Claves para disfrutar de una vivienda bien aislada a nivel acústico y térmico

Tiempo de lectura: 5 minutos

Disfrutar de una vivienda bien aislada térmica y acústicamente supone un valor añadido muy importante. Por ejemplo, sufrir problemas acústicos en el interior de una casa, incluso con las ventanas cerradas, puede comportar incomodidad y, si la exposición es continua, es probable que acabe pasando factura a la salud. Así, disponer de una buena protección acústica será imprescindible para evitar los efectos de un inmueble mal aislado. 

Del mismo modo, contar con sistemas adecuados de aislamiento térmico permitirá disfrutar de una temperatura agradable en casa, una de las claves del confort en la vivienda, y reducir el consumo energético, tanto de calefacción en los meses de invierno, como de aire acondicionado en verano.

Confortabilidad en una vivienda bien aislada

Consecuencias de un aislamiento acústico deficiente

Existen tres tipos de consecuencias del aislamiento acústico deficiente: fisiológicas, sociológicas y psicológicas. Explicamos en qué consiste cada una de ellas.

Efectos fisiológicos 

La pérdida temporal de la audición es una de las consecuencias negativas y más habituales de un aislamiento acústico deficiente. Puede provocar, por ejemplo, dolor de cabeza, zumbido de oídos y la inevitable necesidad de subir el volumen de la voz para mantener una conversación o el sonido de algunos aparatos de la casa. 

Si no se toman las medidas adecuadas y se sigue estando expuesto al ruido excesivo y constante, el problema puede agravarse, llegando a provocar la pérdida total de la audición. 

Efectos psicológicos

El ruido exterior excesivo puede interrumpir los ciclos del sueño o provocar insomnio, por lo que puede causar falta de concentración y rendimiento, ya que el descanso no se produce de forma saludable y natural.

Este tipo de alteraciones del sueño provocan inseguridad y estrés, y pueden generar distintos tipos de depresiones que requieran de tratamientos especializados.

Medición vivienda

Efectos sociológicos

Como consecuencia de estos efectos, el humor de las personas que sufren de exceso de ruido en su vida diaria se verá deteriorado, provocando irritabilidad, un síntoma que podría afectar su vida social y familiar.

España, un país ruidoso

España es, junto a Japón, el país con mayor índice de población del mundo expuesta a altos niveles de ruido. Alrededor de 9 millones de españoles sufren niveles medios de más de 65 decibelios (dBA), una cifra realmente preocupante que debe reducirse.

Uno de los objetivos de la mayoría de ayuntamientos del país, principalmente los de las grandes ciudades, consiste en tratar de reducir la contaminación acústica mediante la implantación de normativas específicas que se llevan a cabo en viviendas de nueva construcción.

Vivienda bien aislada

Contar con un aislamiento acústico que reduzca 30 dBA el ruido interior respecto al exterior, que se sitúa generalmente alrededor de los 60 dBA, se convierte en la mejor alternativa para la salud de las personas y el medio ambiente.

Soluciones para crear un buen aislamiento acústico

Los puntos más débiles que provocan un aislamiento acústico deficiente son las ventanas, por lo que elegirlas de buena calidad será imprescindible para no romper el aislamiento interior. 

Además, gracias a una buena elección, será posible beneficiarse del aislamiento térmico, fundamental para disfrutar de más confortabilidad y una mejor calidad de vida. Para disfrutar de una vivienda bien aislada a nivel acústico será necesario tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Elección del perfil. El perfil de una ventana es una de las piezas esenciales para adquirir un correcto aislamiento acústico y térmico. Por ello es imprescindible elegir aquellos que permitan añadir vidrios de gran espesor y con una escasa permeabilidad de aire.
  • El vidrio más adecuado. El espesor del vidrio repercute directamente en la calidad del aislamiento de la ventana, a mayor espesor, mejor aislamiento acústico y térmico. Procurar que por lo menos uno de los vidrios de la ventana cuente con un espesor mínimo de 6 milímetros será necesario. Los modelos de vidrio de distintas capas unidas por una lámina de butiral de polivilino (compuesto químico que se obtiene de la mezcla de alcohol de polivilino con butiraldehído) ofrecen un  aislamiento superior al de los vidrios normales.
  • Apertura. El tipo de apertura de la ventana también influye en el aislamiento. Los sistemas practicables u oscilo-batientes son una de las mejores opciones, en detrimento de las correderas convencionales. El cierre hermético de las ventanas de apertura oscilo-batiente permite reducir el ruido exterior hasta en 10dBA.
  • Persianas. Aunque el vidrio y la perfilería de la ventana sean los más eficientes, si el cajón de la persiana presenta huecos, el ruido penetrará igualmente en el interior de la vivienda. Para evitarlo, es recomendable escoger un modelo con guías, lamas y capialzados el hueco que queda en la parte alta de ventanas y puertas y que se adapten al tipo de perfilería instalada.

Boceto de una vivienda bien aislada

Claves para diseñar un correcto aislamiento térmico

El aislamiento térmico implica a otro tipo de elementos, además de las ventanas, como son los suelos, muros exteriores, paredes interiores, cubiertas, carpinterías… Escoger aislamientos térmicos de materiales de primera calidad permite reducir el consumo de energía hasta en un 30% y rebajar las emisiones de CO2 al ambiente. Anotamos algunos trucos.

  • Uno de los aspectos fundamentales es el grosor del aislante térmico con el que se recubren las paredes en una vivienda de nueva construcción. Aunque en la mayoría de ocasiones este grosor viene determinado por las condiciones climáticas específicas de la zona en la que se construye y la orientación de la vivienda, es recomendable que se sitúe en torno a los 15-20 centímetros de grosor.
  • Eliminar puentes térmicos. Los puentes térmicos son las juntas que se producen entre distintos materiales. En estas áreas se puede ocasionar una rotura del aislante que las recubre por lo que se origina una pérdida importante de la temperatura acumulada en el interior de la vivienda. La eliminación de los puentes térmicos permite que se mantenga el calor interior y disfrutar así de una vivienda bien aislada.
  • Sistemas de estanqueidad eficientes. Al sellar las uniones de los materiales empleados en la construcción, se evitará que se pierda calor interior, filtraciones de aire, etc. 
  • Emplear revestimientos específicos para las paredes. Tanto en las viviendas de nueva construcción como en las antiguas en las que se practica una reforma es recomendable emplear en su interior o entre dos muros, fibra de vidrio o lana mineral de roca, para crear un aislamiento térmico interior efectivo.
  • Suelos de madera. Los pavimentos de madera de un grosor de un centímetro, por lo menos, son grandes aislantes térmicos. Además, en cualquier obra o reforma de sustitución del suelo de una vivienda bien aislada debería colocarse una lámina de polietileno sobre el forjado de hormigón.

Paredes interiores vivienda

Antes de adquirir una vivienda nueva o reformar una antigua es necesario revisar que los aislamientos térmicos y acústicos sean de calidad para disfrutar de un hogar confortable y acogedor.

Imágenes: iStock/nortonrsx | iStock/AndreyPopov | iStock/hrabar | iStock/Franck-Boston | iStock/archideaphoto | iStock/sqback

¡Suscríbete a Huellas by Sareb!

Suscríbete y recibe información y artículos sobre las nuevas formas de vivir en las ciudades, su futuro y el del sector inmobiliario.

Suscribirme

Lo que contamos