alrededor de una casa: La casa holandesa

Esta novela de Ann Patchett cuenta la historia de una familia que se muda a una rica mansión en las afueras de Filadelfia. No hacía mucho que su vida había dado un giro: tras años de una existencia modesta, una inversión inteligente les había abierto las puertas de la riqueza.

Con el tiempo, el edificio termina determinando el futuro de todos sus miembros, sobre todo, de los más pequeños. La casa holandesa se convierte en un símbolo de las tardes en familia, el calor del hogar y la morriña de un paraíso perdido.

‘Historia de una escalera’

Esta obra de teatro de Buero Vallejo nos transporta a un viejo y destartalado edificio de vecinos del Madrid de la década de 1920. Allí comparten escalera un grupo de personajes pobres, que no consiguen alcanzar una vida mejor y se quedan para siempre ligados a este escenario sucio y limitado.

Se trata de una obra costumbrista estrenada en 1949. De forma sutil, denuncia muchos de los problemas sociales de la época.

‘La abadía de Northanger’

La protagonista de La abadía de Northanger está enganchada a las novelas góticas y de castillos encantados.

La primera novela que intentó publicar Jane Austen nos cuenta la historia de Catherine Morland, una joven de 17 años que está comenzando a hacer vida en sociedad. Cuando es invitada a visitar a sus amigos en la abadía de Northanger, su imaginación comienza a viajar a toda velocidad. Influida por las novelas góticas y de misterio que le gusta leer, se convence de que la casa de sus amigos esconde todo tipo de misterios.

‘La abadía de Northanger’ fue olvidada por los editores y publicada finalmente de forma póstuma, cuando Jane Austen era ya una aclamada novelista. A lo largo de la historia, se citan numerosas novelas góticas en las que las casas son también protagonistas. Un buen ejemplo es ‘Los misterios de Udolfo’, en la que la pequeña Emily St. Aubert es encerrada en el remoto y sombrío castillo Udolfo.

Imágenes | Unsplash/Greg Rosenke, Unsplash/Peter Herrmann, Unsplash/Jan Gemerle, Unsplash/Dan Mall, Unsplash/Artsy Vibes

Lo que contamos