Si alquilas a buen precio, en dos días tendrás inquilinos

Tiempo de lectura: 4 minutos

En los últimos años, la demanda de alquileres ha crecido de forma notable en nuestro país. Una oferta insuficiente y una demanda que va en aumento han repercutido en la subida del precio del alquiler y el tiempo en que se formalizan los contratos tras sacar la vivienda al mercado.

Según un reciente artículo publicado por la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA), que cuenta con datos de toda la geografía española, “por cada oferta de vivienda que sale al mercado existe una demanda de ocho candidatos de media”, y “una vivienda con un buen precio, se alquila en un día o dos”. ¿Por qué?

¿Por qué crece la demanda del alquiler?

A diferencia de los países de nuestro entorno, España es un país con tradición de vivienda en propiedad. En 2018 el 23,7% de la población vivía de alquiler según el Eurostat. Solo en los últimos años el alquiler ha seguido la estela de países europeos como Austria, donde el 44,6% de la población vive de alquiler, Alemania (39,5%) o Suecia (35,9%).

Según una publicación previa de la Agencia Negociadora del Alquiler, los motivos para que haya crecido la demanda, especialmente en las “almendras centrales” de las grandes capitales de provincia son principalmente estas:

  1. Aumento de la movilidad laboral, que creció un 11,8% a lo largo de 2017 según datos de la Agencia Tributaria, con destino Madrid y Cataluña.
  2. Crecimiento del atractivo del alquiler frente a la compra de vivienda por la flexibilidad que ofrece
  3. Endurecimiento de las condiciones hipotecarias, por lo que muchos compradores han tenido que optar por el alquiler.

Aunque muchos jóvenes españoles empiezan a preferir la compra al alquiler, algunas personas nunca se han planteado comprar y optan por la segunda modalidad con sus ventajas y desventajas.

Más demanda sin oferta: precio al alza

oferta y demanda alquiler
La curva de arriba muestra cómo el aumento de la demanda (de D1 a D2) genera un aumento de precio (P1 a P2) al mantenerse constante la oferta (S). Pero, a diferencia de este esquema simple, la generación de oferta en España (Q2-Q1) ha sido escasa que la variación de precio se ha desbordado.

Según el informe ‘Evolución reciente del mercado de alquiler de vivienda en España’, publicado en agosto de 2019 por el Banco de España, el 64% de las personas con bajos ingresos dedica el 40% de los mismos al pago del alquiler. Este dato nos sitúa por debajo de la media de los países de la OCDE donde los recursos económicos destinados al alquiler están en el 35% de media. Estamos incluso por detrás de Grecia.

En septiembre de 2019, el informe ‘Observatorio de Vivienda y Suelo’ de Fomento presentaba un informe especial sobre alquileres y en el mismo se destacaba que la provincia de Madrid tenía los precios más caros de España con una media de 819 euros mensuales. Esto genera desigualdad y un problema de acceso a la vivienda para familias con bajos ingresos.

Ocho candidatos por vivienda, alquiler en dos días

El incremento de demanda y la escasez de oferta implica además que las viviendas en buen estado y con un precio ajustado se alquilan en menos de 48 horas. Así lo reflejan los datos de la Agencia Negociadora del Alquiler.

Esto complica y alarga los plazos de búsqueda de vivienda, por tanto si nos gusta el piso que hemos visitado lo mejor es confirmar el contrato con el propietario lo antes posible porque la media de candidatos por vivienda es de ocho personas.

Y aquí entramos en una práctica envenenada: la competición a contrarreloj con el resto de interesados y que en muchas ocasiones implica una subida de la renta.

Falta de solvencia, el primer filtro

¿Cuál es la prioridad para un propietario de una vivienda a la hora de elegir a su futuro inquilino? Lo primero, su capacidad de pago. El 70% de las candidaturas se rechazan por problemas de solvencia o falta de estabilidad laboral. Por eso, es aconsejable acudir a la cita con una o varias nóminas y el contrato laboral bajo el brazo. La competición es tal que puede que no haya una segunda oportunidad.

Según la Agencia Negociadora del Alquiler, las viviendas a buen precio no llegan a tener más de dos visitas. De modo que la segunda prioridad es la velocidad a la hora de firmar el contrato. Los que se lo piensan dos veces pueden encontrarse con que la casa ya ha sido alquilada. Recordemos que hay otras siete familias esperando verla.

Esta carrera constante que implica pujas económicas y lucha contra el tiempo ocasionan suficiente estrés como para que los que tienen unos ahorros se planteen invertirlos en una vivienda en propiedad. En la web de Sareb se pueden ver oportunidades muy interesantes.

Imágenes | iStock/Ivan-balvan, Paweł Zdziarski, kzenon

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos