Siete tecnologías que van a cambiar la manera de comprar un piso

Tiempo de lectura: 5 minutos

Todavía fue en pesetas. Juan se compró su primer piso en 1999, tras cuatro meses de búsqueda intensiva, de oficina en oficina, de inmueble en inmueble. Hoy los 65 metros cuadrados se le han quedado pequeños. Sus necesidades han cambiado y también las herramientas de las que dispone. La tecnología ha entrado como un terremoto en nuestro día a día y el sector inmobiliario no iba a ser menos. ¿Quién habría pensado que podría encontrar la vivienda perfecta sin moverse del sofá?

Big data, los datos son los datos

Los datos están desbocados. Gracias a internet y a los miles de millones de dispositivos que están conectados a la red, la información fluye alrededor del planeta en cantidades inimaginables. En su estudio y su análisis se esconde información valiosa. Es lo que se conoce como big data, una de las tecnologías que están dando forma al nuevo mundo digital.

En el sector inmobiliario, el análisis de datos masivos permite ofrecer al cliente información detallada sobre el mercado, su oferta, sus precios y sus condiciones. Son herramientas como las plataformas de location intelligence y de price index lanzadas este año por Solvia, uno de los cuatro servicers encargados de la gestión y comercialización de los activos de Sareb.

“El objetivo es contribuir a la transparencia del sector inmobiliario, poniendo toda la información posible a disposición de los ciudadanos, para que puedan tomar la mejor decisión de compra, venta, alquiler o inversión”, explica Juan José Riveiro, director de Empresas e Inversores de Solvia.

IA, personalización a todos los niveles

Si los datos son la gasolina, la inteligencia artificial es el gran motor que han empezado a mover. Gracias al boom de información, las máquinas han empezado a analizar la realidad y a tomar pequeñas decisiones por sí mismas. Esto ha permitido, por una parte, optimizar los canales de venta y distribución y, por otra, personalizar la oferta y las relaciones con el cliente.

De momento, esta tecnología solo ha enseñado una pequeña parte de su potencial. En el sector de real state se está empezando a utilizar para valoración de inmuebles, seguimiento automatizado de obras o gestión y organización de los catálogos de activos inmobiliarios. La inteligencia artificial también da sus primeros pasos como herramienta de gestión de riesgo de ciertas operaciones de venta o financiación.

Realidad virtual y aumentada, ver y no pisar

Hoy por hoy, es posible visitar una vivienda desde la pantalla del smartphone. Gracias a tecnologías de vídeo de 360º, los clientes potenciales pueden pasearse por el salón de (quizá) su futuro hogar. Pero la frontera entre la realidad y el mundo virtual se volverá todavía más borrosa en los próximos años.

Además, el portal inmobiliario Fotocasa ya ofrece a sus clientes una versión avanzada de la visita virtual. Mediante el uso de unas gafas de realidad virtual, se pueden visitar viviendas en construcción e incluso sobrevolar la zona gracias a imágenes obtenidas con drones. A través de tecnologías de realidad aumentada, se podrán incluir todo tipo de datos añadidos a esta visita virtual. O incluso jugar con la decoración dentro de la vivienda real.

Reconocimiento facial para elegir casa

¿Cuánto dicen los rasgos de una persona sobre sus hábitos y sus gustos? Según el último desarrollo tecnológico de otro de los servicers que trabaja con Sareb, Altamira Asset Management, mucho. Mediante una herramienta de reconocimiento facial es posible asociar una vivienda a cada usuario en función de sus rasgos físicos. A modo de juego, esta tecnología, equipada con inteligencia artificial, tiene la capacidad de seleccionar los inmuebles con más potencial para convertirse en nuestro hogar.

Blockchain: transparencia y seguridad

Su nombre suena cada vez más. Esta tecnología, nacida del mundo de las criptomonedas como el Bitcoin, sirve para mantener un registro descentralizado de acuerdos y operaciones. Esto tiene dos grandes consecuencias: operaciones más transparentes y contratos más seguros. En el sector inmobiliario, el blockchain se está utilizando para desarrollar bases de datos públicas de los bienes raíces, registros automatizados de la propiedad o seguimiento de transacciones en tiempo real, reduciendo los costes y las posibilidades de fraude.

“El Blockchain dotará de mayor transparencia al mercado inmobiliario al permitir que todos los actores tengan acceso a la misma información sobre los inmuebles”, explica Jorge Gomes, experto en Blockchain y coordinador de Sistemas de Desarrollo de Software y Aplicaciones en Sareb, quien hace hincapié en que en la red se compartirá de forma seguro lo que cada participante aporte.

Además, Gomes apunta que esta tecnología ayudará a que exista mayor trazabilidad de la información al asegurar que cualquier cambio queda registrado, al tiempo que hará que el mercado sea más eficiente porque, al existir más datos sobre cada inmueble, costará menos fijar su precio.

La vivienda cobra vida con el IoT

Termostatos que hablan de las necesidades energéticas de una vivienda. Sensores en las tuberías que explican el estado real de la instalación de agua. Cámaras conectadas que permiten saber si algo fuera de lo normal ocurre dentro de un hogar. Los inmuebles van, poco a poco, cobrando vida gracias al binomio entre sensores e Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Las potencialidades de esta tecnología en el sector de real state son casi infinitas. Los datos aportan más conocimiento al posible comprador sobre la vivienda en la que va a invertir. Los seguros tienen más capacidad para ajustar y personalizar las pólizas. Las grandes compañías tecnológicas pueden aliarse con las constructoras para instalar sus productos de IoT en las viviendas. Y las inmobiliarias pueden controlar, gestionar y promocionar desde la nube todos sus activos. La lista no deja de crecer.

El entorno móvil y las proptech

La conectividad y la movilidad hace ya unos años que se dieron la mano en nuestros smartphones. Vemos parte de la vida a través de la pantalla del móvil y cada vez hay más empresas que han nacido por y para este espacio. La revolución móvil ha llegado al diseño, la construcción, la comercialización o la financiación de una vivienda a través de las llamadas proptech.

Esta palabra, derivada del inglés property and technology, se refiere a todos los servicios y plataformas inmobiliarias que giran alrededor de la tecnología. Todas las tecnologías que hemos repasado podrían ser consideradas parte del entorno proptech. Se trata de plataformas que van desde la búsqueda online de propiedades hasta el desarrollo de transacciones peer-to-peer o plataformas de inversión colectiva tipo crowdfunding. Es más, es probable que en muy pocos años hagan posible adquirir una vivienda con plenas garantías sin haberla visitado. Eso, claro, solo si queremos.

Juan, de momento, ha hecho una búsqueda inicial en el catálogo de una proptech. Gracias al big data y a la inteligencia artificial, un algoritmo ha preseleccionado un puñado de pisos que se ajustan a sus gustos. Quién sabe, quizá haga una visita virtual o se deje recomendar por un programa de reconocimiento facial. Lo único seguro es casi nada será igual a 1999.

Imágenes | Solvia, Altamira e iStock

Lo que contamos