Qué tener en cuenta antes de comprar una vivienda sobre plano

Tiempo de lectura: 4 minutos

Entre las opciones que existen a la hora de adquirir una vivienda está la de comprarla sobre plano. Esto significa que la única referencia que tiene el comprador sobre el inmueble son los documentos que la promotora le proporciona sobre el proyecto.

En la mayoría de las ocasiones, la decisión de compra hay que tomarla incluso antes de que se inicie la construcción. Y desde la puesta de los cimientos hasta la entrega de llaves transcurren, como mínimo, dos años. Durante este tiempo son muchas las incertidumbres y las inseguridades que asaltan al futuro propietario.

Para poder afrontar este proceso con las máximas garantías es recomendable seguir unos sencillos consejos. Estos no solo facilitarán la toma de la decisión de compra, sino que también darán tranquilidad al comprador ante cualquier eventualidad.

Empezar con buen pie

Un anuncio en prensa o en un portal inmobiliario, un cartel en un solar o un expositor en una feria especializada suelen ser formas de dar a conocer una nueva promoción de viviendas. Tras ese primer contacto, el comprador ha de informarse sobre la promotora. Con internet resulta muy sencillo buscar referencias.

Una vez depositada la confianza en ella, hay que exigirle que acredite la propiedad del solar donde va a construir, tal y como recomiendan desde el Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (COAPI). Además, la compañía debe documentar que ha realizado todos los trámites necesarios para comenzar el proyecto, como la solicitud de la licencias de obras.

Una vez tomada la decisión, hay que firmar un contrato privado con la empresa. Este documento debe incluir el precio exacto de la vivienda (con el IVA aparte) y la fecha de entrega de las llaves. También debería figurar una cláusula donde se especifica qué tipo de penalizaciones recaen sobre el promotor en caso de demora. Incluso puede ser el pago de un alquiler durante el tiempo de retraso en la entrega.

Si el comprador quiere asegurarse de que aquello que le mostraron por primera vez sobre su vivienda –en un anuncio o folleto– se va a cumplir, lo mejor que puede hacer es guardarse todo tipo de documentación publicitaria sobre la promoción. Desde el COAPI afirman que se trata de información contractual.

La vivienda: cuántos más detalles, mejor

Una de las mayores ventajas de comprar una vivienda sobre plano es que todavía no está construida; es decir, todo está por hacer. Así que puede existir la posibilidad de adaptarla a unas necesidades concretas, algo que debe solicitarse previamente al promotor.

En cualquier caso, hay dos cosas que hay que reclamar siempre: los planos y la memoria de calidades. Conocer al detalle todas las características de una vivienda y que figuren en un documento respaldará la decisión de compra.

No solo es importante estar al corriente de la distribución o los metros del inmueble, también de los detalles de todo el edificio para conocer todos los equipamientos. Por ejemplo, si cuenta con plazas de garaje, trastero, jardín o piscina.

En la memoria de calidades debe aparecer toda la información sobre los materiales de construcción, superficies, zonas comunes y calidades de los acabados. Si existen dudas, se pueden pedir todo los datos que precisemos para evitar problemas en el momento de la entrega de la vivienda.

Puede ocurrir que los promotores no atiendan a las solicitudes de documentación adicional. Si la única opción que ofrecen al comprador es adherirse al contrato-formulario realizado específicamente para la promoción, lo mejor es buscar otra vivienda con una empresa que actúe de manera más transparente. O, en último caso, buscar asesoramiento profesional.

En el momento de la entrega de llaves, hay que revisar detenidamente la vivienda antes de firmar las escrituras. Es fundamental comprobar que todo se ajusta a la memoria de calidades inicial y que la vivienda cumple todos los requisitos legales, como la altura de las habitaciones. Los agentes inmobiliarios recomiendan realizar esta inspección acompañado de un especialista, como un arquitecto o arquitecto técnico. Esto ayudará a detectar cualquier problema y poder reclamarlo antes de firmar.

Con seguridad económica

Entre las cuestiones más peliagudas en la compra de una vivienda sobre plano está la económica. Al tratarse de un inmueble por construir, las promotoras piden una entrada y unas cantidades a cuenta para poder llevar a cabo el proyecto. Uno de los riesgos a los que se expone el comprador es a no recuperar ese dinero si la promoción no sale adelante.

Para asegurarse de que esto no va a ocurrir, ha de cerciorarse de que esas cantidades entregadas a cuenta se van a destinar a pagar los gastos de la construcción. Otra forma de garantizar que se podrá recobrar el dinero si la promoción no sale adelante es exigir un aval. Será el promotor quien deberá constituirlo de forma general para toda la promoción.

De cualquier forma, para asegurarse de que la compra de la vivienda sobre plano cumple con todos los requisitos, existe una normativa en cada comunidad autónoma que recoge los derechos de los compradores y las responsabilidades de los promotores. En Andalucía, por ejemplo, el consumidor puede exigir los datos identificativos del promotor, del director de obra y la empresa constructora, además del plano general de emplazamiento de la vivienda y el de planta, la superficie útil, la descripción de la vivienda y del edificio, la memoria de calidades o el precio de venta final.

Imágenes / iStock

Lo que contamos