Catastro: qué es, qué información proporciona y cuál es la diferencia con el Registro

Tiempo de lectura: 5 minutos

Pisos, casas, garajes, trasteros, naves industriales… Todo entra en el Catastro, el censo de todos los inmuebles de este país. En esencia, el Catastro es una gran base de datos que recoge información de todo lo que hay construido o de parcelas que están o no urbanizadas.

La referencia catastral de un inmueble es su número de identificación dentro de ese censo. Es algo así como el “DNI de las casas”. Este número sirve para localizar cualquier bien de este tipo y distinguirlo de otros. Y sus efectos prácticos son relevantes. El número del catastro de una casa, un terreno o un almacén permite identificarlo perfectamente en una operación de compraventa o en una herencia. En definitiva, da seguridad jurídica a los contratos y evita el fraude en el sector inmobiliario.

Qué información proporciona el Catastro

Este registro o inventario es gestionado en España por el Ministerio de Hacienda, a través de la Dirección General del Catastro. Todos los inmuebles deben estar registrados en él. Además, esta gran base de datos inmobiliaria contiene mucha y variada información.

Allí aparecen desde datos básicos como la localización de la finca hasta expedientes vinculados a la misma, pasando por la referencia catastral (en realidad, un código alfanumérico), la superficie, el uso y el destino del inmueble, el valor catastral, el titular del inmueble o la calidad de la construcción. Hay que aclarar que el catastro funciona de igual modo en todo el territorio nacional excepto en el País Vasco y Navarra, comunidades que tienen sus propios registros.

El Catastro es clave para el desarrollo de los planes de ordenación urbana de los ayuntamientos. Además, a nivel fiscal, el valor catastral de un inmueble es la base para calcular el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y también ayuda a cuantificar otros impuestos municipales o el IRPF. O los impuestos sobre el Patrimonio o sobre Sucesiones.

Datos de libre acceso en el catastro

Con la digitalización de la administración pública en España, ahora es más fácil consultar por internet la información del Catastro. Para ello hay que acceder a la Sede Electrónica del Catastro.

En esta página hay dos tipos de datos: los de libre acceso y los protegidos. Así, una persona que esté interesada en comprar una casa o alquilar un piso puede entrar y consultar de forma gratuita información de localización del inmueble que le interesa, la superficie del mismo o el año y la calidad de la construcción.

“Para la obtención de un certificado o copia de documentos, el interesado deberá presentar la solicitud al Catastro, acompañada de documentación que acredite la necesidad legítima de la información si ésta está protegida”
Cristina González

Esa información se ofrece a través de un visor cartográfico que facilita la navegación por las calles de una ciudad o un pueblo, al estilo de Google Maps. Además, esta herramienta también da la opción de generar todos esos datos en una hoja de Excel.

Esta información disponible en la página web del Catastro es gratuita. Sin embargo, si la obtenemos vía offline o presencial (a través de las Gerencias del Catastro o de los Puntos de información Catastral), hay que abonar una tasa.

Datos protegidos

Pero no todos los datos que nos pueden interesar de una casa son accesibles en la web del Catastro y sin restricciones de ningún tipo. Son datos protegidos del inmueble, por ejemplo, los nombres y apellidos de los titulares o el valor catastral del mismo. Y sólo el titular y las personas o entidades autorizadas pueden acceder a esa información. En caso de que no seamos el titular de la vivienda, el acceso sólo es posible por “consentimiento expreso” y por escrito de quien sí lo es. Además, para acceder a esta información, el interesado deberá contar con una fotocopia del DNI del titular de la vivienda.

“Para la obtención de un certificado o copia de documentos, el interesado deberá presentar la solicitud al Catastro, acompañada de documentación que acredite la necesidad legítima de la información si ésta está protegida. Por ejemplo, a esta información podrán acceder propietarios de parcelas colindantes (a excepción de información sobre el valor catastral) o herederos o sucesores”, explica Cristina González, gerente de Precios de Activos Inmobiliarios en Sareb.

“Si hubiera discrepancias entre Catastro y Registro a la hora de dar la superficie de un inmueble, “tendremos que medir la finca o vivienda, comprobar las dimensiones y, en el caso que no coincidan, corregirla en estos organismos”
Cristina González

Los sitios habituales para la solicitud de datos catastrales protegidos son la Sede Electrónica del Catastro (SEC), los Puntos de Información Catastral (PIC) y las Gerencias del Catastro. Para acceder a estos datos a través de la web también necesitaremos un certificado electrónico emitido por alguna de las autoridades de certificación reconocidas por la Dirección General del Catrastro.

Otras posibilidades de la Sede Electrónica del Catastro

Conviene destacar que en la página web del Catastro no sólo es posible consultar información específica de una casa o un piso a través del buscador de inmuebles. También podemos hacer ciertas gestiones, como solicitar dar de baja al titular de una propiedad, o inscribir trasteros y plazas de estacionamiento, por ejemplo. Aunque para ello siempre deberemos acreditarnos convenientemente con firma y certificado electrónico.

Precisamente, en muchos casos, el acceso a información personal y las gestiones se complican por la necesidad de certificados de autenticación. Por eso, la Sede Electrónica del Catastro cuenta también con un asistente para facilitar las cosas al ciudadano. Ese asistente nos guiará, por ejemplo, en caso de que queramos cambiar una información de un inmueble que aparece en el Catastro, o de que tengamos que responder a una carta remitida desde el propio catastro.

Diferencias entre el Catastro y el Registro de la Propiedad

Las dos entidades son independientes, pero complementarias. La Dirección General del Catastro es una entidad que depende del Ministerio de Hacienda y proporciona información gráfica del inmueble y sobre los propietarios para ejercer de base en la implementación de impuestos. En cambio, el Registro de la Propiedad, como recuerda Cristina González, es una entidad anexa al Ministerio de Justicia que tiene como fin confirmar quién es el titular de un inmueble.

Eso sí, si hubiera discrepancias entre Catastro y Registro a la hora de dar la superficie de un inmueble, “tendremos que medir la finca o vivienda, comprobar las dimensiones y, en el caso que no coincida la real con la descripción, corregirla en estos organismos”, advierte la gerente de Precios de Activos Inmobiliarios en Sareb.

En el caso del Registro de la Propiedad, la información es pública para aquellas personas que manifiesten un “interés legítimo en conocer el estado registral de una finca”, subraya Cristina González. El interesado en los datos del Registro deberá comunicar el interés que motiva su consulta y, una vez sea confirmado, podrá acceder a los datos que desea. Sin tener que volver mañana.

Imágenes: Portal de la Dirección General del Catastro / iStock/Chinnapong

Lo que contamos