¿Qué ocurre cuando se hallan restos arqueológicos durante la construcción de una vivienda?

Tiempo de lectura: 5 minutos

Las claves de las civilizaciones del pasado son un secreto oculto por el paso del tiempo, que ha ido depositando finas capas de sedimentos hasta tapar por completo municipios enteros. De tanto en tanto, cuando se excava para construir los cimientos de un nuevo edificio las obras se topan con restos arqueológicos. ¿Qué ocurre si se hayan ruinas durante la construcción de una vivienda?

Hallazgos fortuitos: cuando el pasado aflora sin buscarlo

“Nuestro país posee una gran riqueza histórica”, explica Beatriz Hernández, directora de Árqura Homes -el vehículo a través del que Sareb gestiona la mayor parte de sus proyectos de promoción residencial-, por lo que es relativamente frecuente excavar y localizar restos arqueológicos. “La mayoría de los hallazgos se producen de manera fortuita, aunque es cierto que normalmente se pueden tener indicios según las ubicaciones de los suelos”. Se excava para construir una zapata o para hacer un estudio de la calidad del suelo y aparecen todo tipo de restos del pasado. Muchos poco importantes, pero alguno con un valor histórico incalculable.

Esto es lo que ha ocurrido, por ejemplo, durante los trabajos de construcción de dos promociones de Sareb. En un solar de Vigo se localizó hace años una salina romana de los siglos I y II. La Dirección Xeral de Patrimonio de Galicia ordenó entonces su catalogación, ampliando una investigación en marcha en parcelas aledañas. Gracias a este encuentro accidental, a día de hoy la salina puede ser visitada y disfrutada como parte del yacimiento O Castro, parte del Museo do Mar y del Salinae (Centro Arqueológico de Areal).

expositor y muestra del Centro Arqueológico Areal. Muestran la excavación de unas salinas romanas

Sin salir de Vigo, otro equipo de arqueólogos confirmó en 2019 la existencia de un segundo yacimiento, también romano, entre las calles Juan Ramón Jiménez y Marqués de Valterra. La importancia de este hallazgo es notable, ya que diferentes expertos como Fermín Pérez Losada, de la Universidad de Vigo, habían señalado la zona como de gran relevancia en la historia romana de la ciudad. En la actualidad se compara con los restos de Toralla, y se trabaja conjuntamente con la Dirección Xeral de Patrimonio.

¿Por qué son tan importantes estos restos arqueológicos?

Desde el punto de vista museístico, el valor de los restos romanos en España tiene un valor incalculable. Pero su valor es aún más alto a la hora de interpretar la historia. Gracias a estos restos podemos descubrir cómo se vivía en determinado momento histórico, hasta dónde se extendía cada imperio en una época determinada o qué orígenes tiene nuestra cultura.

Beatriz Hernández señala la existencia de la Ley De Patrimonio Histórico Español a nivel nacional, que data de 1985, y apunta que existen “diferentes legislaciones autonómicas que tienen mecanismos para proteger los restos arqueológicos mediante la creación de zonas de Servidumbre Arqueológica, la incorporación de análisis arqueológicos en los planes de ordenación urbanística y la inclusión de normativa específica para la protección del Patrimonio Arqueológico”.

Proteger nuestro pasado es imprescindible por su importancia cultural. Por ello cuando se descubre un hallazgo se comunica de inmediato a las autoridades competentes. Esto fue lo que ocurrió en la provincia de Murcia apenas un par de años después de que se publicase la Ley de Patrimonio. En 1987 unos operarios realizaban un movimiento de tierras, curiosamente para construir el Centro Regional de Artesanía orientado a la cultura local, y dieron con un teatro.

vista aérea del Teatro de Cartagena restaurado

Hacía décadas que se sospechaba de la existencia y posible ubicación del teatro de Cartagena, pero siglos de sedimentos lo habían escondido. Un año después, en 1988 el arqueólogo Sebastián Ramallo Asensio, de la Universidad de Murcia, confirmaba que aquellos restos eran del teatro romano de Carthago Nova, de tiempos de Augusto. Este hallazgo histórico fue recibido con una enorme ilusión y hoy en día es una de las joyas de Cartagena.

¿Se puede paralizar una obra de construcción por hallazgos arqueológicos?

España es tan rica en historia que es frecuente excavar y encontrar algo. Aunque también ocurre que a veces ese “algo” no alcanza el umbral para ser definido como Bien de Interés Cultural (BIC), y “puede hacerse la documentación in situ y, posteriormente, una vez terminada la excavación y recopilada la información, se puede proceder a la destrucción de los restos y a continuar con la construcción” subraya Hernández. Esto ocurre en ocho de cada diez hallazgos.

Sin embargo, de tanto en tanto afloran restos de suma importancia, y en base a la Ley De Patrimonio Histórico Español es obligatorio informar de cualquier resto al ayuntamiento en cuestión o a las diferentes áreas de patrimonio de las Comunidades Autónomas. A continuación, éstas envían un equipo de expertos capaces de estudiar y clasificar los restos en primera instancia.

Estos tendrán la potestad, tras el estudio, de “impedir un derribo o una excavación y de suspender cualquier clase de obra o intervención en un bien declarado de interés cultural”, según Hernández. Y, llegado el caso, de “impedir la construcción del edificio” si lo estiman conveniente. Esto no es tan frecuente pero a veces ocurre.

A veces se sospecha de restos arqueológicos antes de excavar

ruinas de Santiponce, en Sevilla. Se observan varias estancias en ladrillo a ras de suelo y sin techo

Debido precisamente a todo el patrimonio hallado con anterioridad, existen algunas zonas en España clasificadas como ‘de alta probabilidad’ a la hora de localizar Bienes de Interés Cultural. Ocurre así en Málaga, donde es usual excavar y dar con yacimientos romanos e incluso del neolítico (como dólmenes); en Pontevedra, con ruinas celtíberas; en Alicante, con arte rupestre, etc…

Los restos arqueológicos más frecuentes, por su proximidad histórica y grado de conservación, son las ruinas romanas. Todos los anteriores suelen estar a bastante profundidad o lejos de los núcleos urbanos actuales, o bien fueron saqueados durante siglos, de modo que ya no queda constancia de ello.

En estas zonas especiales hay leyes u ordenanzas específicas que “solicitan análisis previos del suelo al inicio de la construcción”. Este tipo de estudios son realizados por equipos arqueológicos, y el procedimiento es el mismo que de hallarse fortuitamente: si se encuentra algo, “se procede a su estudio y catalogación con el fin de discernir si se trata de un potencial Bien de Interés Cultural”, recalca la directora de Árqura Homes.

En Sareb | El pasado y presente de 12 edificios emblemáticos de Madrid

Imágenes | iStock/MarquesPhotography, SalinaeiStock/Medvedkov, iStock/Estellez

Lo que contamos