Tener mascota, aparcar la bici, montar un piso turístico: ¿qué puede prohibirte la comunidad?

Tiempo de lectura: 5 minutos

La serie Aquí no hay quien viva magnificaba con humor los problemas de las comunidades de vecinos. El conflicto puede ser la norma en un portal si tenemos vecinos poco respetuosos con las normas de la comunidad. Por ejemplo, aquellos que ocupan espacios comunes, destinan estos a actividades no autorizadas o carecen de licencia para negocios que a su vez afectan a otros vecinos. ¿Qué se puede y qué no se puede hacer en una comunidad de vecinos?

¿Puedo tener mascota en mi piso?

Sí, con pequeñas excepciones fuera de la ley. Es posible encontrar estatutos en las comunidades de vecinos que prohíban de manera expresa la tenencia de animales. Suelen ser estatutos antiguos que no han sido revisados, ya que la tenencia de animales es regulada por las comunidades autónomas, no por los vecinos.

Lo que sí existe son prohibiciones relacionadas con el número de animales, su tipo (exóticos) o su bienestar, entre otros. Si tenemos un par de perros debidamente vacunados, les atamos antes de salir de casa y no miccionan en el portal, raro sería que incumpliésemos alguna norma. Dicho esto, si los animales son fuente de ruidos constantes, los vecinos podrían recurrir a la justicia.

Por su parte, si somos inquilinos de un apartamento, el dueño sí tiene derecho a reflejar en el contrato que no haya mascotas o que no se fume dentro del piso. Su incumplimiento podría ser causa de cese del acuerdo.

Se prohíbe jugar a la pelota

El cartel “Prohibido jugar a la pelota” es un elemento decorativo frecuente en los patios de vecinos. Hemos de tener en cuenta que el ruido y golpes que genera nuestro partido amistoso podrían ser molestos para el resto de vecinos, aunque nosotros ni los percibamos. La pregunta es: ¿se puede prohibir jugar a la pelota, montar en bici o patinar dentro de los límites de una comunidad?

Lo cierto es que sí, ya que la Ley de Propiedad Horizontal (art. 7.2) prohíbe desarrollar actividades “molestas, insalubres, nocivas, peligrosas o ilícitas”. Con respecto a las molestias, algo subjetivas, tienen que aparecer reflejadas en los estatutos de la comunidad. Por tanto, haber sido consensuadas por los vecinos. Es decir, han de ser aprobadas y sobra decir que también deben ajustarse a la legalidad.

Esto último es importante porque se puede prohibir el juego en zonas comunes siempre que esta prohibición aplique a todos y no segregue, por ejemplo, por edad. Es decir, no se puede prohibir jugar a la pelota a los adultos y sí a los niños; o prohibir una fiesta infantil pero no otra.

¿Puedo convertir mi casa en un piso turístico?

Probablemente sí, si se cumplen una serie de condiciones relativamente sencillas. Sin embargo, hemos de tener en cuenta que como parte arrendadora somos responsables parciales de lo que ocurra dentro. Es decir, que si con frecuencia los inquilinos son ruidosos y presentan problemas a la comunidad, podríamos ser multados, perder el permiso y, en casos excepcionales, perder durante años el uso de la vivienda.

Una vivienda turística es un establecimiento destinado a prestar el servicio de alojamiento turístico y, por tanto, un negocio. Esto significa que necesita estar dado de alta como tal y tendrá su IVA e IRPF —o impuestos similares—, ya que su propietario percibirá ingresos.

comunidad de vecinos apartamento turistico prohibido

Si bien no necesitamos el permiso de la comunidad de vecinos, sí tenemos que informar mediante burofax y dar un teléfono de contacto 24 horas. Recordemos que somos una empresa que ofrece un servicio, y tenemos que estar disponibles por si surgen imprevistos. Algunos ayuntamientos, como el de Barcelona, obligan también a avisar a la policía del inicio de la actividad.

Tener el apartamento en regla es el primer paso para poder alquilar, pero no el último. Según el municipio donde esté, tendremos que cumplir una serie de requisitos de habitabilidad (servicios como cocina y baño, dimensiones mínimas, existencia de mobiliario básico, servicio de limpieza, etc). El documento de la cédula de habitabilidad es una licencia obligatoria.

Además, cada municipio o comunidad autónoma tiene su propio Registro de Viviendas Turísticas. Por ejemplo, en Andalucía hay una normativa a nivel de comunidad autónoma a la que se acogen casi todas las ciudades y pueblos, y un registro único llamado RTA. En la Comunidad de Madrid, con mucho movimiento, se concreta en el Decreto 79/2014; y en la ciudad de Barcelona, con mucha carga turística, se aplica el Decreto 159/2012 de la Generalitat.

¿Puedo dejar mi bicicleta en el rellano?

Probablemente no, aunque nadie puede prohibir subirla al piso. Los espacios comunes son, según el Artículo 394 del Código Civil, de uso común siempre y cuando no se perjudique el interés de la comunidad. Es decir que, si bloqueamos con una bici, el carrito de la compra o el carrito del niño la línea de buzones, probablemente estaremos incumpliendo este código.

Quizá no nos demos cuenta de que la bici anclada a una barandilla molesta al paso de las personas ancianas; o de que la hemos colocado frente al registro eléctrico, impidiendo el paso del técnico en caso de avería. Si como presidentes nos encontramos una bicicleta aparcada en zonas comunes y sin permiso, el primer paso es solicitar que se suba al piso correspondiente.

Más aún, si está prohibido en los estatutos esta ocupación, el presidente de la comunidad puede ejercer la acción de cesación e informar mediante burofax al inquilino y propietario (no tienen por qué coincidir). Esto se recoge en la Ley de Propiedad Horizontal Artículo 7. Si tras el burofax el vecino mantiene su conducta, una junta de vecinos puede dar el visto bueno a la acción de cesación, una maniobra de último recurso porque implica acción judicial y conflicto.

Mediante juicio ordinario se completa “la cesación de actividades molestas” (viene la policía y se lleva la bici, en este caso) y el vecino tendrá que abonar una indemnización por daños y perjuicios. Además, se puede llegar a privar al propietario o inquilino del uso de la propiedad.

Eso sí, se puede solicitar, si hay espacio, un aparcabicis. En el blog En bici por Madrid explican el procedimiento legal para toda España, paso por paso, y en base a la Ley de Propiedad Horizontal.

Imágenes | Matthew HamiltonRoman Kraft

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos