¿Vivirías en un hotel por 700 euros al mes?

Tiempo de lectura: 4 minutos

“¡Siéntase como en su casa!”. Esta frase, que hemos escuchado en más de una ocasión al ir a un hotel, cobra ahora un especial significado. Debido a la falta de turistas provocada por la crisis del coronavirus, muchos de estos establecimientos se han visto obligados a ofrecer sus habitaciones por meses como si fueran apartamentos. Una medida habitual en otros países y que ahora, en España, está dando sus primeros pasos. De hecho, si se hace el cálculo, en algunas ciudades ya es más barato vivir en un hotel que alquilar una casa.

Las cifras explican por sí solas esta decisión: las pernoctaciones en establecimientos hoteleros se desplomaron un 83,3% en octubre respecto al mismo mes del año anterior, hasta las cinco millones -30 millones en 2019-. Al mismo tiempo, el número de establecimientos disminuyó un 31,4%, desde 12.202 a 10.597. Vista la magnitud del problema, los responsables de algunos de estos establecimientos no se han quedado de brazos cruzados y han decidido que ha llegado la hora de reinventarse y buscar nuevas oportunidades para hacer frente a este problema.

¿Qué personas alquilan habitaciones por meses?

Para quien se pregunte si es legal que un hotel se convierta en un espacio en el que vivir, la respuesta, según la Agencia Negociadora del Alquiler, es que sí, ya que no se contrapone en ningún momento con el alquiler tradicional de una vivienda, ni tampoco con los arrendamientos turísticos. Tal y como explica su director general, José Ramón Zurdo, «el hospedaje es un arrendamiento que combina el arrendamiento de cosas (la habitación), el arrendamiento de servicios (limpieza y lavado), el arrendamiento de obra (comida y desayunos), y el contrato de depósito de todos los bienes que se introducen en la habitación”.

¿Quién quiere vivir en un hotel?

¿Y cuál es el target de esta iniciativa? Existen varios tipos. Desde una pareja cuya casa está en obras, un profesional que viene a España una temporada a trabajar o le trasladan de una provincia a otra, o estudiantes de máster que necesitan un espacio tranquilo en el que poder concentrarse y descansar. Tampoco podemos olvidarnos de los profesionales sanitarios o las personas de riesgo que necesitan poder estar aisladas con un protocolo de higiene meticuloso. A lo que hay que añadir un plus a la hora de elegir esta modalidad: no es preciso pagar varios meses por adelantado y no hay compromiso temporal.

¿Qué hoteles lo están haciendo?

Uno de los pioneros en implantar este nuevo modelo de negocio es Gallery Hoteles, que desde hace unos meses ha abierto las puertas de sus habitaciones a inquilinos de larga estancia en sus establecimientos de Barcelona, Málaga y Baleares.

Por unos 700 euros al mes (un precio más que competitivo, especialmente en la ciudad condal, donde se pueden encontrar pocos estudios por esa cantidad), los huéspedes pueden disfrutar de todas las comodidades de un hotel: gimnasio, piscina, coworking, desayuno, limpieza de habitaciones, etcétera.

Homtel: mezcla de hogar y hotel

«La situación actual es tan complicada que nos pusimos a pensar en qué necesidades podrían surgir y se nos ocurrió esto. Hemos inventado el “homtel”, una mezcla de home y hotel, ideado, sobre todo, para personas que están fuera de su casa, por trabajo o por otros motivos, que no quieren instalarse en otro apartamento y prefieren disponer de los servicios que ofrece un hotel», explican desde Gallery Hoteles.

No solo encontramos esta posibilidad en las localidades mencionadas, sino en otras ciudades como A Coruña, Valencia, Madrid o Sevilla. En esta última, Silken Al Andalus es un buen ejemplo. No hay que olvidar que este hotel, el más grande de Sevilla, fue pionero a la hora de ofrecer la habitación-oficina y ahora se suma a lo que es ya una tendencia de alojamiento en alza. En este caso, desde 540 euros a 900, según el tipo de habitación escogida, el cliente podrá alojarse y disfrutar de los espacios comunes, incluido un gran jardín disponible para reuniones y propuestas de negocio.

La intención, según explican desde Silken Al Andalus, es atender también una demanda que existe y encuentra dificultades en el mercado. «Esta es una solución que el hotel adopta para los conocidos como nómadas digitales, trabajadores remotos, estudiantes universitarios que requieren de un alojamiento, y donde trabajar y vivir se convierte en una opción fácil, accesible y ventajosa», comenta Alberto Blanca, director del hotel.

Habitación con extras: la comodidad de vivir en un hotel

Por su parte, en la Comunidad de Madrid, dos de cada tres hoteles permanecen cerrados por la crisis del coronavirus y el resto trata de salir adelante con fórmulas novedosas, según la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid (AEHM). Y es ahí donde la cadena de hoteles B&B ha puesto en marcha la tarifa ‘Home For Everyone’, es decir, alquilar una habitación como si de un piso se tratase desde 500 euros al mes (16 euros al día). El alquiler incluye alojamiento, limpieza, WiFi y servicio de café gratuito las 24 horas en el hall. De esta forma, nos podemos permitir el lujo de vivir viendo el reloj de la Puerta del Sol desde nuestra habitación o en la céntrica y transitada calle Fuencarral.

Como vemos, si queremos seguir los pasos de celebridades que vivieron en hoteles, como John Lennon o Julio Camba, basta con hacer una reserva en alguna de las múltiples cadenas que lo ofrecen y empezar de nuevo. Se terminó esa idea de que vivir en un hotel era para unos pocos, por lo menos en un periodo donde nada es normal.

Lo que contamos